No Me Sueltes

VIGDÍS

EMMA

Utilizo la tarde para hacer compras una vez verificada mi cuenta, no tengo mucho pero lo que mis padres me daban semanal siempre lo guardaba.

-¿a dónde iremos? -Le pregunto a Simón mientras conduce su carro.

-a una tienda de ropa, la necesitas. -Responde Kasi.

-vale, pero.... ¿está muy lejos?

-cariño. -Me mira Simón-. En NY nada queda lejos.

Miro por la ventana y contemplo los enormes edificios que caracterizan a NY. En Canadá también los hay pero.... esta ciudad no duerme. Saco la mano por la ventana para sentir el viendo pasar, si hay algo que me gusta de NY son sus calles por la noche, de pequeña siempre las veía por las fotos que mis padres se tomaban.

Pensar en mi familia no me sienta bien, ya que lo único que quiero es estar acostada en la cama, no quiero pararme pero para ser sincera no sé cómo decirles que no a los chicos y también, no creo que estarlo me ayude en algo, pero lo necesito.

-¿podemos regresar? -Pregunto de repente y sus ojos se conectan con los míos, sé que está mal jugar con su tiempo así pero lo necesito-. Por favor.

-¿Para qué? -Pregunta Kasi-. ¿Qué harás?

-Sólo estoy cansada. –Miento-. Quisiera ir a la cama.

-No. -Habla Simón-. La depresión toma fuerza cuando te quedas en cama. -Habla como si me conociera y sus palabras me molestan.

-No tengo depresión. -Digo molesta.

-la tendrás si te quedas en cama.

-Quiero regresar. -No me gusta su postura.

-no regresaremos, está bien que llores en las noches, pero con poderes y en depresión, no le harás bien a nadie.

-Qué no tengo poderes, joder. -Alzo la voz pero aun así no se detienen-. Quiero bajar. -Repito al ver que no les importa lo que digo-. Quiero bajar. -Las manos comienzan a sudarme y el nudo en la garganta volvió, mi pulso se ha elevado y siento que quiero gritar-. Para. -Abro la puerta y me alivia ver que el semáforo se puso en rojo. Salgo del carro y mis manos comienzan a temblar. <Necesito salir de aquí> me duele el pecho y el nudo en la garganta me hace arder los ojos. La desesperación me toma y yo sólo quiero gritar lo que siento.

-Emma. -Habla Kasi, la escucho como si estuviera a mi lado pero no la veo-. Vamos a casa. -Su voz se escucha con miedo.

Sigo dando vueltas tratando de comprimir el dolor que siento por perder a mi familia, a la luz de mi vida, a todo mi ser.

-no puedo con esto. -Les grito.

-Emma. -Dicen mientras los veo en el piso tapándose los oídos al igual a la gente a mi alrededor

-Me duele. -Digo muy despacio mientras pongo mi mano en el pecho al sentir que mi corazón se parte en dos por el recuerdo de mi familia.

-Vigdís. -Llaman y yo recuerdo esa voz. La que me sacó ese día de entre tanta gente. Borroso veo a Kasi y Simón caminando a mí.

-Quiero ir a mi casa. -Vuelvo a grita para que me lleven y ellos vuelven a caer de rodillas con las manos en los oídos-. Por favor. -Ruego muy despacio.

Las mismas manos me abrazan por detrás con fuerza sacándome del lugar llevándome al mismo deportivo en ruina, mientras el dolor me consume y las lágrimas no dejan de salir, las manos me tiemblan y los huesos me duelen.

-Está bien. -Dice mientras se aleja de mí-. Suéltalo.

El dolor en el pecho me consume al no ver los ojos que por años me despertaron, los brazos que por años me consolaron y la sonrisa que por años me llenó de Luz.

<Los extraño demasiado> Mi pecho duele. <Por favor, vuelvan> el dolor me consume al saber que no lo harán. <Por favor> sus sonrisas llenan mi mente sacando mi dolor a la luz.

-POR FAVOR. -Grito sacando de mis entrañas el color que me comprime el pecho mientras las lágrimas salen como si tuviera una fuente infinita, despojándome de lo que se me forma en la garganta, del dolor en el cuerpo, y con la sensación de que aunque lo pida jamás volverán, jamás volverán porque murieron, los mataron. Me los quitaron. Mi frente toca el suelo mientras lloro con desesperación. Mientras grito con desesperación. Quiero que esto pase y que no me duela más. Los minutos pasan y no se en que momento Kasi y Simón se pusieron a mi lado.

-Cariño. -Habla Kasi mientras pone su mano en mi espalda-. Te entendemos. -Las lágrimas vuelven a caer.

-Tranquila. -Habla Simón-. Ya pasará.

Me abrazo a Kasi buscando lo que no voy a volver a sentir pero lo necesito, necesito sus brazos y de una manera u otra agradezco que estén aquí.

-Lo siento. -Digo muy despacio al sentir que los dejé solos-. No quería bajarme del carro de ese modo. -Se ven y luego posan la mirada en mí.

-no pasa nada. -Me paran y Kasi, con un pañuelo que le entrega Simón, limpia mi rostro. Me avergüenza que me vean así pero agradezco que no me juzguen.

-Me avergüenza estar así delante de ustedes. -Se tiran a reir.

-Tranquila, nosotros pasamos por lo mismo

-¿Perdieron a sus padres? Tomo la mano de Kasi para que deje de limpiar mi rostro.

-Sí. Hace muchos años. Así que tranquila que te entendemos.

-Lo siento tanto. -Los abrazo a cada uno y ellos hacen lo mismo.

-Estamos viviendo con eso, tú también lo harás. -Dice Simón y asiento.

Caminamos para salir del lugar mientras pienso en el hombre que volvió a tomarme, yo sé que es el mismo porque volvió a llamarme de forma extraña. Veo el Mercedes Benz blanco estacionado y procedemos a montarnos, la noche casi llega y me da un poco de pena no haber comprado nada de ropa y arruínales la salida a los chicos.

El viaje se me hace largo y el hambre se apodera de mí.

-Les invito algo para comer si me disculpan por lo de hoy. -Hablo sin verlos.

-Qué perra manipuladora. -Dice Kasi-. Está bien, vamos. -Sonrió para mí mientras pasamos por un lugar de comida rápida. Pedimos algunas cosas y nos atragantamos de comida.

-Estoy lleno. -Habla Simón-. Así si te disculpo siempre. -Nos reímos y terminamos de comer.

-Ya no quiero, me he llenado. -Tengo la hamburguesa por la mitad-. Toma. -Se la doy a Simón.



#2428 en Fantasía
#3122 en Otros
#532 en Acción

En el texto hay: fantasia, poderes, amor amistad

Editado: 01.07.2024

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.