¿mi hijo él?

Capítulo 3

Nicolás.

No puede ser volverla a ver, fue un golpe para mi corazón simplemente no puedo contener la furia que corre dentro de mí, cuando la vi quise gritarle un montón de cosas a la cara, decirle tantas verdades, pero tuve que contenerme y tragarme todo lo que sentía, cómo se atrevía a insinuar que mi hijo tenía un problema, sí es cierto que no es como los demás niños, pero eso se debe a su alto nivel de inteligencia a nada más.

Cuando llego a casa la nana de mi hijo comienza a darme el resumen del día de hoy, trato de prestar atención a lo que me dice, pero me dice lo mismo de siempre, que juega, lee y toca el piano.

-Bien puedes retirarte- le digo seco.

Decido subir a la habitación de Lucas y verificar con mis ojos que él esté bien.

-Hola hijo- le digo suave para no espantarlo.

-Papá- corre hacia a mí para que lo cargue.

- ¿cómo estás? - le pregunto mientras lo acomodo en mis brazos.

-Aburrido, quiero salir.

- ¿Sí?, y ¿a dónde quieres ir? - no es que hoy tenga mucho tiempo libre en la tarde, pero puedo hacer un esfuerzo si recompongo esas horas en la noche.

- ¿podemos ir por un helado grande? - pregunta y hace los ojitos que le hacía a mi madre.

-Bien podemos ir, pero solo un rato porque aún tengo trabajo, ¿ok?

-Sí, vamos, vamos- me jala hacia la planta de abajo.

-Ya volvemos, no vamos a tardar, ¿desea algún helado? - le pregunto a la nana de mi hijo más por mera cortesía.

-No muchas gracias, disfruten de su tiempo.

-Gracias.

-Adiós nana- se despide mi hijo moviendo la mano hacia ella.

Antes de salir de casa observo que hace mucho sol, así que le coloco protector solar a mi hijo y una gorra, es mejor prevenir desde ahora que está pequeño, para cuidarme a mí mismo también hago lo mismo.

-Vamos hijo- le digo tomando su mano.

-Vamos, vamos.

Cuando llegamos a la heladería mi hijo considera prudente esperar en la fila a que todos tengan su helado, le despeino un poco el cabello y el solo ríe, es algo que le gusta mucho, especialmente en la noche.

- ¿Qué les puedo servir? - pregunta de manera despectiva una camarera.

-Un helado de chocolate y uva por favor- pide mi hijo ignorando la actitud de la camarera.

-Bien, ¿algo más? - vuelve a preguntar seria.

-Otro helado solo de uva, por favor- pido esta vez yo.

Se pone a preparar los helados con una habilidad que me sorprende porque sin darme cuenta nos entrega los helados decorados y todo.

-Gracias- decimos ambos y nos vamos a una mesa que da vista al parque de en frente.

-Hijo, ¿tienes algo que contarme? - pienso en lo que me dijo su maestra sobre que no se relaciona con los demás niños.

-No papi, ¿por qué? - pregunta mi hijo curioso.

-Porque tu maestra habló conmigo y me dijo que no te gusta jugar con los demás niños, ¿no te sientes cómodo en esa escuela?, ¿quieres ir a otra?

-No me gusta jugar con ellos, son muy groseros y a veces me lastiman cuando juegan.

- ¿cómo que te lastiman hijo? - pregunto alarmado.

-Si, a veces cuando juegan a las cogidas me empujan muy duro y me caigo- comienzo a entender un poco, él jamás ha jugado a eso y no sabe cómo actuar.

-Hijo es normal, cuando son niños no miden la fuerza que usan.

-Igual, no me gusta, prefiero leer cuentos.

- ¿Y no te gustaría ir a otra escuela?

-No papi, esa escuela me gusta.

- ¿y no quieres decirme nada más?

-Podemos ir a ver a la abuela, la extraño mucho- ahí va otra vez.

-No hijo, ya te conté que tu abuelita fue al cielo, ella también tenía que descansar, pero siempre te va a cuidar desde donde esté para que no te pase nada malo.

-Pero ¿por qué se fue sin despedirse? - pregunta casi llorando.

-Porque así suele pasar a veces- le extiendo los brazos para abrazarlo, a mí también me duele haber perdido a mi madre, pero a diferencia de Lucas yo si entiendo que ya no va a volver y que está en un mejor lugar.

- ¿Terminaste tu helado? - le pregunto para poder irnos.

-Sí papi- me dice poniéndose de pie de un salto.

-Bien, ¿qué te parece ir por un cuento nuevo?

-Sí, sí, por favor- me dice con una sonrisa inmensa.

-Pues vamos hijo.

Y así volvemos a emprender un nuevo viaje hacia la librería, creo que ese es su lugar favorito, a veces me pregunto de dónde sacó ese amor por los libros.

Al llegar a casa, mi hijo está tan cansado que se duerme a penas toca su cabeza la almohada, hay días en los que trato de que no sienta la ausencia de su abuela, pero es complicado, cuando me hice cargo solo de mi niño, fue difícil, pero ella me apoyo en todo el proceso para no hacerlo tan mal, y ahora ya no está, me duele mucho su pérdida.

Recuerdo que mañana tengo que entregar unos planos importantes y aun me faltan pulir algunos detalles, espero no tardarme demasiado porque también estoy cansado de haber pasado todo el día de allá para acá con Lucas.

Cuando observo los planos veo que son pocos los detalles que tengo que arreglar y me apuro para poder ir a dormir más pronto, trato de ser lo más preciso posible, pues la precisión es lo que caracteriza mis trabajos y no haga nada mediocre.

Mis parpados comienzan a pesar y a cerrarse por sí solos cuando termino, así que corro a ponerme mi pijama e ir a dormir, hoy Lucas me pidió dormir con él así que eso hao, trato de ser cuidadoso y de que mis movimientos no lo despiertan y casi lo logro cuando se voltea hacia a mí y sonriendo me abraza, estos son los momentos que atesoro.

-Descansa hijo, mañana tienes escuela- le digo besando su cabeza y abrazándolo también.

-Buenas noches papito- me dice cerrando sus ojos para volver a dormir.

Despierto por la alarma y la apago rápido para que Lucas aún no se despierte, me levanto de la cama rápido para alistar las cosas de Lucas, su nana está preparando el desayuno, miro la hora y veo que son 7 y 20, no es tarde pero tampoco muy temprano, así que corro a alistarme y alistar a Lucas, nos movemos muy rápido como todas las mañanas y cuando Lucas está listo paso a dejarlo en el kínder y luego voy para mi trabajo, hoy tengo que llegar más pronto porque la presentación del nuevo proyecto es a las 9.



#7019 en Novela romántica
#1632 en Chick lit

En el texto hay: madre, comienzo, sin memorias

Editado: 26.03.2024

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.