Mi omega

Capitulo 02

P.O.V Alexander Harrison

 

 Cuando veo el carro de mi beta, Jack, me subo de inmediato. Él no tarda en comenzar a conducir.

 - Buenas tarde, Alex. ¿Qué tal la reunión? -lo miro mal y él sólo ríe. 

 Jack es un hombre alto, pero no tanto como yo, es delgado y de piel blanca, cabello rubio por lo que le hago burla. Ha sido mi amigo desde mi infancia y no dudé en ningún momento que él sería mi beta.

 - Veo que las disfrutasteis - se burla, sabe muy bien que las odio.

 - La próxima, tú serás quien se presente - él ríe - odio estar con esos Alphas, cada reunión termina hablando de la profecía, ellos solo buscan el poder y no el bien. Ellos están haciendo el caos y no les importa.

 - Es lo de menos para ellos - dice mi beta - para ellos el gobernar a todos es más importante.

 Suelto un suspiro y solo miro por la ventanilla del auto, la cabeza me duele por culpa de mi lobo que el día de hoy se despertó con mucho animos, lo odio por eso. El y los demás alphas han causado la migraña del día.

Cierro mis ojos por un momento, intento tranquilizarme, el camino se hace corto, no sigo hablando con Jack, en el auto solo se escucha la música clásica que ha puesto Jack. Llegamos al bosque sin complicaciones.

- ¿Puedes oler eso? - pregunta mi lobo, inquieto.

– ¿Qué cosa?

- Un aroma único… fresas, canela….

- ¡Detente el auto! - grito al entender lo que quiere decir mi lobo. Jack prisa el freno con rapidez y demasiada fuerza que me golpeo con el asiento de enfrente en mi rostro pero eso es lo de menos en este momento, bajó del auto.

- ¡¿Qué pasa?! - pregunta alarmado Jack.

SIgo el aroma, comienzo a caminar entre los árboles, sintiendo cada vez más cerca ese aroma pero está mezclado con miedo y temor. Corro con Jack siguiéndome y preguntándome qué pasa.

Llego a otro camino y veo a un hombre tirado sujetándose la entrepierna, miro al frente y veo a otro hombre encima de alguien a quien golpea.

- Es ella.

Corro furioso y tomó al sujeto de los hombros para tirarlo hacia atrás y quitarlo encima de ella, la chica suelta un quejido de dolor. Jack no tarda en aparecer y toma al sujeto que acabo de lanzar, me arrodillo y revisó a la chica, su rostro está tan golpeado que su loba no la puede curar con rapidez, su pulso es débil.

- Por favor, no cierres los ojos, ya estoy aquí.- pido, paso mi mano por su cabello pelirrojo, las lágrimas caen por su mejillas hasta caer en la tierra.

- Jack - volteo a verlo, los dos hombres están asustados porque Jack ha puesto su mano hecha garra en el cuello de uno de ellos - matalo, a ambos.

Jack pasa su garra por el cuello del hombre que tiene sujeto mientras que el otro solo grita asustado pero queda callado cuando Jack repite la misma acción que hizo con su amigo.

Vuelvo a mirar a la chica - Mantente despierta, por favor - pido y vuelvo a pasar mi mano por el cabello, no quiero tocarle el rostro y que le duela mas.

- Duele - se queja.

- Lo sé, lo sé, yo te ayudaré, solo debes estar despierta - ella vuelve a quejarse.

Pasó un brazo por su cuello y el otro por su piernas para levantarla sin hacerle más daño, ella se vuelve a quejar por el dolor. Camino rápido hacia donde está el auto, Jack ya está ahí con el auto encendido. La colocó con cuidado en los asientos traseros.

Jack conduce rápido, sujeto a la chica para evitar que se golpee o caiga de los asientos - El doctor estará ya en la mansión cuando lleguemos - dice Jack.

No tardamos mucho en llegar a la manada y como los guardias estaban avisados que llegaríamos rápido, no hubo ninguna parada más que hacer. Al llegar a la entrada de la mansión, tomó aún con cuidado a la chica y Jack abre la puerta del auto.

Bajo con ella en brazos -¿Dónde está el doctor?- pregunto, entrando a la mansión.

-En su habitación, señor - responde el guardia, subo rápido la escaleras hasta llegar a mi habitación.

Jack abre la puerta y dejó a la chica en la cama, el doctor la mira asustado, ella aún respira, sus quejidos no pararon durante el camino.

-Pero… ¿Que le pasó? - pregunta el doctor.

-Solo haga su trabajo -respondo enojado.

El doctor traga saliva y comienza a revisar, yo me quedo ahí en la habitación a un lado, dejando que el doctor haga su trabajo pero que no haga nada más.

El doctor la examina, ella se queja en un momento cuando el doctor limpia el rostro de ella, tuve que sujetarla de los brazos.



#2171 en Fantasía
#1084 en Personajes sobrenaturales
#6345 en Novela romántica

En el texto hay: omega, alphas

Editado: 10.06.2024

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.