Ni 1millón de Estrellas

Capitulo 11

Estaba en mi cama, tapada hasta el cuello, recién duchada.

Hasta hace un par de horas me encontraba con el serio de Nick haciendo un cuestionario.
Cuando salió el sol, salí y puse el combustible en su coche. Primero me llevó a la gasolinera y le explicó a mi jefe todo lo ocurrido, por suerte no me van a penalizar y revisando las grabaciones, denunciarán al señor.
Después me trajo hasta mi casa en contra de mi voluntad....yo podía haber llegado andando desde la gasolinera, pero no hubo forma.

Me giré hacia mi lado izquierdo y vi la sudadera de Nick sobre mi escritorio.

- Realmente he pasado una buena noche.... - susurré

Luego lavaré la prenda y se la daré el lunes en la universidad.
Tenia suerte de que hoy fuera sábado y pudiera descansar.

Mis ojos, al fin, se fueron cerrando poco a poco hasta caer en brazos de Morfeo.

El fin de semana pasó bastante bien y tranquilo, salí con mi mejor amiga, jugué con mi hermana a los videojuegos y ayudé a mis padres con las tareas del hogar.

- ¿¡Pasaste la noche con ella!? - gritaron Jack y Natham

Nick asintió con la cabeza.

- ¿Como fue? ¿Que tal? - empezaron a decir - ¡Ju! ¡Acércate para escuchar!

Desde que Nick a aparecido, esos dos no paran de gritar. 
Me da igual con quien haya pasado la noche, y menos si es con esa violenta pobre.

- Nada, solo estuvimos en ni coche, hablando - dijo con su inexpresiva cara.

- ¿Enserio? ¡Que aburrido!

- Ni que no conocierais a Nick - espeté - a el no le interesan esos temas....además para el las mujeres son sagradas, no como para vosotros....¡mujeriegos!

- ¡Eeh! ¡Ju! ¡Eso duele! ¡No somos mujeriegos! ¡Solo estamos con las chicas que lo permiten y que quieren estar con nosotros!

- Ajam.... - dije pasando de ellos

- ¿Todo bien Julen? - decía Nick mientras se acercaba hasta mi.

- Si....- ni yo sabia si ese "si" lo dije convencido.

- Dime que pasa - aseguró sentándose a mi lado.

- No lo sé - dije en un susurro - pero estoy molesto

- Tu siempre estas molesto - dijo mi amigo rodando los ojos

Y yo suspiré.

- ¿Estás bien? Quiero decir....por lo de anoche y tal - comenté

- Si, solo pasamos frío, pero luego estuvimos jugando a hacernos preguntas - respondió mi amigo sonriendo

- Ya veo....me alegro
 

- Aaaaachiiis!!

- ¿Otra vez?

- Si....yo creo que me he resfriado - respondí a mi hermana

- ¿Irás a la universidad?

- ¡Por supuesto! Solo es un pequeño resfriado

- Aah.... - respondió ella no muy convencida

Me puse el uniforme, con la camiseta blanca de mi madre, cogí la bolsa con la sudadera de Nick y me subí en la bicicleta camino a la universidad.

Me costó bastante llegar al lugar, tanto que casi llego tarde. El resfriado me estaba impidiendo llegar a tiempo.

Puse la bicicleta en el mismo sitio de siempre y fui directa a clase. En el camino estuve atenta por si conseguía ver al pelirrojo para darle la bolsa, pero ni rastro de ninguno de ellos.

Llegué a clase casi a la vez que el profesor.

Todo un alivio para mi.

- Por los pelos Lynn - me susurró mi amiga mientras me sentaba a su lado.

Yo le sonreí asintiendo con la cabeza.

Pronto, la clase empezó y nuestras manos comenzaban a cansarse de tomar apuntes, ¿¿quién dijo que en las escuelas privadas se aprueba pagando??

Tras las intensas dos primeras horas, llegó nuestro amado descanso.

- ¿Te encuentras bien? - dijo mi amiga preocupada mientras caminábamos hasta la cafetería

- S....Si - respondí con un poco de dificultad.

- No lo creo....- acercó su mano hasta mi cabeza, tomando la temperatura.

- Lynn....creo que tienes fiebre.

- No es posible, esta mañana estaba prácticamente perfecta. Tampoco me encuentro tan mal, solo es un pequeño resfriado - aseguré - por cierto, ¿sabes donde podrían estar los chicos de J4?

- Probablemente estén en su caseta o estarán por ahí dando vueltas y mojando bragas.

- Que ocurrente - comenté aguantando la risa.

Tras nuestro desayuno, volvimos a clase para continuar el siguiente período.

Cada vez me encontraba peor....tal vez sea verdad que tengo fiebre....pero no podía empezar a faltar, además luego tenia que ir a trabajar y eso si que no podía permitirlo.

Al fin, tras la tortura del malestar y el agotamiento de escribir, la sesión del lunes había terminado.

- ¿Que harás hoy? ¿Trabajar?

Yo asentí con la cabeza.

- ¿No puedes tomarte un descanso? - respondió Sasha preocupada

Y se lo agradecía mucho.

- No quiero hacerlo, nunca he faltado y tampoco quiero hacerlo ahora. Antes de ir me tomaré un medicamento y seguro mejoro para entonces.

- Eso espero....- dijo en un suspiro - bueno, tengo que irme - me abrazó - ¡hasta mañana!

- ¡Hasta mañana!

Iba a encaminarme hasta mi bicicleta, pero entonces caí en que tenia que devolverle la sudadera a Nick....se la entregaría otro día si no fuera por que ¡pertenece a un rico! ¡A uno muy muy rico! Estropear o perder la sudadera seguro me costaba mas de lo que vale la universidad....tal vez exageré un poco, pero mas o menos.



#37868 en Novela romántica
#9913 en Joven Adulto

En el texto hay: adolescentes, drama, amor

Editado: 18.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.