Microrrelatos

V

Luisito era un niño muy caprichoso.

  Un día de enero se le antojó una flor de jardín y, como en este mes no hay flores, su mama fue a un comercio y se la compró; le echó unas gotas de perfecto y se la dio.

  El niño vio que tenía muy buen olor pero, tan solo eran unos pedazos de papel y tela pintados.

  Él, quedó creyendo que la flor era de jardín. Sus sentidos lo engañaron.



#25894 en Otros
#8021 en Relatos cortos

En el texto hay: microrrelatos, historiascortas

Editado: 21.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.