¿mi hijo él?

Capítulo 6

Nicolás.

Estos días han sido duros, con Lucas en el hospital, mi tiempo se ha reducido demasiado, el proyecto también está consumiendo demasiado de mí.

Después de preguntarle a la nana de Lucas por la comida que consume, no encontré nada raro, tuve que esperar a que Lucas despertara para preguntarle que fue lo que como en el Kínder para saber que pudo haber hecho que enfermara.

No tuve que pensar demasiado cuando me contó que pasa todo su tiempo libre con la maestra, decidí que no quiero a Lucas cerca de ella, ella es un peligro.

Estuve viendo las opciones de otras escuelas, que fueran mejores en educación y maestros, sé que tal vez a Lucas le moleste, pero sé que después de que haga amigos se le pasara y es por su bien.

La nana de Lucas sospecha que hay algo detrás del cambio, pero la verdad no me importa a ella le pago para que trabaje no para que me dé su opinión, sobre algo que luego Lucas olvidará, trato de convencerme de ello.

Al final me decidí por una escuela imperial, es costosa su pensión, pero si tomamos en cuenta las instalaciones, los reconocimientos de los maestros y de la escuela en sí es un precio mínimo, eso y que esté lejos de Mariana 

Lucas no se tomó bien el cambio al principio, pero después de unos días descubrió que le gustaba mucho el nivel que le ofrecía la nueva escuela, podía aprender más y no tenía que detenerse, a veces menciona el nombre de Mariana pero ya no lo hace con enojo.

Estoy trabajando en el despacho cuando escucho el timbre, hoy no hay nadie más en la casa, así que con mala gana voy a ver de quién se trata, me llevo una sorpresa al ver a Mariana, pero me recompongo de inmediato.

-¿Qué haces aquí?- le pregunto directamente.

-Quiero saber ¿por qué cambio a Lucas de escuela?- me dice enojada como si tuviera derecho alguno en esto.

-Mire Lucas es mi hijo y yo decido si cambiarlo o no, no tengo por qué darle explicaciones a usted que fue simplemente su maestra por poco tiempo.

-¿Lucas estuvo de acuerdo?- pregunto con la voz entrecortada.

-Al principio no, pero ahora le gusta su nueva escuela- le digo omitiendo el hecho de que a veces menciona el querer hablar con la maestra Mariana.

- ¿Podría hablar con él?- pregunta pero antes de que le pueda contestar escucho otra voz.

-Mariana, ¿qué haces aquí?- escucho la horrible voz de la madre de Mariana.

-Mamá, ¿qué haces aquí?- pregunto ella con algo de ¿miedo?

-Sabía que ibas a caer en pecado, así que te seguí para asegurarme de que no lo hagas, aléjate de este hombre del mal, no me obligues a separarte de él.

-¿Pero de qué hablas?- pregunta ella con confusión- así no son las cosas vine a ver a Lucas, el niño que te conté que me agradaba.

-Te dije que te alejaras de ese niño, tú no eres su madre, no tienes por qué venir hasta acá.

-Mire señora no soy ninguna persona del mal, fue su hija la que vino hasta acá sin que yo la obligara o influenciara, así que les voy a pedir a ambas que se vayan de mi casa y me dejen en paz- les digo empezándolas a sacar fuera de mi casa.

-Tú cállate, te dije que te alejaras de ella, pero al parecer no te quedo clara la advertencia.

Mariana nos mira a ambos con confusión por lo que veo aun no le dicen la verdad, pero como dije antes no voy a ser yo quien lo haga, ella debe encontrar sola sus respuestas

-Pero ¿qué dices mamá?- pregunta ella con recelo.

-Nada no te importa, nos vamos de aquí- comienza a jalarla fuera de mi propiedad.

-No, quiero que me expliquen, ¿de dónde se conocen?, ¿por qué le hablas así?- le pregunta a su madre con enojo, aplaudo en mi interior no creí que algún día se fuera a revelar a su madre- ¿por qué tienes que alejarte de mí otra vez?- pregunta esta vez mirándome.

-No es a mí al que le compete decirte la verdad, pregúntale a tu madre, o a tu familia, ellos lo saben perfectamente si ninguno te dice la verdad entonces, solo entonces puedes buscarme- cierro la puerta de mi casa, estoy cansado del drama que trajo Mariana a mi vida, simplemente no aguanto más.

Después de un buen tiempo dejo de escuchar voces afuera y lo agradezco porque no quiero que Lucas vuelva a ver a Mariana, y menos ahora que la bruja de su madre está rondando cerca de ella.

Esta vez protegeré de esa mujer lo que más quiero a mi hijo, y no me importa a que extremos tenga que llegar con tal de lograrlo.

Lucas llega feliz y viene corriendo a mí a abrazarme.

-Papito te extrañe mucho.

-Yo también hijo, fueron eternas las horas que estuviste fuera, pero ya estás aquí, ¿quieres ir a ver una película conmigo?

Se le iluminan los ojos y lo tomo como un sí, lo llevo a mi habitación y preparamos todo para ver una película, tengo un poco de golosinas aquí, porque controlo que Lucas no coma demasiadas y ahora que está mucho mejor de su estómago le doy unos cuantos.

Pasamos toda la tarde juntos, incluso nos dormimos un buen rato, estos son los momentos que atesoro teniéndolo tan pequeño, a veces me imagino cuán diferentes hubieran sido las cosas si Mariana y yo estuviéramos juntos ahora, pero lamentablemente él hubiera no existe.

-Hijo, algún día lo sabrás todo y espero que me perdones si te llego a lastimar, pero es lo correcto- le digo acariciando su cabello, trabajo duro por él porque jamás permitiré que el la pase mal.

***

Esta es una pequeña maratón, este libro en sí es corto y justamente por eso es que avanza rápido, después de que termine este libro que será entre mañana y pasado mañana, me dedicaré de lleno a mi otro libro, para que no esperen demasiado.

Por todo su amor y cariño gracias.

Att: Anis

 



#7155 en Novela romántica
#1651 en Chick lit

En el texto hay: madre, comienzo, sin memorias

Editado: 26.03.2024

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.