New City Chronicles: The loss Compass

CAPITULO FINAL

El sol entro por la ventana tan deprisa que por primera vez en mi vida utilice mi poder para algo innecesario, levante la mano y empuje con el viento las cortinas.

Esta terminó cayendo encima mío y yo mal dije. Definitivamente tener poderes no era como decían los libros y las películas.

—Te dije que en la casa no se utilizan poderes —la voz de mi madre me hizo gruñir, no tardaron ni tres segundos para que terminaran en el piso del cuarto.

Resulta que después de salvar al mundo y superar las consecuencias mi madre había decidido revelarnos a todos que ella era un Magel la única raza superior a los gama, la única que podía controlarme a mi.

—¡Mamá! —grite enojada—, déjame dormir.

Escuche el claro golpeteo de su tacón afuera de mi cuarto —Hoy es el día, así que arréglate.

Eso abrió mis ojos y el dolor volvió a instalarse en el pecho. Hace dos semanas los lugareños habían vuelto, nadie recordaba cuando fue que desaparecieron o como, es mas se creyeron la mentira de que la campana había tenido somníferos suficientes para dormimos a todos. Quizás a veces el pueblo deseaba ser ciego porque quería y no por pedidos de otros.

Me levante y decidí bañarme, hace dos semanas yo perdí una parte de mi corazón, en realidad todos perdimos un parte de nuestro  corazón.

Guardar una verdad asfixiante en ocasiones cansaba, cuando encontraron su cuerpo en el riachuelo la sorpresa fue mucha, mucha gente testifica, nosotras  fuimos las primeras.

Jackson le siguió, luego los demás.

Volteo a verme en el espejo y sonrió con el resultado, de reojo observo el pequeño elefante que Lenin le había dado mí hermana y camino hacia su cuarto para dejarlo.

Pasar por el cuarto de Daisy aún me duele, yo podía haber hecho algo pero cerré los ojos y eso me costó una vida importante.

Quién iba a pensar que ni un arma diseñada para acabar con los espíritu podría acabar tan rápido con Patrick. Bajo las escaleras y allí está el resto de mis hermanas.

Keila tiene la mirada un poco perdido, se nota sus ojeras. Hace dos semanas las pesadillas pararon para ella, ahora solo despertaba gritando siendo perseguida por el mismo recuerdo. Cloe por su parte porta las gafas que un día le arrebato a Daisy y puedo  ver como una lagrima resbala por su mejilla. Ya nadie parece querer dejar ir el pasado y la única que mantiene la cabeza en alto es mamá.

—Es hora de irnos, recuerden no dramas hoy.

Yo miro a mi madre y niego, nadie crearía dramas en un lugar  así, sabiendo que en gran parte fue nuestra culpa en que terminara dentro de un ataúd.

Cuando salgo me encuentro a Jackson el sonrió con melancolía y va de la mano de Emily, todo subimos a la camioneta y el silencio se vuelve nuestra propia pistola, porque las lágrimas comienzan a caer, nadie puede detener las, nadie puede desaparecer las , todos debemos guardar el secreto tras su muerte. Emily aprieta de vez en cuando la mano de Jackson y a diferencia de las otras veces el la aprieta en respuesta, quizás él también sufría por su muerte.

—Ya llegamos —la voz de Maicol suena distante y apenas baja del auto lo rodea para abrazar a cada una  de nosotras, sus ojos están rojos y se que no ha dormido mucho. Casi nadie duerme mucho desde ese día, mucho menos los que estuvimos en ese momento.

Hace dos semanas descubrí que salvar a un pueblo significa perder tu propia vida , saber que deberás hacer sacrificios y que nadie te lo va a agradecer. Ingresamos a la iglesia donde se llevara a cabo la ceremonia, fue en este lugar donde todo inició. Donde Patrick comenzó su plan y donde la consecuencia estaba pagando se.

Cuando la ceremonia inicia, las lágrimas comienzan a caer en  torrentes, no puedo  detenerla, llevo mis manos a las mejillas porque necesario ser fuerte frente a todos, necesito fingir que el dolor que siento por esta pérdida es porque lo amaba, no porque presencié como le arrebataban la vida frente a mi. La mujer se levanta y pronuncia mi nombre.

Solo debo ser fuerte.

—Jamás espere estar aquí —repongo aún con un susurro—, teníamos demasiado sueños que cumplir, no fue justo lo que pasó. Nadie espera que un día la policía llegue a tu casa  con la noticia de que murió y que ni siquiera se esforzaron por encontrar al culpable. — mi voz se rompe—, el mundo espera que lo tomes con tanta paz que no tendrán que darte detalles. Todos te juzgan cuando lloras, cuando no puedes ocultar por más tiempo el dolor que te cusa saber que llegaras a casa y no volverlas a verlo en la cocina, o en el patio e incluso en la iglesia. El mundo jamás está listo para ver como reaccionas a una pérdida así. Ellos sólo esperan que avances, porque nadie va a recordar quien era, porque no fue importante para el mundo aunque para ti allá sido el centro del mundo —puedo ver a mi madre secarse las lágrimas y las ganas de gritar lo  que ocurrió realmente me invade—, para mí lo fue. Me enseño cuanto puedo cambiar, me enseño a superar los obstáculos, me demostró que yo valía demasiado y que no debía conformarme con lo corriente. Lloró  conmigo, rio también e incluso huimos juntos. Solo espero que donde sea que este, sea feliz. Que me vea y se sienta orgulloso de la mujer el que me convertiré y que lo haré por él.

Cuando bajó del lugar, no espero a nadie para correr a la salido y llorar ahí. Todos los recuerdos vuelve a pasar rápidamente en mi cabeza, el grito, la sangre y la sonrisa de satisfacción de Patrick. Al final el había ganado por que se llevó una vida consigo, una vida que era importante para mí.

—¿Estas bien? —cuando levanto la vista, los ojos azules golpean en mi y yo la abrazado para volver a llorar, puedo sentir sus brazos rodearme y como su mano intenta tranquilizarme. —. No fue tu culpa.

—Si lo fue. —susurro—, yo le dije que se quedara en el auto. Tenía que haber insistido. Hubiera ahorrado muchas cosas.



#28174 en Otros
#3914 en Aventura
#19951 en Fantasía
#4233 en Magia

En el texto hay: amor, magia, poderes

Editado: 06.05.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.