Mi amor imposible

Capítulo 38 " Mi verdadero yo"

~Narra Sarah~

Le envié un mensaje a Emma avisandole la hora que llegó a Madrid.
Estoy nerviosa, a partir de hoy será mi nueva ciudad. Tengo que buscar donde vivir, no puedo seguir bajo el mismo techo que Liam, en internet estuve viendo algunos departamentos pero no me decidi por ninguno. Emma vive en casa de John, sin ella en la casa no tengo nada que hacer alla.
Bajo del avión, busco mi equipaje veo a mis dos amigas las únicas amigas que tengo, corro hacia ellas y nos damos un fuerte abrazo.
Guardamos la valija en la cajuela del coche y subimos nos dirigimos a casa de Les.
 Hablamos de todo, aunque no pasó mucho tiempo desde que me fui, Emma dijo que Liam, Aaron e Isaac siguen solteros, Les y Anthon están viviendo juntos me encanta la pareja que hacen, Emma y John están mejor que nunca. Eso me alegra demasiado, mi amiga merece ser feliz, decido no contar el plan de Abigail y Sophie. Tras conversar varias horas nos probamos peinados y maquillaje para la noche, ellas escogen un vestido para mi, el cual me gusta mucho. La hora pasa volando, nos arreglamos para ir al club, la tarde esta calurosa, las tres vamos de short. Al llegar el estadio esta lleno, entregamos las entradas y buscamos un lugar donde sentarnos.
El partido comienza, la gente canta como loca alentando a los jugadores. Estoy muy nerviosa, mis ojos sólo buscan a una persona, se ve tan lindo. A mi me gusta como este vestido, todo le queda bien.
 Los del equipo contrario juegan fuerte, termina el primer tiempo iguales cero a cero.
-espero ganemos- dice Les, Emma asiente.
-tengamos fe- digo, Emma vuelve a asentir.
-son unos brutos- dice Les, molesta
-si, espero no los lastimen- respondo
-ojala que no, extraño mucho a Anthon. Hace dos días no lo veo- sonríe
-solo quedan unos minutos para verlo.
-si quiero que pase rapido- responde. Ambas reimos. Emma esta en las nubes.
Comienza el segundo tiempo, pasan los minutos y el partido sigue sin goles, el publico sigue cantando, a Liam y a John los marcan de a tres jugadores. No los dejan jugar, a solo cinco minutos del final John da un pase a Liam, quien lo recibe bien, le pega al arco y convierte un ¡gol!. Toda la tribuna se pone de pie y lo gritamos emocionados, las tres nos abrazamos emocionadas, sigue el partido, en la última jugada John patea al arco y convierte un gol. Todos gritamos como locos, somos campeones.
Al terminar hacen entrega de la copa, medallas, y las llaves de un auto a cada uno.
Después de felicitarlos ingresan al vestuario a cambiarse; la fiesta es organizada por el club, en la noche es el gran festejo con los familiares, algo así como personas exclusivas de los jugadores. Salimos de alli, sin poder ver los chicos, nos dirigimos a casa de Les.
Comenzamos a arreglarnos, necesitamos bañarnos, secarnos y planchar el cabello, peinarnos y maquillarnos.
Tardamos unas horas arreglandonos, ya listas bajamos las escaleras Les tiene su cabello recogido en un moño alto, un vestido color rosa brillante, corto de tirantes y un gran escote, esta hermosa, Emma tiene una corona de trenzas unidas atrás, un vestido color negro corto mangas largas, ajustado en la cintura y algo suelto a bajo se ve preciosa. Yo tengo una trenza cascada de medio lado, un vestido color salmon corto y ajustado, con hombros al aire de volantes. Tomamos asiento en el sofa del living, encendemos el equipo de música a todo volumen, preparamos nuestro trago favorito ^destornillador^ brindamos por el triunfo de los chicos. Nos tomamos fotos, haciendo caras graciosas, si sobrias somos alocadas con unos tragos encima lo somos aún mas. Después de tomar una botella de vodka los chicos llegan.
Las tres gritamos -¡felicidades!, ellos sonrien. Emma abraza a Liam, Les a John, luego a los demás, después felicitan a sus novios. Me acerco a Isaac le doy un corto abrazo
-estas hermosa- dice sonriente.
-gracias y felicidades- respondo.
-gracias- me da un beso en la mejilla. Saludo a Aaron lo felicito también, luego me acerco a Liam
-felicidades- digo un poco más seria. Me acerco y le doy un beso, no entiendo como es que cada vez que nuestras pieles rozan siento esa electricidad. Me alejo de él rápidamente, él me mira serio.
-gracias- responde.
 Ellos suben a cambiarse, deben ir de trajes.
Después de unos minutos bajan listos, estan muy lindos, el de Liam es de color azul, se ve hermoso y el azul cian mi color favorito le queda perfecto, el de Anthon es gris claro, Aaron lleva uno blanco, Isaac uno color vino, y John uno negro.
Salimos rumbo a la fiesta; Liam conduce su coche nos lleva a Isaac, Aaron y a mi, Isaac se sienta atrás a mi lado, Anthon y Les van en otro auto y John y Emma aparte.
Isaac toma mi mano yo volteó a verlo como resorte
-estas hermosa- dice
-si lo dices nuevamente me lo voy a creer- sonrió
Se acerca hasta quedar a pocos centímetros de mi boca- creelo, porque lo eres. Sonríe
-¡eh! Estamos nosotros por las dudas-  dice Aaron entre risas.
Yo siento arder mis mejillas, agradezco la poca iluminación dentro del vehículo. Miro el espejo retrovisor y veo que Liam me observa, su entrecejo esta fruncido. Giro mi rostro y decido mirar por la ventanilla.
A los pocos minutos llegamos, Liam estaciona; nos reunimos con los demas y entramos juntos. Todo es muy sofisticado, hay mesas redondas, y un espacio vacio para usar de pista de baile. Los mozos andan de un lado a otro obsequiando champán, tomamos asiento, se acercan a entregar la bebida aceptamos amables. Luego empezamos a bailar todos juntos, hay mucha gente. Pasó mi vista por todo el lugar, la mayoría de las personas esta en pareja bailando acaramelados, en momentos como estos deseo tener a alguien a mi lado, a mi mente viene la cara de Liam en el coche ¿estaba celoso? No lo creo, se perfectamente que no le importa lo que yo haga o deje de hacer.
Dejo esos pensamiento a un lado para tratar de divertirme, Les y Anthon empiezan a bailar juntos, John y Emma también lo hacen, doy un trago a mi bebida, en todo momento evitó mirar a Liam, Isaac se acerca a mi
 -¿bailamos?- pregunta
-claro- respondo y le sonrió. Toma mis manos y las coloca en su cuello, luego acomoda las suyas en mi cintura. Él es tan bueno conmigo porque simplemente no puedo olvidarme de Liam y darme una oportunidad.
-¿estas bien?- inquiere
-si estoy bien.
-crei que no volverías.
-ya no voy a irme- suelto sin darme cuenta. Él sonríe de oreja a oreja.
-¿de verdad?- me da un abrazo. Yo asiento. Toma mi rostro entre sus manos y se acerca
-no lo hagas- digo antes de que nuestros labios se unan.
-¿por que?- pregunta apenado.
-no quiero romperte el corazón- mis ojos se cristalizan- lo siento- digo y me alejo de él.
Camino hacia la salida, alguien me toma de la cintura me gira y siento unos labios en los míos, conozco muy bien este sabor. Liam profundiza el maravilloso beso. Con todo el dolor del mundo me separo de él y lo empujo
-no vuelvas a besarme- digo cabreada. Me giro y salgo corriendo, ¿por qué me hace esto? Salgo a la calle, las lágrimas quieren salir pero no me lo permito.
-perdoname Sarah- dice él a mis espaldas. Me giro para verlo a la cara.
-olvida lo que pasó- digo, aunque en realidad trato de creérmelo yo. El amor no tiene que doler, yo siento que cada vez me esta matando por dentro, y no se porque me duele si se supone que ya me acostumbré.
-no te vayas- dice. Se acerca a mi y toma mi mano.
-¿por qué tendría que quedarme?- le preguntó
Él se pasa la mano en su cabello - quiero que bailemos- muerde su labio inferior nervioso.
-me quedo pero no para bailar contigo, sino porque quiero seguir bebiendo- respondo. Es que así soy yo sin Liam. Una loca alcohólica igual a Emma, solo que delante de él soy tímida pero eso va a cambiar desde ahora. Él sonríe
-digna amiga de mi hermana- dice
-por supuesto donde hay bebida gratis allí estamos- le guiño un ojo y camino hacia dentro. Mi tonto corazón se iluciona  porque el quiere bailar conmigo mientras trato de ser fuerte y no caer antes sus irresistibles encantos, una vez pude hacerlo si vuelve a besarme dudo poder controlarme.
Entramos y los demás están bailando en ronda nuevamente. Isaac evita mirarme, me acerco a él y hablo cerca de su oido
-no quiero perder tu amistad por favor- digo sincera, él me mira y sonríe
-nunca vas a perderme Sarah. Yo sonrió, en verdad no quiero que sufra. -tienes que pasarme tu dirección- dice



#456 en Joven Adulto

En el texto hay: viaje, amor tristeza

Editado: 05.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.