No sueñes

Capítulo #2 En coma

Jenny  :

Me siento débil, y mi cabeza parece que va a explotar, trato de abrir mis ojos con dificultad y logro ver un ambiente estéril y limpio. Todo era con colores claros y una habitación grande. Intente mover mi brazo, pero eso fue un intento inútil, parece que mi cuerpo no desea responder. Tengo aparatos conectados a mí y eso hace que tenga una mala sensación, además de percatarme de que no hay nadie más que yo en una cama de lo que creo es un hospital.

-¿Sra. Martins se encuentra bien? -pregunta mientras se acerca corriendo a hacia mí una enfermera.

-¿Perdone, como me llamó?? le dije confusa y haciendo mi mayor esfuerzo.

-Debe sentirse débil por los medicamentos, pero que haya despertado es una buena señal. En unas horas se sentirá mejor a medida que su cuerpo vaya asimilando la reacción de estos. Mi nombre es Milagros, estaré pendiente de usted. Voy por un vaso de agua, me imagino que aparte de cansada este sedienta.

Asentí y pensé que lo último que quería era agua, sino que me aclarara qué diablos a hacia yo allí, en ese estado y porque me había llamado por un apellido que no era el mío. Ella regresó con el agua y unos doctores que no pararon de examinarme y felicitarme por mi fuerza y ganas de luchar. Cada vez me sentía más aturdida y no sabía ni de que hablaban. Efectivamente luego de unas horas comencé a sentirme mejor. Me retiraron algunos aparatos y hasta me trajeron algo ligero para comer, mi estómago agradeció más que yo, aunque pareciera que hacía años no probaba nada de comida. Me veía delgada y me asusté al pensar que no me recordaba así. Yo no era la del cuerpo perfecto, pero me mantenía en forma, y no había manera que en dos días yo perdiera tanto peso. Trate de recordar, pero mi mente solo divagaba. Toque mi botón en la cabecera de mi cama, y a los segundos apareció Milagros con expresión preocupada.

-¿Pasa algo Sra. Martins?

-Sí, ¿primero porque me llamas Sra Martins? Ese no es mi apellido -le dije

-Porque es el apellido de su esposo. respondió tranquilamente

¿Mi que? Mi mente acababa de estallar en mil pedazos. ¿Esposo? ¿Cuándo yo me casé? ¿Qué está pasando? Esto debe ser una broma. Necesito salir de aquí, que alguien me explique, creo por un momento que estoy soñando, cuando recuerdo vagamente que casi me atropellan.

-No,no,no, esta bromeando, no es cierto, yo no me he casado, ni tengo esposo, ni nada. ¿Quién me trajo aquí? ¿Qué mierda esta pasando, ¡¡hable de una maldita vez!! me da igual si le estoy gritando

-Señora por favor cálmese, su esposo la trajo aquí. Usted no se encontraba con buena salud. De hecho, nunca pensamos que se recuperaría tan pronto. Los pacientes en coma...

No la dejé terminar, esa mujer estaba loca, como que en coma, creo que me va dar algo si me sigue esta presión por dentro

-¿En qué? ¿Que yo estaba en qué? No,tiene que haber un error. Yo no recuerdo nada de es Es una broma ,si eso, una mala, ¡así que dígame de una puta vez la verdad!

Milagros se sorprendió por mi arrebato, pero en ese momento me daba igual las impresiones, ella no se había despertado sola y perdida en lo que parece un hospital de lujo.

-¿Cuánto tiempo he estado aquí? - pregunto perdiendo lo que me queda de paciencia al ver que ella solo me observa como si tuviera diez cabezas.

-Cuatro meses Señora. - respondió

Aquello fue un balde de agua fría que me lanzaron. Ni al despertar me había sentido tan mal. ¿Cuatro meses? No pude haber borrado tanto tiempo, sigo sin entender, tenía que salir de aquí.  tenía que averiguar qué había pasado. Me levanté de la cama, me dirigí hacia el baño cuando Milagros me giró hacia ella, haciendo que volviera en sí.

-Necesito que se calme Señora o tendré que medicarla.

-No, no lo entiendes tengo que salir de aquí, tengo que averiguar que pasó

-La confusión es normal es su estado señora, le pido se calme y se relaje por su propio bien. -intentaba tranquilizarme.

-¡Que me dejes joder! -Y quité su mano con brusquedad. Provocando que llamara a los doctores y entre fuerzas y golpes de mi parte consiguieron movilizarme y que todo se desdibujará otra vez.

.........*****.......

-Tuvimos que sedarla para que se calmara, se volvió agresiva y no sabía ni como había llegado aquí, ni que tenía esposo. - Dijo una voz desconocida para mí, que podía escuchar torpemente mientras habría los ojos.

-Vine lo más rápido que pude al enterarme. No sabe la alegría que me dio que hubiera despertado. Después de este tiempo, es la mejor noticia que me han dado -dijo un hombre parado frente a mi cama, hablando con una señora vestida de doctora.

Aturdida parpadeo varias veces y hago un leve ruido, consiguiendo sus vistas sobre mí. Vi con dificultad, un rostro que parecía familiar, ese rostro que tenía en el algún recuerdo de mi mente...

-¿Estas bien mi amor?- me preguntó
-¿Mi amor?¿porque me llamas así?



#44573 en Novela romántica
#7138 en Chick lit
#29337 en Otros
#4106 en Acción

En el texto hay: chicomalo, amor romance drama mafia secretos

Editado: 13.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.