Mis Días Contigo

Capítulo 3

Mis ojos van de Ingrid al doctor Schäfer y de él a Florian Müller, el psicólogo. La verdad es que no entiendo porqué hay una persona de más y temo saber que es lo peor... O es la lesión o la presencia de una persona que no me caiga bien. No digo que Florian me caiga mal, en sí la psicología no me cae bien. Nadie hizo nada para curarme del trauma de la pérdida de mis padres, menos lo va a hacer ahora con lo que sea que tengan en mente.

- Buenos días.- es lo único que digo al ver que nadie va a hablar.

- Siéntese señorita Ferro.- bajo la atenta mirada de las tres personas que están acá le hago caso al doctor- No quiero que lo tome a mal, pero estuvimos hablando con el licenciado Fischer y llegamos a la conclusión de que se te dará dos semanas de licencia y pienses solo en recuperarte del esguince...

- ¿Solo un esguince?- le pregunto a Dennis.

- Grado dos.- ahora es Ingrid quien me contesta y mis ojos van a ella, que me observa sin expresión- Sabes muy bien lo que significa este tipo de lesión, reposo absoluto y nada de movimientos bruscos.- cierro los ojos y asiento mientras mi corazón late acelerado - Todo puede ser para peor y el tiempo de recuperación se puede extender...

- Sé como funciona.- hablo demasiado brusco y se calla- Pude con rotura de ligamentos, un par de semanas y vuelvo a jugar de nuevo...

- Pero lo que necesitas es salir de la zona de confort, olvidar de esto por un tiempo y volver con la mente en blanco.- miro a Florian frunciendo el ceño y él parece notar mi mala cara- Creo que más de una vez hablamos de que tendrías que volver a tu país...

- Ya me sé todo ese repertorio licenciado, y creo que di mis motivos para no volver por un largo tiempo.- me pone de los nervios saber a lo que vino, a lavarme el cerebro.

- Siempre es bueno volver a sus orígenes, al comienzo de todo.- me contesta tan tranquilo que siento como mi cabeza palpita.

Cierto los ojos y respiro profundo un par de veces para calmar mi mal genio... No es del todo secreto entre los que estamos acá el motivo del porqué no vuelvo a Argentina, este tipo maneja a su antojo mi mente. La cantidad de veces que le hablé de mi pasado y todavía tiene la descarez de sacarlo como una conversación común y corriente.

- ¡No puedo ir!- grito y me pongo de pie, olvidando que tengo una rodilla hecha mierda e ignoro el dolor- Sabés muy bien que no quiero ni pienso volver... ¡No tengo a mis padres! ¿Es que no podés ponerte en mi lugar? ¡Entendelo! No tengo hermanos, no tengo la puta idea si hay familiares que me aceptarían. Solo recibo a una prima y el aprovechado de su novio. ¿Qué más querés?- arrastro la silla y me pongo de pie con la ayuda de las muletas para retirarme del lugar.

Esto es demasiado para lo que llevo de la mañana. Necesito estar sola, ¡Es que no sé en qué piensar! ¿Volver al campo? ¡Es peor que vivir sola y estando en una ciudad! Los psicólogos están para arruinarte la existencia por no decir otra cosa... ¡Para cagarte la vida! Y sí, lo tenía que decir.

Por lo que noto es que no tardé mucho en esa "reunión" ya que algunas chicas del equipo llegan al entrenamiento. Ignoro sus saludos. No tengo nada en contra de ellas, pero lo mínimo que puedo hacer es ignorarlas para no contestarles de mala manera. Escucho mi nombre y juraría que es la voz de Jimena, solo sigo mi camino y no mirarla para que me vea así. Lo más seguro es que se diera cuenta de mi humor pero me vale una mierda.

El resto del día me la paso encerrada en mi habitación, solo Jimena es la que invade la tranquilidad del lugar cuando llegó del entrenamiento junto con las demás chicas. Ahora que lo pienso con mas calma, es la posibilidad que tengo para conocer a mi tío que no sabia de su existencia.

Gracias a mi prima, supe que tenía una familia, del que mi madre nunca me había mencionado. Así que decido por ponerme de pie y buscar la valija para guardar la ropa de temporada, en este caso la de verano. Acá es época de frío y en el hemisferio sur es temporada de calor. Pero preparo un par de muda de ropa de invierno por cualquier cosa... Es mejor prevenir.

Un par de golpes en la puerta me sobresalta. Veo la hora en el radiorreloj que tengo en mi mesita de luz y me sorprendo que ya sea las cinco de la tarde. Las chicas llegaron hace un par de horas del entrenamiento y yo ni enterada. Cierro los ojos y suspiro antes de sentarme, es cuando le digo a mi compañera que está al otro lado de la puerta que entre. Romina asoma su cabeza y me tiende mi celular.

- Tu celular estaba en la sala y es tu prima quien te llama.- sonrío al escuchar su voz, y es que me encanta ese acento tan de ella.

- Te agradezco.- es lo que le digo cuando entra y me lo entrega.

Suspiro un par de veces antes de atender a Mariela, así se llama mi prima. Es como si la telepatía existiera... Miro la pantalla y veo la foto de ella, esa foto de WhatsApp que aparece con su gran novio Fabio. Parecen uno para el otro, algo que había soñado y estaba viviendo hasta que caí en la dura realidad de que no todo es final feliz.

- Hola Maru.- hablo ya con el parlante del celular en el oído.

- ¡Dios mío Valen! Recién me acabo de enterar lo de tu lesión...- escucho cierta angustia en su voz- ¿Estás bien?

- Si te referís a la lesión, es menos de lo que creía.- suelto otro suspiro y miro la ventana que da la mejor vista al cielo algo nublado- Si te digo lo emocional, no tenés idea de como me trabaja el bocho en este momento...

La verdad es que no sabía nada de lo ocurrido ayer, su novio le comentó ni bien llegó de trabajar. Ella supo que soy futbolista por él, que es fanático del fútbol. Supongo que están en las primeras horas de la mañana, algo que me desacostumbré ni bien pisé tierras alemanas. Ella solo me contesta en monosílabos o con gritos de sustos que me hace saltar en la cama. Debería estar acostumbrada a lo pasional que es y a que todo se lo toma en serio, cuando yo misma al principio parecía que colgaba los botines por esta desgracia.



#4079 en Novela romántica
#1168 en Chick lit

En el texto hay: amorimposible, futbolista, regreso

Editado: 22.10.2023

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.