Misterio y Terror: Vórtice de la Muerte

Capitulo Único, la luz

Misterio y Terror: Vórtice de la Muerte

Un misterio oculto y mágico Universal, que la humanidad, de todas las generaciones  ha tenido ¿es que es la muerte, que hay detrás de una vida en la faz de la tierra? Existe el más allá, quien ha vivido un regreso desde el umbral de la muerte.

Que sucede después de morir, ¿dónde vamos, habrá un mundo para los muertos, un Cielo, un Infiernos, un Limbo que hay?

Se ha escrito mucho y nadie llega a una conclusión. Los Católicos creen en un cielo, un purgatorio o el infierno, donde nuestra alma o espíritu será juzgada por nuestras acciones.

Los Budistas, la sabiduría budista trata como. Filosófica la creencia en un Dios y al morir o dejar de tener movilidad y respirar,  nuestra alma se eleva y tiene tres características. La primera si fuiste una persona caritativa llevaste una vida ordenada y buena tu tercer ojo al desmaterializarse del cuerpo obtendrá un tercer ojo el cual todo lo vera en trecientos sesenta grados encontrando la sabiduría y la paz infinita y millonaria.

 

La segunda si tu vida no fue buena y fue desordenada no tendrá una tranquilidad y no podrá encontrar el camino de la sabiduría.

Los que regresan de la muerte, manifiestan haber estado en un lugar de infinita paz y acogedora luz que los hacía sentir inmensa felicidad.

Este relato al retornar a su cuerpo físico y volver  a recobrar la vida a dejado sin explicación muy convincente, científicos médicos no lo pueden admitir que afirmen tal narración y los creyentes lo atribuyen a milagros

Asia n todas las religiones o ateos, suceden episodios que narran similitudes en tales circunstancias de muerte y volver de ella.

En lo particular yo voy a tratar mi experiencia personal como. Misterio y regreso del vórtice de la Muerte.

Esa mañana todo era hermoso, un día nuevo, un día antes había bautizado a mi primer hijo un regalo de Dios  decidí bautizarlo en San Juan de los Lagos  Jalisco, por gratitud asía la virgen de San Juan de Los Lagos, así lo sentí al ser padre de un hermoso varón de 50 centímetros y dos Kilos seiscientos gramos. Hermoso completo y con unas manitas de ensueño, fue un día complicado, hubo discusiones entre mi esposa y mi señora madre, ya saben la mama tiene más experiencia y opina y decide sin consultar a la nuera y esta se molesta y al que ponen en medio sin tener culpa alguna es al pobre esposo.

Pero eso fue ayer, hoy fuimos a misa y después a desayunar para salir temprano rumbo a la ciudad de México.

El auto sobrecargado ya que mi hermano decidió llevar a su novia los cuales por cuestión de trabajo se fueron en autobús, eso también origino enojo en mi madre, así que el auto iba con exceso de pasajeros, mi tío Juan, mi señora madre, mi hermana, mi hermano su novia mi esposa, mi abuelita y yo conduciendo sin olvidar al recién bautizado.

Como sardinas nos acomodamos, llevados a mi hermano y tío adelante y todos los demás apretados atrás, al principio se sentía el mal humor y molestia el ambiente cargado de negatividad.

Pero al trasncurrir el recorrido las cosas empezaron a cambiar y el enojo pasó a ser por el momento del pasado, todos los de atrás se quedaron profundamente dormidos un buen rato ya que se harían como nueve horas de camino,

Despertaron con hambre y nos detuvimos a comer algo en un restaurant, comimos rico y en calma, mi mama sugirió pasar a Guanajuato a visitar a su hermana y que conociera mi primogénito, así que todos estuvieron de acuerdo y cambiamos el rumbo, sin conocer por donde andábamos y sin conocer realmente el lugar nos dirigimos para Guanajuato, preguntando a una patrulla nos indicó por donde podríamos llegar, pasaron largas hora y no teníamos ni idea de cuánto faltaba, no es como hoy que contamos con teléfonos inteligentes que guían en ese tiempo a Roma se llegaba preguntando.

Así que devorando carretera, avanzábamos, eran como las cinco de la tarde, y época de frio donde el pasto y el campo están secos por las heladas, los campos secos nada agradable en esta época del año.

Hasta ese momento todo muy bien unos charlando otros, dormitando, yo viendo por el espejo retrovisor a mi hermosa esposa y mi lindo bebe.

Delante mi una curva, normal como tantas que había pasado y un instante un fuerte estallido y el coche coleando de un lado para otro sin control, la llanta ponchada por un pedazo de varilla izo la desgracia de que el coche empezara a dar vueltas en la carretera, fue todo con la velocidad de la luz, yo Salí desprendido del auto como un proyectil, volando y como una piedra en un estanque de agua iba rebotando en la carretera de asfalto y mi último rebote Salí impulsado hacia el barranco se estima que volé mas de cien metros.

Mi mente como una computadora más velos del mundo, veía en trecientos sesenta grados en cada giro de mi cuerpo veía como el auto daba giros y se destrozaba y por otro lado mi mente veía hacia donde me dirigía, y el Vortice de la muerte toco mi vida.

Todo un remolino era mi cabeza, y como un video a mil por hora recorrí toda mi vida desde niño hasta adulto, todos los recuerdos mis familiares mis vivos o muertos mis amigos mis días felices o mis amargos todos pasaban por mi mente en fracción de segundos hasta llegar al presente y mi preocupación únicamente fue para mi bebe. Si en ese momento lo único que me importaba era mi hermoso hijo.



Peter O Marz

Editado: 18.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar