No sólo los ángeles vienen del cielo

Capitulo #3

 


Flashback (Independiente)
Un niño menor de 2 años es despertado a gritos por un hombre borracho, este, en su inconsciencia decide que  mejor castigo por preguntar por su fallecida madre es molerlo a golpes. Poco importaron los gritos desgarradores de aqula persona, ni la sangre que caída cual cascada, tampoco importaron las heridas, poco importó que sea niña. Y pues... qula cruda noche, la pequeña perdió su querida inocencia....
               [....]
Las ganas de llorar nunca me abandonan, es que acaso soy un alma destinada al sufrimiento?  Es normal reír de la nada?, es normal llorar de repente? No se si es cierto que exista un futuro, pero duele sentir; las emociones pesan...

Me detengo en seco. Parece mentira que alguien que ha trabajado tanto y durante mucho tiempo sea tan flojo. Sigo sin entender por qué me canso tan rápido, es verdad que estuve bastante tiempo subiendo, pero no es normal. Tengo hambre,  tengo sed que si  cansancio, sudor. —Ay si me viera Ñaña. 
Si no lo saben, que obviamente no lo saben, Ñaña es, literalmente la mejor persona d mundo. Es una viejita de 83 años, con unas ganas de vivir tremendas. Según nos contaba en  orfanato -donde trabajaba- ella se retiró a una casa en lo lejos del bosque cuando era todavia joven. Cansada de aguantar todo el dolor de los recuerdos y a todos los problemas y situaciones y la mala vida en la ciudad
Por eso se fue sola y se fue lejos. Bien lejos, donde nadie podría encontrarla. Y según decía, había sido muy feliz en su bosque. Tan feliz como nunca antes lo había sido. Allí estuvo viviendo un tiempo con un viejo brujo; brujo que le enseñó los secretos y la magia de las hiervas. Con él, aprendió a espantar a la muerte con unas hojitas muy pequeñas y tiernas que se encontraban cerca de los ríos, con él conoció los secretos de las estrlas y su relación con el destino. Gracias a él, entendió  significado de las sinfonías nocturnas, lo que significaba el crepitar del fuego de una vela y millones de cosas mas.
La señora de las flores le decíamos, mas bien como apodo. la se encargaba de tener la iglesia llena de flores. Su favorita eran las orquídeas, en especial las Pleiones. Aquellas flores, entristecían a mi Ñaña, pero no tristeza de estar triste, sino tristeza de quien recuerda y tiene tormentosas memorias

La señora nos enseñaba en sus ratos libres canciones románticas de su tiempo, también a bailar tango, a hacer guisos y vinos, a ligar esencias que producían nuevos y aromáticos perfumes. la nos enseñaba en las noche de luna llena a leer  misterioso significado de las cartas de Tarot
la era como mi segunda madre, una ancianita que si no fuera por la ley, estaría encerrada en mi cuarto preparando galletas todo  día. Aunque digan lo contrario, para nada es una señora senil y de bastón, claro que no. A su edad caminaba derecha y sin ningún aparato y si le llevabas la contraria se ponía hecha una furia —ya sea si estaba en lo correcto o no— Su po era negro como  azabache y ni una cana tenía. Solo las arrugas y la voz algo cansada databan su avanzada edad. Su mirada a pesar de los años tenía esa chispa de vitalidad  y energía un poco difícil de encontrar en sus contemporáneos. No era muy alta pero cuando te regañaba., ya seas adulto o niño, te hacia sentir un enano o muy pequeño.
Jamás supimos como se llamaba, ni siquiera algún apellido. Pero eso no fue razón para no conocer todo de la. Ñaña fue la persona mas especial que pude conocer en la vida. la me cuidó y curó como a un hijo. Nada era suficiente, nada era por gusto, cada acto de la fue para convertirme en un ser humano.
la limpiaba las lágrimas de mis ojos cuando despertaba gritando por alguna pesadilla. Era ella, el único ser que ha sentido cariño familiar por mi. Fue la la que me acompaño al primer día de escuela, y la primera en tratar mis heridas del corazón, y cuando peleaba y regresaba con heridas graves, ese ser mágico de luz me curaba y se quedaba a mi lado
No hay palabras en esta tierra que aguanten el peso de expresar amor a una persona

Pues... Creo que ya hable suficiente de ese amor de persona. Para resumir solo puedo decir que, por personas como la todavía hay salvación en  mundo. Aunque todavía sufro que ya no esté, porque así es la vida. A los que dieron su energía y todo su ser para ayudar a los necesitados y a los mas vulnerables, siempre les pasa todo lo malo. Como si  karma no existiera. Ahí me pregunto —Donde esta  Dios al que siempre profesan?— cinismo, todo es cuestión de hipocresía. 
Por mas que quiera detenerme no puedo. Nadie ha sabido lo que se esconde bajo una frase bien camuflada más que yo. La soledad siempre ha sido mi fiel amiga, y cuando los demás niños del convento jugaban, me rechazaban y yo iba al salón de las velas. Si mal no recuerdo, era allí donde el padre y la madre superiora rezaban todos los días durante varias horas, encerrados, alejados del mundo y de los ruidos banales. A veces se escuchaban quejidos u otro ruido raro. Pero nada peculiar.
Sólo por las noches, y en algunas ocasiones iba a ese lugar a rezar por mis padres. Recuerdo que era un lugar bastante oscuro y cerrado, tapizado con tela roja y blanca, de gris suelo y varias cruces de plata. Iba a ese lugar por los susurros de las almas, si me concentraba, podía sentir como decían palabras sin sentido. No eran más que voces alejadas de la realidad de una mente solitaria. Pero a veces, sólo aveces, era mejor vivir acompañado de voces que de añoranza.
En aquella época todavía creía que yo podría llegar s ser querido, y que mis padres tal vez estaban buscándome. Nada mas alejado de la realidad, pues 9 años después seguiría un camino para intentar reunirme con ellos
 

             [....]
Y pues aunque sigo subiendo y escalando, me detengo cada ciertos momentos a ver el cielo y todos sus misterios. No solo las nubes hacían pictogramas, el color del alba era grandioso, cada día adoraba más a mi fiel confidente. Ya esta oscureciendo y con ello el final de mi travesía. Resuena otra vez en mi cabeza la fatiga y la bestial sensación de un estómago vacío



#711 en Terror
#3420 en Thriller
#1814 en Misterio

En el texto hay: sufriento, adolcentes, emociones lastimadas

Editado: 23.07.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.