Monólogos a Media Noche

Viaje al Inframundo

El viaje al inframundo

Hora 12:26 pm

 

Avanza aún sin rumbo, sin destino alguno,

en el profundo incierto, como si nada importara,

de un concierto de luces, que poco a poco cegaran

a los que le miran fijo. Solo quiere avanzar hacia

la oscuridad del alma.

 

Solo importa huir, huir es su placer,

desaparecer en la nada,

avanza, sin rumbo por el mundo.

 

Se acerca a la lejanía,

quiere ser la distancia que todo lo separa,

sin dar tumbos como el viento,

que tropieza en las ramas,

ni arrepentirse como el mar que se devuelve a la orilla.

 

Escapar de su mente,

al recóndito y menos complejo lugar que exista,

a su verdadero origen, escapará para siempre?

a un lejano continente, directo a la fuente eterna y divina.

 

Avanza por el mundo sin rumbo,

 con pasos fuertes con suaves huellas,

nadie sabe a dónde va,

se convierte en un misterio,

y ante la inesperada curiosidad

anhela en un suspiro profundo,

desvanecerse como un espíritu,

que cuando muere el cuerpo

va hacia la eternidad

 

Avanza sin rumbo, sin meta,

sin miedo al extraño viento que silva,

ni a los rostros extraños, ni a las calles desconocidas,

por espacios estrechos se escabulle como murmullo,

como al indigente que nadie mira

su sentir es ininteligible,

solo quiere huir tantas veces como sea posible.

 

Escapa como la presa de una muerte segura,

de un cazador implacable, como una bestia indomable

y jamás renuncia a su huida.

 

 

 

Huyendo constantemente, de casi toda la gente,

hasta del mismo mundo,  

atravesando muros de pensamientos,

voces y monólogos, de recuerdos,

 de todo este disturbio¡¡

 

Cuando llega la muerte del caos mental,

se despierta entonces de aquel sueño turbio

llega la calma y se libera el alma de un poderoso yugo.

 

En la cabalgata hacia los mundos internos,

cada vez más lejos, desasociada del cuerpo

escapa repetidas veces, incluso dentro de los sueños,

de la desquiciada y ruidosa mente,

y hasta de este verso.

 

Avanza sin mirar, desconoce su curso

Y aquella voz que no paraba de hablar

se quedó sin discurso

poco a poco el alma desciende en la oscuridad

hacia un nuevo comienzo.



Becky Villm

Editado: 24.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar