Mi Voz O Tu Amor

2

Mi mente volvía a la vida mientras sentía como el sol acariciaba mi mano, abrí mis ojos y la luz de la mañana que entraba por las cortinas semi abiertas me cegó un poco, giré mi cuerpo hasta quedar boca arriba y puse mi antebrazo izquierdo sobre mis ojos y con mi mano libre busqué en mi mesa de noche hasta llegar al reloj, 7:00 am aún tenía algo de tiempo. Mi sueño no había sido nada profundo, durante toda la noche dormitaba y me despertada, esos ojos, esos malditos ojos cafés persiguieron mi mente sin descanso, realmente no lo entiendo, ni siquiera he hablado con el chico y solo basto una simple mirada para dejarme algo tonta, pero no, no podía dejar que eso me perturbara, yo soy una profesional y esto no entra dentro de mis responsabilidades laborales.

Sin nada de delicadeza me puse en forma vertical, quite las sabanas que se enredaban en mi cintura y me dirigí al baño, necesitaba una ducha que despejara mi mente. Al salir de la ducha me arregle rápidamente ya que mi baño había durado más de lo esperado, tome un vestido negro de tubo y unos stiletto beige, recogí mi cabello en una cola alta e hice mi maquillaje algo muy sencillo y rápido con algo de mascara de pestañas un poco de rubor y labial rosa; mientras arreglaba mi bolso, escuché pisadas por el corredor dirigiéndose hacia mi habitación, mi abuelo, guardé mi celular y corrí hacia la puerta y la abrí, frente a mí se encontraba mi abuelo con su puño en el aire listo para llamar a mi puerta.

-annyeonghaseyo Harabuji- dije sonriendo, mi abuelo miro su puño y luego a mí, negó con la cabeza y sonrió.

-mis mañanas son siempre más alegres contigo aquí  - 

-y tú haces que mis mañanas sean más brillantes- dije tomando su mano, juntos nos dirigimos hacia la mesa para poder desayunar y luego dirigirnos hacia la oficina.

Hoy todos me recibieron con una sonrisa y un asentimiento de cabeza, llamé a Sun Hee Seon mi asistente para que me pusiera al día con todos los eventos que están programados para la semana.

-Bueno hoy debe asistir a la reunión de presentación con los miembros a las 12:00pm, después debe reunirse con el señor Song en un conferencia a las 14:00 pm, también debemos coordinar el meet and greet que se dará a cabo el fin de semana en Busan, así mismo los miembros tienen una entrevista con la revista Teenage de Japón el día viernes a las 8:00 am y usted como traductora debe de leer anticipadamente varias de las preguntas que se les hará a los miembros y por último se debe coordinar la sesión de fotos con la revista, eso es todo lo que tenemos para esta semana señorita-

Mi cabeza daba vueltas con todo lo que tenía que hacer, rayos no sabía ni cómo diablos hacer la mitad de las cosas que me dijo, ¿porque tuve que aceptar la propuesta de trabajo de mi abuelo? conociéndolo como lo conozco, tenía que haber sabido que tendría una segunda intención su propuesta.

-¿señorita?- mire hacia Sun Hee y la estudié, una chica joven diría que de mi edad o unos años mayor, delgada, alta, tez blanca, cabello liso negro, ojos negros rasgados, nariz chata y pequeña, y rasgos definidos; era guapa, sin lugar a dudas podría decir que una de las asiáticas más guapas que había visto hasta ahora, a primera vista podrías confundirla con la actriz Song Hye Kyo.

-¿cuántos años tienes?- pregunté sorprendiéndola, dudo un momento y luego adopto una postura seria antes de responder.

- 26 señorita -

-eres mayor, yo tengo 24- dije girando el lápiz que sostenía en mis dedos, al ver que Sun Hee no diría nada decidí hablar yo, me recosté sobre el respaldo de mi sillón me lleve el lápiz a la comisura de mis labios y suspire antes de mirarla fijamente.

-a lo que quiero llegar, es que eres mayor y no me siento cómoda contigo diciéndome señorita y hablándome tan formal, prefiero que me llames por mi nombre, además quiero llevarme bien contigo, pareces una chica muy inteligente y a diferencia de los demás no me miraste de una forma discriminatoria al conocerme esta mañana, no creas que no lo note, ahora quisiera escuchar que piensas  Hee Seon-. Hasta ahora solo la había llamado señorita Sun Hee, tratando de respetar las tradiciones que tienen aquí, pero no era lo mío. Hee Seon dio un respiro ¿de alivio? Tal vez, giro su cuello para hacer que sus tendones suenen y se recostó sobre su silla al igual que yo, me miro y me sonrió abiertamente.

- nunca subestimo a nadie- dijo ahora con confianza- además estoy feliz de saber que la señora Yang ya no está, nunca nos llevamos bien, ella era demasiado formal y estricta, la única razón por la que fui su asistente es porque el señor Song confía plenamente en mis habilidades, además yo viví 12 años en nueva york, así que tampoco me va lo de los tratos formales de aquí a pesar de ser coreana; me alegra de que tu pienses igual-

-creo que nos entenderemos muy bien Hee Seon.

- ya lo creo Celina- ambas nos miramos pícaramente y sin aguantar más soltamos una carcajada de esas que solo hay entre buenos amigos.

-bueno supongo que tu cabeza dio una voltereta de circo al escuchar todo lo que tienes para esta semana, primero ve al almuerzo con los miembros y cuando regreses tendré todo coordinado para ti ¿te parece bien?

- me parece fabuloso- mire el reloj de la pared, tenía exactamente cinco minutos para bajar al restaurante, me despedí de Sun Hee y salí de mi oficina hacia los ascensores.

Al llegar al área del restaurante entre a un vestíbulo con dos sillones y una pequeña recepción de mármol donde un chico muy joven me recibió con una cálida sonrisa.



#8419 en Joven Adulto
#33773 en Novela romántica

En el texto hay: romance, coreano, grupo

Editado: 15.04.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.