Mi Voz O Tu Amor

24

-¿perdón?- los puños de Su Jin se cerraron con tanta fuerza que sus nudillos se pusieron pálidos. No podía mirarlo. Voltee mi rostro hacia la ventana nuevamente, pero con un moviente rápido Su Jin estuvo frente a mí. Tomo mi barbilla entre sus dedos y me obligo a enfrentarlo.

- por favor aclárame esto- pidió más calmado. Soltó mi barbilla pero no sin antes recorrer mi mentón con su dedo.

- cuando cumplimos un año de estar juntos el empezó a insinuarme de que ya era tiempo de dar el ‘siguiente paso’- hice con mis dedos las comillas de la última frase.

- Pero yo no estaba lista para eso. Yo, no sentía esa clase de deseos por él, y cada vez que él intento llegar más allá de mi muslo o mis costillas, siempre mi respuesta fue no- el solo recordar sus manos en mí, me provocan arcadas de asco.

-Pero durante los días de esa semana yo me sentía culpable, y cuando él me dijo que ya no aguantaba más sumándole el hecho de que Leila me dijera que si el sentía eso por mí era porque me amaba, y era lo más natural del mundo en una pareja, todo eso me llevo a decirle que después de la graduación yo me entregaría a él. 

- ¿Qué?, ¿Por qué hiciste eso si no te sentías segura?

- ya te lo dije, me sentía culpable.

-¿culpable? Que culpa podrías tener al hecho de que aún no estabas lista.

-esa no era la razón de que me sintiera así.

-¿entonces?- ahora que debo recordar cada uno de los porque hice cada cosa, me dan ganas de alarme mis cabellos hasta quedarme calva. Solo por el simple hecho de dejar que me manipularan y engañaran, pero como bien dijo mi madre a veces el amor es la peor arma mortal para un ser humano.

- Hace casi tres semanas atrás a ese instante él me había dicho que me amaba- no pude evitar poner mis ojos en blanco cuando la palabra amor salió de mi boca.

- Yo, me quede congelada cuando me lo dijo.

-¿No le respondiste?- solo el pensar en mi respuesta de aquella vez hace que quiera estrellar mi cabeza contra el suelo de mármol-si lo hice.

-¿Entonces porque la culpa?

- Porque aunque lo quería y sentía un gran aprecio por él, no lo amaba, y solo le dije te amo para no lastimarlo.

- Pero eso te lastimaba a ti.

- Lo sé, pero era tan estúpidamente condescendiente que prefería llevar la culpa de no haber sido sincera con un buen hombre que me quería, a verlo destrozado por mi falta de correspondencia- Su Jin me miro al igual que una niña que dice mentiras blancas solo para quedarse en casa y no ir a la escuela. No podía juzgarlo realmente mis acciones podían hacer sido de una niña.

-ahora entiendo él porque decir que estarías con él.

- después de darle mi respuesta, el volvió a ser el mismo hasta el día de la graduación donde el inclusive se superó- tengo tan vívidamente ese recuerdo que mi boca pudo decirlo con cada detalle.

- ese día todos estabas eufóricos, inclusive Mili y yo habíamos trabajado en dejar las incomodidades atrás y ser como siempre, mi familia estaba allí, mi padre, Dios nadie podía borrarle la sonrisa del rostro al Doctor Song, Mi madre como toda sentimental no paraba de decir cuánto había crecido y que ya tendría que dejarme volar de su nido, mi hermano estaba totalmente feliz conmigo a pesar de estar cansado de su internado de medicina fue uno de los primeros en levantarse, finalmente mi abuelo aunque hasta el día de hoy no lo quiera admitir sé que tuvo que robar pañuelos a mi madre- el recordar la alegría de ese día y los rostros orgullosos de mi familia, hace que la sombra en mi cabeza se vea ya no tan oscura.

- como yo iba a dar el discurso de despedida tuve que alejarme de todos e ir detrás del escenario, allí estaba Dylan tan perfectamente impecable como siempre, la sonrisa pícara que me dedico hizo que mi corazón se sintiera inquieto pero decidí ignorarlo- aun puedo sentir  mi corazón duro cada vez que recuerdo su mirada, era algo escalofriante. ¿Cómo no pude verlo en ese instante?; Su Jin entrelazo sus dedos con los míos antes de que siguiera hablando.

- cuando llegue hasta él, me abrazo y beso un poco rudo, pero también decidí ignorarlo, cuando nos separamos me dijo lo hermosa que me veía y que tenía un regalo para mí por graduarme con todos los honores, me sentí totalmente desconcertada cuando de su bata de graduado saco una caja de cuero marrón con las palabras CARTIER en ella, y al abrirla un hermoso collar de oro blanco con incrustaciones de diamantes apareció frente a mí.

- Al parecer el dinero no era ningún problema para él- el tono de voz de Su Jin tenía un ligero matiz de amargura cuando las palabras salieron de su boca.

- Su padre era uno de los presentadores de las noticias matutinas más populares de Barcelona, entre otros negocios. El dinero nunca fue obstáculo para Dylan.

-lo aceptaste- sabía que Su Jin se refería al collar –no, nunca he aceptado algo tan caro ni de mis padres, mucho menos lo aceptaría de él- ahora que recuerdo cada una de las decisiones tontas que tome sé que esa no fue una de ellas.

- No le agrado mucho mi rechazo lo note por el cambio de sus facciones, pero no tuvo tiempo a apelar ya que los estudiantes fueron llamados a sus puestos, pero lo que me dejo inquieta fue el hecho de que antes de irse susurra para el mismo no volverás a decirme no, en ese momento un sentimiento de miedo se instaló en mi pecho durante toda la ceremonia- sabiendo muy bien lo que seguía cerré mis ojos con fuerza y apreté la mano de Su Jin que aún seguía entrelazada con la mía. Unos dedos fríos rozaron mis labios y abrí los ojos.



#8416 en Joven Adulto
#33734 en Novela romántica

En el texto hay: romance, coreano, grupo

Editado: 15.04.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.