novio de otro mundo

—Capitulo 3—

 

Luna 

 

Ese chico de ojos verdes, me parece muy familiar, ¿de dónde te conozco chico del metro? —pienso. 

Justo en ese momento una mano toca mi hombro, interrumpiendo mis pensamientos. 

Mierda, oh mierdaa, creo que es el ojiverde, Dios, ¿Qué hago?, ¿Qué le digo? —pienso. 

Giro mi cabeza lentamente, un poco nerviosa ya que no sé cómo actuar, pero en lugar de encontrarme con los ojos verdes del chico del metro, me encuentro con unos lindos grandes y profundos ojos grises. 

— Hola, linda ¿me recuerdas? —me dice el dueño de esa mirada gris,mientras me dedica una sonrisa mostrando una dentadura perfecta. 

 

¿enserio es el?, no puede ser —pienso. 

 

 

‘inicio de flashback’ 

 

¿Creen que una persona se puede enamorar en 24hrs? 

Yo pensaba que No 

Pero cuando conocí a el tipo con ojos grises 

  ¡Cambie de opinión!…. 

 

Esta es la historia... 

 

«6 meses atrás» 

 

Estoy en una playa de Cancún, junto a mi mejor amiga Sofia y mi prima Mary, todas llevamos puestos unos bikinis y nos asoleamos junto al mar. 

 

Sofia luce un bikini rojo, este color resalta con su piel trigueña su cabello es muy chino, tipo afro, y tiene los ojos verdes muy oscuros,  

 

Mi prima Mary lleva un bikini verde claro, su cabello es corto y rubio, pero en las puntas este teñido de verde, lleva una coleta alta. Su piel es apiñonada. 

 

Yo llevo un bikini rosa pastel, llevo suelto mi largo cabello y tengo puesto un pareo para no sentirme tan expuesta en el traje de baño.. 

 

— Oigan, niñas ¿Qué haremos mañana? —pregunta Sofí. 

—No lo sé, pero tiene que ser increíble —contesto. 

— Es un día muy especial —dice Sofí. 

— Ahí, no es un día tan importante…. ¿Qué les parece si pedimos pizza y vemos una película? —nos dice Mary. 

— No, no y no, es tu cumpleaños Mary y no solo cualquier cumpleaños, si no que cumples 18, vayamos un antro. 

— ¿Olvidas que acabo de cumplir 17?,  ¡No voy a poder acompañarlas! — les pregunto, haciendo cara triste y un puchero. 

—Lo sabemos Luna, pero Claro que vendrás, buscaremos la manera de colarte, déjamelo a mi —me dice Mary. 

— De acuerdo. —contesto sin muchas esperanzas. 

 

Nos quedamos unos minutos en silencio, apreciando el hermoso atardecer que esta frente a nosotras, hasta que escuchamos una voz. 

— Hola chicas ¿les gustaría jugar voleibol con nosotros?  —nos pregunta un chico moreno, alto y con ojos color avellana y solo lleva puesto un short rojo con flores blancas. 

—Seguro —contestamos las 3 al mismo tiempo. 

— ¡Genial! —nos dice el chico con una sonrisa. 

 

Nos levantamos de la arena, nos ponemos una camiseta y caminos hacia el chico

—Ah, por cierto, me llamo Noah—comenta el chico

—Me llamo Sofia, yo María —se apresuran a contestar. 

— Ah, y ella es mi mejor amiga —me presenta Sofí. 

—Jaja, un gusto conocerlas.

—Igual

Caminamos con Noah, hasta llegar a una pequeña cancha de voleibol en donde se encuentran otras 2 personas, una chica y un chico.  

—¡Ey, chicos, Ya volvi! ... y no regrese solo —anuncia Noah. 

El chico lo ignora ya que está hablando por teléfono, mientras que la chica se acerca a nosotras con una sonrisa. 

— Hola señoritas, ¿como estan? me llamo Eva —nos comenta,  

Eva tiene ojos y cabello color chocolate, su piel era color canela, y se parecía mucho a Noah. 

— Ay, se parecen muchísimo  —les pregunto. 

— Emmm, si, jaja, nos lo dicen seguido, somos mellizos —comenta Noah 

— Jeje, solo que yo soy mas linda. —bromea Eva 

 

Observo como el tipo que anteriormente estaba en la cancha junto a Eva, cuelga la llamada y camina rápidamente hacia nosotros. 

Me permito observarlo un poco y lleva puestas unas gafas de sol oscuras, sus labios son rosados y tiene una sonrisa que es simplemente perfecta, sus mejillas están algo rojas supongo que por el sol quemando su piel, el color de su piel es muy clarita, su cabello es gris oscuro largo y ondulado. es Bastante alto, lleva puesto un short azul turquesa y una camiseta blanca. 

Entonces, a lo que vinimos gente —nos dice, guiñando un ojo y con una sonrisa el su rostro. —¡vamos a jugar! 

guau, es bastante lindo—pienso, 

— andando. —contentamos todos. 

 

Jugamos un poco, yo hice equipo con Sofí y con Mary, y me di cuenta de que soy asco jugando, el voleibol no es lo mío. 

Aunque no soy para nada buena, quería esforzarme, porque el equipo contrario es muy bueno, sobre todo el chico con cabello patinado, Mary y Sofí hacen casi todo el trabajo y además estamos perdiendo. 

 Intento golpear la pelota, con todas mis fuerzas, pero al hacerlo mis rodillas se estampan con la arena, dejando un par de raspones en mi piel. 

— Peque ¿estás bien? —pregunta Mary  

— Si, no te preocupes , la próxima será nuestra! 

— ¡así se habla, linda! —dice Sofí — Cubre los pases cortos, Mary y yo iremos a el fondo. 

Me coloco en mi posición, y es ahí cuando lo veo, la pelota viene directo hacia mi rostro. Vine tan rápido que no meda tiempo de reaccionar y ¡la pelota se estampa justo en mi nariz! 

Caigo a la arena 

— ¡Oh, dios lo siento tanto! — dice Eva — ¿estás bien? 

— auuch , ¡s-sí, no te preocupes, sigamos jugando! 

— ¿estás segura? 

— Peque, no creo que sea buena idea —dice Mary 

— tranquila, me siento bien  

— creo que deberíamos parar, para que te recuperes — me dice Sofí, puedo notar que está preocupada 



#28021 en Novela romántica
#6622 en Joven Adulto

En el texto hay: comedia, drama, amor adolecente

Editado: 07.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.