Mi estúpido vecino.

Capítulo 7: Pijamada improvisada

 Mami

¿Puedo hacer una pijamada con la pequeña Lambert?

Mamá:

¿Cuándo?

 Yo: 

Pues hoy 

Mamá:

 Está bien 

Yo: 

Y también vendrá Apolo.

Mamá:

Qué bueno, ya lo extrañaba., ¿Quién lo va a traer?

Yo:

Pues Caleb.

Mamá:

Esta bien, nos vemos en la cena.

Yo:

Bien nos vemos.

Eso de organizar una pijamada para tres personas era fácil, solo es poner bebidas, papitas y frazadas.

Pan comido.

Con la intención de acostarme un rato me dirigí hacia mi cama, ni siquiera alcancé a tocarla cuando sonó el timbre.

—Hola primos —hablé sonriente apenas abrí la puerta.

 

—¡Hola buldy! — gritaron mis primos al unísono, haciéndome a un lado para ellos pasar.

¿Sorprendida?

No, así son ellos con el tiempo me acostumbre.

Cerré la puerta.

—Mira lo que traje buldy— hablo Apolo mi primo de tan solo seis años.

—Ve y ponlo en la nevera — señale el paquete de chocolates en su mano— Hoy tendremos una pijamada.

—¿Enserio? —asentí— Ya quiero que sea de noche— corrió hacia la cocina.

Di la vuelta para hablar con Caleb, pero no estaba, seguramente estaba en mi habitación.

—Hola, Caleb, claro que puedes pasar a mi habitación, tu con toda confianza eh, no tengas pena—ironice entrando en mi cuarto.

Caleb se mantuvo sentado en mi cama.

—Gracias buldy— se hizo el trabajo tonto.

—¿Y en dónde está mi premio? — interrogue al sentarme a su lado.

—¡Aquí!— expreso sacando una bolsa del bolsillo de su abrigo, mientras rápidamente se paraba de la cama.

—¿Qué es?

—No lo sé , ¿Por qué no vienes y lo descubres?— me brindó su mejor sonrisa burlona ,alzando sus brazos para que no pudiera alcanzar la bolsa.

Empezamos a dar vueltas en mi habitación mientras  yo le caía atrás y me alzaba tratando de quitarle la bolsa, cosa que no fue posible, debido a que Caleb era más alto que yo.

—Así no es divertido — me hice la enojada.

—Bien, toma — me la ofreció.

Y justo cuando la iba a tomar hizo un movimiento el retrocediendo  y los dos caímos en la cama.

—La tengo — exprese arrebatando la bolsa de sus manos ,con una sonrisa.

La bolsa contenía, un suéter de mangas largas, color blanco, con letras tipo graffiti.

  • ¡Caleb , te amo! —grite , poniéndome de pie , había durado meses pidiéndole el mismo suéter.

 

  • Ya lo sabía pero no está mal que me lo repitas.

 

Mi relación con Caleb y Apolo era la mejor no nos veíamos mucho pero cuando lo hacíamos era lo mejor.

 

  • Es idéntico al tuyo , Eres el mejor primo del mundo mundial.— me coloque el suéter para ver cómo me quedaba.

Justo cuando me iba a contestar ,Apolo entro.

—¡¿Qué!? ¿Y yo?— gritó cruzándose de brazos el pequeño Apolo.

—A ti también te amo Lolo — lo tome en brazos.

—No seas mentirosa buldy — le dedique una mirada fulminante a Caleb.

—Caleb por favor cállate — hablamos al unisonó

Mi primo no respondió nada , solo se quedo viendo su teléfono un buen rato por lo que Lolo y yo salimos de mi habitación y lo dejamos solo, Lolo y yo decidimos ir a buscar sus cosas al auto de Caleb o más bien a su perfecto y cuidado auto blanco era sorprendente ver lo cuidado que tenía a ese auto.

Si no fuera por qué lo estoy viendo con mis propios ojos no lo creería.

Jamás.

 

  

—Oigan ya me tengo que ir— expreso subiéndose al auto.—bye, nos vemos—nos dedico su mejor sonrisa.

      

                                               […]

Mamá y papá habían llegado hace un rato , y todo fue muy emotivo , Apolo y yo habíamos organizado la sala perfecta para una pijamada todo estaba en orden solo faltaba nuestra invitaba.

 

—¿Y Valentina a qué hora llega?— cuestionó mamá detrás de nosotros.

No tenía respuesta a esa pregunta.

—No lo sé ma, no cuadramos eso , talvez no le dieron permiso.— Y el premio para la estúpida era para mí ¿Cómo no pensé en eso? , talvez debería ir a ver.

—No lo creo Sarah no haría algo así.

Si mi mamá lo decía algo de razón debía tener , en estás semanas ellas desde mi punto de vista se habían hecho muy cercanas.

Algo realmente extraño , Mamá no era esas personas con muchas amistades o mejor dicho con amistades, lo de ella era más bien conocidas y ya está ,pero esto era diferente.

—Amor recuerda que Sarah no es sola , también está Julio , aunque,—mi padre se quedó pensativo por unos segundos— no creo que el no aceptará.

Justo cuando iba a hablar sonó el timbre.

—Aleluya , gloria a Dios ,mi trasera está adormeciendose del aburrimiento—exclamo Lolo en pose dramática, a lo que yo me le quede viendo con una media sonrisa al igual que mis padres—deprisa ya , quiero saber quién es la invitada— empezó a empujarme hacia la puerta.

—Ya entendí — exprese abriendo la puerta.

Y lo que me encontré fue algo como:

¿Qué?

 

Capitulo 8: ¿Todas hacen eso?

 

¿Qué hacen ellos aquí?

—Maya, ¿Qué pasó?

 Mami

¿Puedo hacer una pijamada con la pequeña Lambert?

Mamá:

¿Cuándo?

 Yo: 

Pues hoy 

Mamá:

 Está bien 

Yo: 

Y también vendrá Apolo.

Mamá:

Qué bueno, ya lo extrañaba., ¿Quién lo va a traer?

Yo:

Pues Caleb.

Mamá:

Esta bien, nos vemos en la cena.

Yo:

Bien nos vemos.

Eso de organizar una pijamada para tres personas era fácil, solo es poner bebidas, papitas y frazadas.

Pan comido.

Con la intención de acostarme un rato me dirigí hacia mi cama, ni siquiera alcancé a tocarla cuando sonó el timbre.



#22288 en Novela romántica
#13698 en Otros
#2172 en Humor

En el texto hay: comedia, celos, egocentrismo

Editado: 06.01.2023

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.