Mi realidad deseada

Capítulo 8

Capítulo 8

"Leandro Dagger"

El sol comenzaba a salir dando una vista agradable del lugar, yo me estaba quedando dormida en el hombro de Sheldon, hasta que un tope nos hizo saltar haciéndome caer de lado.

—¡Ten cuidado de que no traes cascajo! —Grite molesta.

Lizzie soltó una estruendosa risa que fue tan contagiosa que los tres terminamos riendo, me paré debido a que necesitaba extender las piernas. Viendo delante de mí la carretera y vegetación de desierto. Podía ver como a lo lejos estaba el bosque Bergland, los grandes árboles agrupados formaban el perfecto escondite o tal vez el perfecto nido.

Me di la vuelta para inspeccionar el perímetro y estar lista por si un demonio nos atacaba, pero estaba libre, solo estábamos nosotros en medio de la nada.

El viento lo sentía como una bofetada, debido a que estaba muy fuerte por lo que decidí sentarme y protegerme del viento, además del sol.

—¿Entonces a dónde vamos?, ¿Por qué tomamos este camino? —Prácticamente grité porque no podíamos escucharnos.

—Iremos al bosque, ahí acamparemos, después nos iremos por la montaña, hay un portal que nos llevará directo a la cueva de donde salieron las luces.

Asentí con la cabeza, me daba curiosidad cual era esa cueva, tal vez había estado ahí antes. Mire el paisaje que me rodeaba, las montañas majestuosas me daban tranquilidad. Esto me recordaba a mi ciudad, mi ciudad también estaba rodeada de montañas que cada vez que iba en el carro con mi madre sentía que eran pinturas y no eran reales. Aunque la vista se arruinaba por las casas que llegaban hasta el inicio de ellas.

En estos momentos me preguntaba si mi clon estaría en la escuela o se iría a casa. Solo espero que este bien y no haya muerto. Trate de borrar esos pensamientos no podía ser negativa ahora, tenía que concentrarme en terminar la misión.

Aunque una parte de mí no quería volver, esta realidad era perfecta para mí, aquí tenía increíbles aventuras que no tenía en mi aburrida realidad donde lo único que hacía era las tareas, estudiar, ver series, ir a fiestas, vivir esos pequeños momentos con mis amigos. Pero nada se comparaba con las aventuras que tenían los protagonistas en los libros donde se retaban a ellos mismos, donde se destruían y se volvían a construir.

Era lo malo de un libro que todo parecía perfecto, donde los buenos siempre ganaban, donde el amor siempre ganaba, cuando en la vida real los malos se llenaban los bolsillos con el dinero y era muy poco probable que vivieras un amor épico, debido a que te rompían el corazón más de lo debido.

—Aivis… Digo Alyssa… —Lizzie hablo interrumpiendo mis pensamientos. —Ahora que tenemos un poco de tiempo libre ya que llegaremos en un par de minutos al bosque, cuéntanos sobre ti, sobre la verdadera tú….

Sus ojos azules me miraban esperando a que contará sobre mi vida en la otra realidad, al momento pensé en mentir, pero era la última vez que estaría con ellos y no quería fingir ser alguien quien no era.

—Bueno mi vida no es nada fuera de lo común, soy una chica normal, viví con mi madre toda mi vida, ella es mi heroína porque cuando mi padre nos abandonó cuando tenía nueve años, mi mamá trabajó durante años para sacar su carrera en medicina, ahorita está haciendo la residencia. —Mientras hablaba Sheldon y Lizzie escuchaban con cuidado todo lo que les decía. — Tuve que trabajar durante mi adolescencia como mesera para poder pagar mis estudios, y con ese dinero me podía comprar libros que eran lo único que me mantenía cuerda, además de mis amigos, ellos siempre me sacaban una sonrisa.

Hice una pausa, averiguando que más le podía decir, era difícil encontrar algo más que me pudiera identificar tal vez que sabía tocar el violín…. Que sabía entender el inglés, pero al hablarlo era terrible mi pronunciación, que sabía decir en francés voulez-vous coucher avec moi o que podía cantar en francés la intro de Ladybug, no eso no….

—Estoy a punto de terminar la universidad, lo cual me aterra… Siempre he tenido ese control sobre todo lo que me rodea y el que vaya a enfrentarme a un ciclo donde si no tengo éxito no tendré un empleo, entonces no podré casarme, tener hijos, una casa y un perro, me aterra…

Lizzie me miraba como si hubiera perdido la cabeza, tal vez me había exaltado un poco.

—Escucha la vida es así, no podemos tener control sobre ella porque nunca sale como esperas, lo mejor de la vida es las personas que te rodean y las acciones te llevarán a quien estas destinada a ser, así que no tengas miedo y siempre se fuerte, nunca te rindas por más oscuro que parezca.

Iba a contestarle, pero en eso nos detuvimos abruptamente, habíamos llegado al bosque, aquí teníamos que seguir de pie, ya que la camioneta no entraría en el bosque y pronto se nos acabaría la gasolina. Nos paramos para poder bajar, mientras los demás salían de la camioneta dando un portazo.

Sheldon ayudaba a bajar a Lizzie, mientras yo me bajaba con cuidado de la camioneta tratando de no caer de cara. Cuando mis pies tocaron el suelo me sentí aliviada de no haberme caído ya que sentía mis piernas adormecidas.

Entre todos bajaban las armas y se colocaban las mochilas, decidí caminar en frente de la camioneta para ver el bosque que se veía muy tétrico, los árboles eran demasiado alto y el no saber que había dentro me daba pánico. Los demás se me unieron, sacaron sus armas para estar listo al ataque.



#9210 en Fantasía
#21542 en Novela romántica

En el texto hay: aventura, amor, viajar realidades

Editado: 15.05.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.