Naveidad: la espiritualidad de un amor

La eterna espiritualidad del amor

La mañana del lunes, 25 de diciembre de 2017, a las 10:00 a. m., se planeó un encuentro entre la familia de Marxell y la de Kenny, ya que la tormenta de nieve había pasado, y sus padres compraron los boletos para viajar hacia donde se entraba la armoniosa vecindad: La Cién. Pues, entre la festividad de la Naveidad, ya lo padres de ambas familias habían quedado de acuerdo en la relación de sus hijos. Sin embargo, lo más hermoso de todo, era observarlos bajo el gran árbol de navidad, compartiendo los regalos y conversando como cuando eran niños:

― ¡Qué hermosa es esta época; y lo mejor de todo es estar al lado tuyo, amor! ― Le dijo Marxell con su voz tan risueña y encantadora.

― ¡Sí, así es, hermosa!... Y, por eso, Me mantendré a tu lado hasta la eternidad, puesto que las razones de este amor son compatibles… Por estar a tu lado, soy capaz de irme más allá del año bisiesto, para descubrir el infinito, y colocar nuestros nombres allí, hasta que se adhieran eternamente. ― Le dijo Kenny usando su romanticismo.

― ¡Qué hermoso se escucha! Yo también haría lo mismo por ti. ― Se expresó Marxell con su corazón abiertamente. ― ¿Qué esperas?... ¡Bésame!...

― ¡Con mucho gusto, hermosa!... ¡Feliz Naveidad para todos! ― Dijo Kenny mientras las ganas morían, dándole el apasionado beso.



#22774 en Otros
#6833 en Relatos cortos

En el texto hay: deseos, amor, felicidad y tristeza

Editado: 21.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.