Mi Voz O Tu Amor

31

En el momento en que cerré la puerta de mi departamento me derrumbe. Me deslice hacia el suelo y llore, llore hasta ahogarme. Mis pulmones ardían, mis ojos dolían mi cuerpo temblaba. No sé cuántas lágrimas derrame o cuánto tiempo había pasado, pero cuando empezaba a tranquilizarme la puerta tras de mi vibro. Maldición no quería ver a nadie.

-Celina sé que estas allí por favor abre, necesitamos hablar contigo- la voz de Eun Yeong se filtró a través de la madera.

-Vete, no quiero ver a nadie- susurre lo suficientemente fuerte para que me escuchara.

-Por favor Celina, todos nosotros necesitamos explicarte algunas cosas, no queremos que nos odies- ¿odio? ¿Por qué los odiaría? me frote los ojos y me puse de pie. Desbloquee la puerta y les di la espalda – esperen en la sala, necesito un momento- sin esperar respuesta corrí hacia el baño.

Lave mi cara con agua fría aunque me quemara las manos. Trate de calmarme, di unas cuantas respiraciones profundas y Salí al salón donde Eun Yeong y Ji Hu estaban hablando en susurros. Cesaron al momento en que me vieron aparecer. Me senté frente a ellos y recogí mis piernas hacia un lado.

-¿Qué sucede?- trate de sonar animada, pero ni siquiera podía fingir eso. Los chicos frente a mí se miraron nerviosamente como si aún no supiera quien va a hablar. Finalmente Eun Yeong respiro y me miro como nunca antes lo había hecho. Con arrepentimiento.

-nosotros sabemos lo que pasó.

-¿Su Jin te lo dijo?- pregunte atónita ¿tan rápido había corrido a llorar a los brazos de sus amigos?

-Si vinieron a interceder por él, pierden su tiempo; ya se acabó- iba a ponerme de pie y dejarlos allí hasta que decidieran irse, pero no pude dar ni dos pasos cuando los dedos de Ji Hu se cerraron en mi antebrazo. Lo mire molesta y decidida a golpearlo si era necesario para que me dejara ir.

- no venimos a eso – se apresuró a hablar Eun Yeong mirándome seriamente. Volví a mi antigua posición en el sofá, Ji Hu soltó mi mano lentamente - gracias por no golpearme -automáticamente mi ceja derecha se fue hacia arriba.

- Por dios ya conocemos tu mirada asesina- respondió a mi pregunta no hecha.

-Si no es de Su Jin ¿entonces de que quieren hablar?- ambos volvieron a mirarse nerviosos.

-lo sabíamos- susurro Eun Yeong

-¿sabían qué?- esto no pintaba nada bien.

-sabíamos acerca de la chica- como un resorte mi cuerpo se impulsó hacia arriba.

-uuuss…- tome aire y trate de tranquilizar mi nerviosa voz – ¿ustedes dejaron que jugara conmigo? me traicionaron también- mi voz se quebró y lágrimas rodaron por mis mejillas. Había alcanzado mi límite.

-¿Por qué?, yo, yo pensé que éramos amigos- Eun Yeong me alcanzo y tomo mi rostro lleno de lágrimas entre sus manos. Sus ojos empezaron a ponerse rojos.

- No Celina, ni por un segundo pienses que nosotros fuimos parte de esto.

-¿entonces?, no entiendo lo que tratan de decirme.

- ven- dejando mi rostro tomo mi codo y me guió nuevamente al sofá, furtivamente vi como Ji Hu limpiaba sus ojos húmedos.

- hace un mes o más Su Jin dijo que estaría contigo, que irían al parque de diversiones- ¿parque de diversiones? -Nosotros nunca fuimos a ningún parque de diversiones- dije interrumpiendo a Eun Yeong.

- lo sabemos- susurro Ji Hu mirando al piso.

-nosotros decidimos ir a tomar algo, salimos unos cuantos minutos después de él y fuimos al café que queda a diez minutos de aquí- Eun Yeong apretó sus puños y se puso de pie. Caminó hacia la parte trasera del sofá donde había estado segundos antes y tomo el cabezal entre sus manos antes de mirarme.

-después de quince minutos de haber llegado la puerta de la cafetería se abrió, Jun susurro el nombre de Su Jin y todos miramos hacia donde sus ojos estaban fijos- sabía lo que iba decir. No era necesario que lo dijera porque ya lo sabía.

- Era mi Hyung entrando con esa chica- término Ji Hu. Maldito mentiroso estoy segura que fue el día en que me dijo que ensayaría hasta tarde y por eso no podríamos vernos. ¿Este era el verdadero Su Jin? ¿El que yo conocí durante estos meses era falso?

-¿Qué paso después?

- silenciosamente les dije a los chicos que nos marcháramos, todos nos  levantamos de nuestra mesa y pasamos a su lado sin decir una sola palabra- Yeong me contó sobre la discusión que tuvieron en el momento en que llego Su Jin al departamento. Todos se enojaron con él. Le pidieron explicaciones pero él no les dijo quién era ella, o el por qué  hacía eso. Lo único que les respondió fue que era algo muy complicado y que él iba  a solucionarlo. Pero que no quería que lo odiaran porque él realmente me amaba.

-nosotros queríamos decirte, pero nos hemos querido como hermanos durante tanto tiempo, que sentíamos que lo traicionábamos y al mismo tiempo te traicionábamos a ti- Ji Hu miraba la pared detrás de mí, mientras hablaba como si tuviera vergüenza de mirarme.

-¿Por qué no me miras?- los ojos de Ji Hu bailaron intermitentemente entre la pared y yo.

-no quiero ver la decepción en tus ojos- respondió quedamente. Mi corazón se apretó en mi pecho. Camine hacia él y me agache sobre mis talones para quedar a la misma altura. Tome su barbilla y lo obligue a mirarme.



#8419 en Joven Adulto
#33770 en Novela romántica

En el texto hay: romance, coreano, grupo

Editado: 15.04.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.