No sólo los ángeles vienen del cielo

CAPÍTULO #1

Capítulo 1:  Presentación Importante
 

Del amor al odio hay un pequeño paso. ¿Como es posible que dos seres que se amen puedan hacerse tanto daño? 
Cada día se escriben infinitos cuentos con  el amor de personaje principal. Donde el destino y la vida dependen de esta insignificante emoción. Donde es malo el que no ama y bueno es al que todos quieren «¿enserio?»

Son miles las historias clichés sobre dos enamorados, que son tan felices que parece película, del amor y cariño que los dos profesan, sobre el dolor profundo de sus partidas. De donde aprendieron tanto él uno del otro que es casi imposible volverse a encontrar. Todo tiene su lógica, se han acostumbrado a que sus virtudes tapen sus defectos, tanto que cuando la otra persona se marcha no soportan acordarse de sus imperfecciones y sufren ¿Acaso es eso lo que llamamos amor? A la causa de sufrimientos a nivel emocional? ¿A qué las perfecciones tapen tus defectos?

Escuchamos todos los días sobre esas historias felices, con un final mágico y de ensueño, así que atentamente te lo vuelvo a decir: Ni la vida ni esto tiene un final perfecto. Nada de lo que leas será para pensar en algo lindo. Recuerda que tanto la alegría como la tristeza son efímeras. Por ende, la vida es tan incierta, que la felicidad debe aprovecharse en  momento en que se presenta.

Si hablamos de amor, este es tan extraño, es muy efímero y causa tanto dolor que merece no existir, ¿cómo algo tan perjudicial puede ser tan admirado? Son dudas que matan, respuestas que debemos dar; el amor desprende pureza digna de apagar.  Es triste amar tanto a alguien que duela, y como dijo Duck Holand: la peor droga de todas, son las personas

Por eso, tranquilos, no desesperen; estamos en un punto donde los pensamientos son en único sonido en  ambiente. Donde no solo reina la tristeza sino también las lágrimas. Donde las imperfecciones son tu boleto de ida y vuelta. Donde ser imperfecto es mejor que ser normal. Donde las penas brotan del corazón cómo una cascada. Donde nuestra oscuridad tapa la luz de nuestras almas. Donde somos uniones de pequeños instantes. 
Casi estamos, son muchas las emociones que brotan a razon desde estas páginas, así que aguarda sentado, yo soy el que te relato. ¿Pero, una sutil pregunta, qué somos, que eres? 
Nacemos y somos moléculas microscópicas que mas tarde crecen para seguir siendo insignificantes. Yo, en cambio sencillamente soy él narrador omnipresente, puedo hacer que la historia de un giro inesperado, puedo hacer que un inocente conejo muera a manos de un hombre drogado si así lo deseo. Pero calma, que soy malo pero no terrible, podría, si quisiera, atropellar a Luke, —!perdón, quise decir a Zack!— Lo siento, es la fuerza de la costumbre.

Todo empezó cuando le llamé y nadie contestó...
Fui nacido a través de un alma rota y maltrecha. Llegue a media voz de un llamado. Un guerrero sacado del campo de batalla, en cuyos últimos instantes trajo luz a una sombra casi marchita. Llegué para separarlo de la fría mano de aquel monstruo llamado desesperación. Separé su ser de la fina línea entre la cordura y la locura.

En medio de situaciones alternas donde tenía dos constantes: esperar y hacer, en razón de dos momentos con la férrea esperanza de luchar contra  vacío eterno y donde todo es crisis y la tormenta se avecina, no tuvo una luz que le guíe y solo quedaba esperar. 
Bajo la sombra de todo, bajo el genuino instante de aquel que embellece pero no ilumina, siempre todo tiene solución. Todo se resume a batallar, aunque los pies no te den mas. 
Largarse solo empeorará las cosas, mientras en el letargo irónico del ser denominado destino, resurge en medio de bastiones de sed y sangre una idea, un pensamiento, pues.... recuerden, solo el que quiere, tiene fuerza para salir adelante
Y ese fui yo. El destinado para aquel ser.

Aparecí un día. Para desgracia de ese cometido. Fui su sombra, talón tras talón, paso por paso. Presencie los mas horribles actos que un ser tan joven pueda ser víctima. Reconstruí en silencio todos los instantes y los intenté borrar poco a poco, aunque fallé en mis acciones, cada sentimiento triste solo se guardaba en los recónditos espacios de su mente, cerrados con tal fuerza que las emociones no pasaban.
Él fue un ser cuya voz jamás fue escuchada que, tras un oscuro pasado, y un tierno corazón tan roto, jamás negó un abrazo, aunque en su vida nunca los tuvo, ni una caricia, ni una mísera buena acción. Siempre con alegría, aunque solo yo sabía lo que se escondía bajo todos sus "felices actos":

Era una criatura tan rota que no merecía la pena un arreglo. 

Solamente yo era un infeliz reflejo atrapado en un pensamiento cuyo único propósito era esperar y ser paciente. Y cuando las notas fueron perfectas, y juntas formaron la sinfonía del desastre, este ser, nacido de ningún lugar, sirvió como luz de faro ante el caos que era la eterna noche de su vida.
La lastima no cabe entre estas paredes, todo es normal, y se volverá peor con  tiempo, todos los nacidos bajo la misma sangre se levantaran un día y juntos,  y yo, gobernaremos las riendas de aquel señor tan peculiar llamado vida

Yo fui la luz al final del pozo oscuro. Él fue hijo de ángeles caídos, yo fui  ángel de su infierno y el demonio de su cielo. Doy y di la fuerza  para reír, para el dolor ignorar y para poder sonreír, ya que una sonrisa calma a todos, aunque estemos más muertos que vivos, aunque nuestro corazón sea la combinación perfecta de millones de fragmentos rotos, aunque estemos tan desteñidos por dentro que todo lo que veamos sea gris. Recuerden todo esto ya que una sonrisa a todos calma.

Esto apenas comienza, ya que sin mi no hay nada. El que domina las acciones soy yo, aunque no me escuchen, atiendan por ultima vez, nada aquí es en vano.
También yo soy "él", soy por  que depende la supervivencia de nuestro muchacho. Soy el que siempre esta presente, el que ayuda y hace pensar, puede que me consideres cruel y sádico, también puede que me consideres que nada me importa, o hasta que soy  malo de este cuento, aunque no hay nada más cerca de la realidad, pues soy aquel al que llaman sin patria, soy  de las dos caras, soy  que no tiene nombre
Si Llegaste hasta aquí y no te aburriste ni sentiste nada te felicito, ya que tienes el corazón de piedra. Ahora vayamos a crear este triste historia...



#710 en Terror
#3417 en Thriller
#1812 en Misterio

En el texto hay: sufriento, adolcentes, emociones lastimadas

Editado: 23.07.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.