Ni 1millón de Estrellas

Capítulo 22

¿¡Que me fuera!?

- Pero señorito....

- Ni una palabra, quiero que ella se vaya

- No pienso irme hasta hablar contigo - dije cortando su conversación - estoy a tan solo 2 metros de ti, mirame - exigí

Y, para mi sorpresa, lo hizo.

- No tengo nada que hablar contigo, lárgate.

- Yo si tengo cosas que decir.

- Cosas que no me importan.

- Si me disculpa señor - se dirigió al mayordomo - voy a ducharme.

- D....de acuerdo - respondió este sin saber muy bien como reaccionar.

Sin más, Julen se fue.
 

Es mucho más estúpido de lo que pensé.
 

- Lo siento mucho señorita.

-  No se preocupe, aunque volveré, tengo que hablar con el si o si.

- La estaré esperando con mucho gusto - luego se acercó a mi de manera cómplice - desde que vino usted, el es mucho más simpático y educado con nosotros, te debemos una y muy grande - me guiñó un ojo.

- Me alegro mucho - sonreí.
 

Minutos después volvía en mi bicicleta hacia la gasolinera. 

Al final trabajaría esta noche.








 

La odiosa alarma me hizo saber que el día daba comienzo.

Otro estúpido día en el que tendría que sacar fuerzas para enfrentarme contra lo que sea que le suceda a Julen y sus secuaces.

Me vestí con pereza y salí de la casa sin haber desayunado, solo tomé un vaso de agua.
 

Llegué a la universidad y....más suerte para mi....Sasha no había venido.

Al parecer se enfermó y esta en su casa tomando reposo.


 

El resto de la mañana sucedió lento, cansado, aburrido. 

Sin nada interesante, ni siquiera la lección que estábamos aprendiendo. Absolutamente nada de lo que estaba pasando era de mi agrado. Pero esto solo sería el principio de la tortura de la que, hasta ahora, no me habria imaginado en ningún momento.

Salí en la hora del descanso a la cafetería y me compré un pequeño sandwich de atún y tomate para comer.
Realmente amaba los bocadillos de aquel lugar....eran mágia cada vez que le daba un bocado.
Me senté en el banco que había enfrente de aquella bandera que tantos problemas me dió, mientras mis papilas gustativas disfrutaban de aquella maravilla.

No fue hasta que segundos después, tanto mi comida como yo estabamos cubiertas por algo viscoso.

Risas y risas con dedos acusadores se dirigian hacia mi.

- JAJAJAJA que ridicula te ves

- ¡A ver si consigues quitarte todo eso y limpiarte para la siguiente clase!

- ¡Estúpidos! - grité mientras me levantaba e iba corriendo hacia mi próximo objetivo....Julen

Andé tan rápido que cualquier persona diría que realmente iba corriendo.
Ese ricachón iba a enterarse de lo que soy yo enfadada en mi máximo explendor.

¿Enserio era así? Tantisimo tiempo llevandonos bien, incluso siendo cariñosos para que ahora, con su cabezonería y malentendidos, vuelva a ser como antes....
Aquello me decepcionaba y mucho....

Crucé la valla y abrí la puerta de golpe.

- ¡¿Y Julen!? - dije en voz alta hacia Nick, quien me miró impactado y sin saber que decir

- Alina....¿Que pasó? - respondió cerrando su libro

- ¿Que qué pasó? ¿Ahora me hablas no? - dije alterada - ¿donde está Julen?

- Eh....pues....

- Déjalo

- Alina espera - me frenó agarrándome de la muñeca.

- Sueltame Nick - dije sin mirarle a la cara

- Escúchame por favor

- Nick, basta. ¿Qué es eso tan grave que he hecho para que todos paseis de mi? - dije girándome hacia el

- Eso....pues....

- De los demás podria llegar a esperarmelo, pero tu, Nick, tu que eres el que está más centrado y el más maduro....- suspiré

- Lo sé, y lo siento, espero que todo esto se solucione pronto

- ¿Y que es todo esto?

- Todo lo que ha pasado entre tú y Julen.

- Entre nosotros no ha pasado nada - mentí, realmente no sabia ni lo que decia - solo quiero saber porqué, mirame, estoy cubierta de esta asquerosidad sin saber el porqué

- ¿Julen te hizo eso? - dijo notablemente sorprendido

- ¿Quien iba a ser sino? - respondí algo molesta por su absurda pregunta

- No lo se....pero desde que te juntaste con nosotros, el ha cambiado y mucho....el nuevo y mejor Julen no volveria a hacer esas locuras.

- Pues lo que acaba de pasar dice exactamente lo contrario....aun así

- ¿Que pasa?

- Aun asi tengo que hablar con el

Me abrí paso y fuí abriendo las pocas puertas que habian.

- ¡Julen! - le llamaba a voces

- Alina, el está con una visita - dijo intentando calmarme

- ¿Visita? ¡Já! Se va a enterar el y su "visita" de lo que soy capaz

Fue justo la última puerta donde se encontraba el y su visitante....ver aquello me dejó helada....

Ver aquello me hizo revivir aquella pesadilla....



#37933 en Novela romántica
#9940 en Joven Adulto

En el texto hay: adolescentes, drama, amor

Editado: 18.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.