novio de otro mundo

—Capitulo 4—

Luna 

 

Parte 2 del flashback’ 

 Camine junto a el chico de ojos color humo y logramos regresar a la cancha de voleibol, pero no se encontraba nadie, ¡Nos dejaron! 

No había ninguna persona cerca, además ni el ni yo teniamo nuestros celularares, no teníamos dinero, y el chico de ojos grises estaba empapado y para colmo hacia un frio infernal. 

De seguro se va a enfermar —pienso. 

Así que decidimos salir de playa y buscar a algún ser humano piadoso que nos ayude, quizás prestándonos su celular para hacer una llamada o algo así, pero las pocas personas que nos encontramos eran prostitutas o hombres borrachos tomando cerveza. 

—Oye, ¿Sabes dónde estamos? —me pregunta. 

—No lo sé, pero este lugar parece ideal para grabar alguna película de terror, da miedo —contesto. 

y era verdad todo estaba muy oscuro, las calles estaban vacias, y estaba segura que en cualquier momento nos asaltarian, 

oh brayan no nos vayas a asaltar porfis

—¿No me digas que tienes miedo? 

—Claro que No, dije este lugar da miedo, no que tengo miedo. —comento. 

—No tengas miedo ¿sí?, ¡Te voy a cuidar, linda! —me dice mientras sonríe dulcemente 

—Ya te dije que: ¡No tengo miedo! —le digo dándole un empujoncito con mi codo. 

Nos encontramos caminando por las calles de la ciudad, y solo nos ilumina la luz de la luna, y uno que otro poste de luz y hay muchos callejones. 

—ey, ¿No crees que es como si estuviéramos dentro en una película de Zombis? —me pregunta 

—¿Z-zombis? 

— ¡Si! Y en cualquier momento un Zombi saldría de algún callejón, y nos persiguiera para devorar nuestros cerebros. 

—L-los zombis no existen —le digo 

— Ya lo sé, pero si por alguna razón si existieran, tendríamos suerte si nos transformarnos rápidamente, porque si no, probablemente mordisqueen lo que quede de nuestros cuerpos hasta dejarnos en los huesos... —me dice, 

 se que intenta asustarme, pero No funcionara 

—Eso no pasaría, porque para empezar primero te ofrecería de sacrificio y yo correría más rápido que Flash, y los zombis no me alcanzarían porque son muy lentos —bromeo 

Me adelanto un poco, pero en un rápido movimiento El chico me toma de un brazo, luego me agarra de la cintura y me atrae hacia él, siento como un escalofrió recorre mi espalda, pues su ropa esta mojada y fría. Cuando intento zafarme, el aumenta la fuerza de su agarre y cuando sus labios están cerca de mi oído grita muy fuerte ¡Buuuuuuuu! 

—¡Aahhhhhh! ¡No quiero que me coma un Zombi!,  

¡Hay! Si me muerde un Zombi, ¿Desayunare cerebros todos los días?  

¡Fuchi!, !No quiero desayunar cerebros! —grito pensando en voz alta. 

Su pecho subía y bajaba rápidamente y su respiración era agitada 

Solo se relajó el chico estallo en carcajadas y el agarre que la sostenía se aflojo y aprovecho esa oportunidad para zafarse, mientras se quedó observando a el chico llorando de la risa, literalmente. 

—¡Mierda! Ash... Aunque este idiota se está burlando de mí, su estúpida sonrisa es encantadora. —pienso 

 

—¿Sabes? Eres la persona más rara que he conocido, — me dice 

—¿R-rara? 

—¡Siii!, Ohhhh vamos, Me llamas idiota y alagas mi sonrisa en una misma oración, Eres.... muy peculiar —me dice sonriendo y guiñando un ojo 

¡Mierda!, ¡mierda! ¡Lo dije en voz alta! No puede ser; que vergüenza —pienso 

Siento mis mejillas arder y el corazón me late rápido, justo en ese momento se me ocurre una brillante idea, ¡Niégalo! Dile que tu no dijiste eso. 

—¿Perdón? Yo n-no di 

—Te perdono —me interrumpe 

—Ashh ¿sabes? ¡tú eres el raro! chico Zombi —le digo con algo de fastidio. 

—Jajaja, solo acéptalo, linda, piensas que la sonrisa de este Zombi es encantadora. —bromea haciendo comillas con sus dedos cuando dice la palabra Zombi y ensancha su sonrisa .

..

A lo lejos puedo percibir un local muy iluminado y música alta sale alli, y afuera de este local, me parece reconocer unas siluetas, enfoco mi vista, lo veo claramente son Sofí y Mary, y están junto con Eva y Noah 

—¡Hay! —grito, mientras señalo hacia la dirección, en donde se encuentran mis amigas 

—¡Vamos! —me dice, y ambos corremos hacia esa dirección 

Muevo rápidamente los pies y entre más me acerco un extraño olor golpea mi nariz, ese olor es alcohol 

Lo que me faltaba, todos están ebrios... 



#28021 en Novela romántica
#6635 en Joven Adulto

En el texto hay: comedia, drama, amor adolecente

Editado: 07.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.