Mi amor imposible

Capitulo 70 'Final'

No he vuelto a ver a Sophie desde aquel día, a Thomi el bebé de Emma y John le han dado el alta. Es precioso, ya pude cargarlo. Pronto lo bautizarán y seré oficialmente su madrina.
Hoy es mi cumpleaños y tal parece Liam lo olvidó, como todos los días nos levantamos juntos, desayunamos y comenzamos la rutina, él va al club. Yo en cambio comence a hacer observaciones en una clinica, durante la mañana y en la tarde asisto a la facultad. Me apena dejar tantas horas a Milo.
-Hola Sarah- me da un abrazo Ingrid. Creamos una bonita amistad y compartimos las prácticas en la misma clinica,  Ali y Debo tambien son muy buenas pero siento que Ingrid y yo nos hicimos más íntimas. Aun que claro está que Emma es mi media naranja.
-hola Ingrid- la saludo sonriente.
-tengo que contarte algo- habla emocinada.
-dime- respondo ansiosa.
-Edwin y yo estamos saliendo- sonríe ampliamente
-¡felicidades!- le doy un abrazo, en verdad me alegra se cuanto le gusta Coleman.
-gracias amiga- responde - al principio creí que le gustabas tu y aproveche que a ti no te gustaba él y tu tienes novio, nos escribimos un tiempo y luego organizamos vernos. El hecho es que me propuso ser su novia y claro acepte- sus ojos brillan al recordar ese momento.
-me encanta verte feliz, se ven muy lindos juntos- digo. Ella sonríe 
-no creas que olvide tu cumpleaños- saca de su bolsillo un pequeño paquete dorado.
-no me gustan los regalos- digo
-¡feliz cumple y abrelo!- me da un beso y entrega el envoltorio. Lo abro y veo una cadena de oro con un dije de dos manos entrelazadas
-es bellisima- digo
-y es simbolo de nuestra amistad- ambas sonreímos.
Volvemos a tomar nota de lo que vemos, nuestro descanso finalizó.
~~~~~~~~~~~~~

Salgo de la clinica, camino hacia el auto y a unos metros veo a mamá de pie, en sus brazos carga a mi hermanito. Mis ojos se cristalizan y corro hacia ellos, los abrazo con fuerza.
-¡mamá!- exclamo emocionada -¡Mateito!-
-¡feliz cumpleaños mi amor!- responde ella; nos separamos un poco.
-gracias. ¡es precioso!- hablo emocionada, todos los días realizamos video llamada pero no es lo mismo, claro que no. Lo cargo en mis brazos
-se parece a Jeremy- confieso. Mamá ríe 
-si, no tengo suerte, tu te pareces a tu papá y Mateito a Jeremy- se encoje de hombros. Ambas reimos.
-¿cuando llegaste?- pregunto
-hace unas horas-
-voy a llamar a Liam, no creo que tenga problema en que se queden en su casa-
-no mi amor, nos quedamos en el hotel Atlanta. No te preocupes. Yo sonrío - vamos a almorzar.  Mamá carga al pequeño Mat y yo me quito la bata medica, si bien aun soy estudiante debo llevarla para ingresar a hacer las observaciones. Nos dirigimos a un restaurante tranquilo, no muy lujoso.
Pedimos carne asada, durante el almuerzo platicamos de diferentes temas, ella me comenta que quiere regresar a Los Angeles. No se acostumbra a vivir en Australia, Jeremy quiere resolver unos asuntos para poder viajar con ella. No quiero que mamá y Jeremy terminen por eso. Pero entiendo a mamá, no es facil comenzar en un país donde no conoces a nadie.
Miro la hora en mi celular y solo me quedan treinta minutos para ingresar a clases.
-¿cuanto tiempo se quedan mamá?- le pregunto
-una semana hija- responde
-prometo visitarte mañana, debo irme o no llegaré a la facultad- hablo apenada
-lo se mi amor toma tu regalo y ve tranquila- nos damos un abrazo. Luego cargo a mi hermanito y le doy un beso en su mejilla gordota.
-sabes que no me gusta que gasten dinero en mi- digo seria
-es tu cumpleaños- dice sonriente. Me despido de ellos y salgo. Quisiera quedarme mas tiempo, extrañe tanto verlos y estar en su compañia. Limpio mis lagrimas mientras comienzo a conducir.
~~~~~~~~~~

Pase por casa a darme una rapida ducha y tomar mi bolso. Deseaba ver a Liam al menos dos minutos pero èl no estaba alli. Tampoco tengo mensajes suyos, es raro pero le resto importancia al ver mis compañeras caminar en mi dirección
-¡feliz cumple!- gritan las tres, aun que Ingrid ya me saludo en la mañana.
-gracias chicas- respondo. Entramos al salon, luego lo hacen los demas y como siempre ultimo en llegar el profesor.
La clase pasa demasiado lenta para mi gusto, de vez en cuando reviso mi celular esperando un mensaje de Liam, pero no llega nada.
Anthon, Aaron, Isaac, John, Irene y Emma me han saludado pero mi novio no. Guardo el aparato en el bolsillo, siento el envoltorio que me entrego mamá lo abro y veo un brazalete de plata con pequeñas perlas azules cian. Sonrio al verlo, mamá me conoce a la perfeccion. 
Miro una vez mas el celular, perdí la cuenta de cuantas veces lo he hecho, la hora pasa lenta y ya quiero irme. Extraño a Liam.
En la ultima hora decido no mirarlo mas, me concentro en la clase, y para mi sorpresa pasa rápido. Suena la campana, guardo las cosas en mi bolso, me pongo de pie dispuesta a salir. Ali me toma de la mano
-tu no te vas- sonríe 
-debo irme chicas- digo
-trajimos pastel- habla Debo. Nadie sale y empiezan a cantarme ¡que los cumplas feliz, que los cumplas feliz..!
Yo solo sonrio apenada, no me gusta ser el centro de atención. Cortan el pastel y todos comenzamos a comer. No quiero ser descortés con ellas, han sido demasiado lindas en tener esta atención conmigo pero quiero irme cuanto antes. En tres ocasiones quise retirarme y ellas no lo permiten.

~Narra Liam~
Hoy es el cumpleaños de Sarah, la despierto como cada día, desayunamos y voy al club ella queda en casa estudiando. No la salude ya que pienso organizarle una cena especial, en cuanto salga de la universidad pienso hacerle una propuesta.
Sarah no sabe que hoy llega su mamá junto a su hermano; se que ella estará feliz al verlos. Susie me informó que almorzarian juntas por eso yo opte organizar una cena.
Durante la tarde me dedico a buscar el regalo perfecto para Sarah.
Ya con todo listo espero que el reloj marche rápidamente para verla y abrazarla con fuerza, no la he visto y la extraño demasiado. Evito mandarle mensajes para sorprenderla un poco más, quiero que crea que olvide su cumpleaños.

~Narra Sarah~

Despues de una hora exactamente nos han pedido que nos marchemos, esperaba que lo hicieran antes. Les agradezco a mis amigas y conduzco rápidamente hasta casa de Liam.
Al llegar detengo el vehiculo y bajo corriendo, es muy tarde y no quiero preocuparlo. A lo mejor se daño su celular.
Abro la puerta y la imagen que veo rompe mi corazón en mil pedazos.
Lo veo dormido sobre una mesa decorada con un mantel blanco y velas derretidas la cena fria. En sus manos tiene una caja de terciopelo color azul. No puede ser lo que creo que es- pienso
Mis lagrimas no tardan en hacerse presente, soy la peor novia del mundo.  ¿Cómo pude pensar que lo olvidaría? Cubro mi boca evitando los sollozos. Él despierta y me sonríe, luego se pone de pie y me da un abrazo.
-feliz cumple amor- dice con voz ronca.
-lo siento- susurro, me apena esta situación, estuvo esperandome.
-no tienes que disculparte, yo debo disculparme, estoy entrenando el doble y me venció el sueño.
-gracias- digo. Liam sonríe 
-la cena se enfrio pero podemos pedir algo- propone
-no hace falta- respondo.
-sientate- me indica, yo lo obedezco. Él se inclina delante de mi y comienza a desprender su camisa color negra. De bajo tiene una camiseta blanca con letras negras ¿Te quieres casar conmigo? Yo quedo en shock tras leer eso. No soy capaz de levantar la vista. ¿Casarme con Liam? ¿Es un sueño? Seguro me dormi en el salon. 
-puedes decir que no, si no quieres hacerlo- dice Liam.
-claro que acepto- respondo. Él sonríe mientras abre la pequeña caja y toma la alianza. Es preciosa tiene una pequeña perla azul y sonrío al notar que mamá y él escogieron los regalos juntos ya que hacen juego.
-¡es perfecta!- digo mirando la delicada pieza.
-te amo- dice Liam. Yo levanto la vista y me encuentro con sus hermosos ojos viendome.
-y yo a ti. Gracias por hacerme tan feliz- hablo sincera.
Me acerco lentamente mirando con deseo sus labios. Quiero sentirlos junto a los mios. Entre más me acerco más deseo hacerlo. Cierro mis ojos y uno nuestros labios en un beso lento y exquisito.
Al separnos sin aire él expande una gran sonrisa, todo en Liam es perfecto.
-hable con Susie y ella esta al tanto, pero lo haremos bien. Viajaremos a Los Angeles y le pediré la mano a tu papá- Mamá lo sabia, aún no puedo creer que haga todo ésto por mi.
-claro, lo haremos a tu modo- respondo.
-no señorita, las decisiones las tomamos los dos- responde èl. Yo asiento. En ese momento siento calentito mi pie, bajo la vista y veo a Milo acostado allí, muy comodo por cierto.
Me inclino hacia él y lo cargo en mis brazos. No puedo pedir nada más, soy completamente feliz. Tengo una familia hermosa, si Milo también es parte de ella.  



#456 en Joven Adulto

En el texto hay: viaje, amor tristeza

Editado: 05.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.