New York Crimes

Capítulo 1: Thomas Fergusson

La mirada plasmada en aquel lago hacía que sus pensamientos hicieran un tour por su cabeza, ignorando el bullicio de las personas alrededor simplemente contemplaba la belleza de la naturaleza.

'Quisiera ser un pato' 
Pensó mientras agitaba la bolsa llena de maiz que traía consigo, con la que alimentaba a los animales.

Thomas Fergusson, para todos un ejemplo a seguir, una persona buena, correcta y bondadosa, suele vestir de traje y corbata, parchando totalmente lo que en realidad es. Su elegante voz marcada hace que cualquier chica se vuelva loca con tan solo escucharlo pronunciar una palabra. 

Se había tomado esa tarde para él, únicamente acompañado de su lentes de sol, su particular sombrero y la naturaleza misma.

La paz solo se vio interrumpida por aquella llamada que lo hizo saltar al instante.

¡Joder! 
Refunfuñando sacó el móvil de su bolsillo.

—¿Que quieres Johnson? —demandó esperando una respuesta contundente y que justifique que lo hayan interrumpido en su momento de tranquilidad.

—Haber amigo, bájale dos rayitas al tono —exigió la voz detrás del teléfono.

—¿Qué quieres? —volvió a preguntar.

—Es Logan, el mismo problema de siempre...

—No puede ser, le dejamos claro que no volviera a hacer semejante estupidez —dijo de forma alterada, se levantó de su banco y recogió sus cosas—. Ese imbécil echara todo a perder.

—¿Vienes?

-—Brrr —refunfuñó una vez mas—. Si, ya voy para allá, no dejen que haga nada, es increíble que tengamos la misma charla cada semana —musitó.

—Sabes como es, se arrepiente cuando se lo hacemos ver, pero con 3 copas vuelve a decaer —rio Johnson desde el otro lado de la llamada—. Que poca fuerza de voluntad.

—Cierra el pico y ve a vigilar a Logan. —Thomas colgó la llamada bruscamente y a paso rápido se dirigió hacia su coche.

Y ahí iba Thomas Fergusson, un hombre de 30 años, líder de una banda de 4 criminales que delinquían de forma anónima, así a sido por poco más de un par de años.

A los 16 años se independizó, «si a escaparse de su casa se le puede llamar así», su madre no hizo mayor esfuerzo para detenerlo, su familia era pobre y sus padres constantemente tenían discusiones.

Vivió por más de 11 años de lo que conseguía haciendo oficios varios, fue mesero, barrendero, payaso, limpiaba coches, etc... Cosa que a él no le gusta reconocer, se avergüenza notablemente de su pasado y desde que entró en el laborioso oficio de delinquir, fue como una nueva vida, literalmente, una nueva vida.

A los 27 años conoció en un parque mientras limpiaba el lugar a las 3 personas que le acompañarían desde entonces. Case Johnson, Rouse Michael y Logan Estocolmo. Estos últimos de igual forma habían pasado por lo suyo para llegar a donde están «pero eso es tema de otro capitulo» Cansados de la aburrida y esforzada vida de los oficios varios decidieron montar su propia banda criminal, si, así de seco, con solo un par de minutos de conocerse planeaban un futuro los cuatro al mando de una de las más poderosas banda criminales de Nueva York.

Contra todo pronóstico lograron progresar y de igual forma mantenerse en el anonimato, evitando de esta forma que la ley pudiera identificarlos.

En las transitadas carreteras de aquella ciudad, capaces incluso de agobiar al más paciente, se encontraba Thomas, como si de una pequeña hormiga en una montaña de arena se tratase, se hallaba ahí atrapado entre la masa de coches.

¡Siempre la misma mierda! 
Lamentó Thomas dando pequeños toques al volante con una mano y con la otra presionando la bocina del mismo.

¡Haber, muevan el culo tortugas! 
Exclamó en voz alta a la vez que inclinaba el cuerpo para sacar su cabeza por la ventanilla.

A menudo este solía ser su temperamento, demasiado impaciente y perfeccionista, está profesión lo exigía así y no le gustaban las cosas a medias. De hecho, en base a eso encajaba su rasgo más característico, era calvo, tal vez por una razón estúpida para muchos, pero significativa para nuestro querido Thomas. 'Me molestaba tener que peinarme, así que decidí deshacerme de un problema menos' es lo que suele decir cuando le preguntan de el porqué de su particular calvicie.

Contrario a lo que muchos piensan este jamás ha pisado una cárcel, y tampoco ha estado cerca de ello, es lo que tiene mantenerse en el anonimato por años, y triunfar en ese mundo.

Como sea, con o sin paciencia no tuvo más remedio que tragarse casi 1 hora en el intenso tráfico para poder llegar a la bodega donde suele reunirse con sus colegas.

—Ey, Thomas.

—Cállate Johnson —exclamó ante el escandaloso saludo de este.

—Un mal día hoy ¿No? —dijo Johnson de forma irónica con la intención de hacerlo enojar aún más. Suele ser así, es como aquel hermano molesto que siempre te jode para que le prestes el móvil «Al menos así lo describe Thomas».

—Pues veras que no, era el día perfecto, tranquilidad y armonía hasta que me llamaste —rio de forma irónica ante la ignorancia de su compañero.

—Vamos viejo, ¿Porque eres tan cascarrabias? —colocó su brazo en la espalda de Thomas mientras entraban al lugar.

—No es ser cascarrabias —aclaró Thomas—, simplemente quería estar en paz por al menos un día.

—No te preocupes hermano, ya tendrás tiempo de estar tranquilo otro día.

Johnson solía tratarse en ese tono con Thomas, pese a que a veces discuten y se aislan un poco, estos eran claramente los más unidos de la organización.

—¿Y Rouse? —interrogó Thomas.

—¿Ya la extrañas?

—Contesta gilipollas, esto es serio —recalcó Thomas frunciendo el ceño—. No quiero que la misma conversación que tendremos hoy se vuelva a repetir, se me está haciendo cansino este tema.

—Sabes que de Rouse no tienes porqué preocuparte —aseguró Johnson—. Ella es más responsable que tú y yo juntos.

—Se perfectamente como es Rouse —confirmó—, a lo que me refiero es que necesito que esté aquí con nosotros porque será la última vez que hablaremos de esta cuestión.



#7589 en Thriller
#4367 en Misterio

En el texto hay: accion, thriller policiaco

Editado: 30.08.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.