Ola de suerte

Parte 5: Fiesta y viejos amigos

El resto del fin de semana transcurrió bien, tan bien que Alba y Logan decidieron hacer una "pequeña fiesta", o eso querían ya que no salió como lo esperaban, de hecho fue un error. La planeación era simple, invitar a algunas cuantas personas, amigos, compañeros de trabajo, tal vez ex compañeros de universidad pero, todo se salió de control, sin saber el número exacto la pareja pudo contar alrededor de cien personas.

—Cariño no te preocupes, mira son como ciento y algo de invitados, además, todos se ven decentes... —explicaba Logan, luego de ver a un par de ellos que planeaban acercarse a la piscina.

Aquella fiesta pintaba bien, las amigas de Alba fueron, al igual que un par de compañeros- amigos de Logan, este último se fue con ellos y mientras hablaban un poco sobre el futuro de los negocios, por la puerta se oyó el timbre y a las afueras el motor de diez coches a lo sumo, a Logan esto le pareció raro así que fue a abrir y Dios, con un sobresalto al ver a la cantidad de personas de su casa, los invitó a pasar, uno de sus amigos de Logan se acercó a él, exactamente su editor Ralph.

—Viejo, estás jodido, van a destruir tu casa espera... —dándose cuenta habló con asombro—. ¿Ese que no es el tonto Scooty? Sí, el chavo que se volvió loco al beber en nuestra graduación.

En efecto, el tonto Scooty era el apodo para James, un chico pelirrojo y nariz aguileña que se la pasaba bebiendo incluso en clases, regularmente él y sus amigos eran un desastre.

En los cursos en los que entró Logan seis años atrás en Londres, al recibir una beca para irse un tiempo; en fin, allí conoció a Ralph o Ralphi, el que sería su mejor amigo y que años después y por casualidad se volvieron a encontrar mientras Logan buscaba editorial, desde entonces es su editor y seguramente lo sea hasta el fin.

Ralphi era un chico casi de la edad que Logan, un año mayor solamente, y aunque este es más moreno, en día de invierno aquel color aceitunoso se disimula más. Ahora vive una vida tranquila en Birmingham junto a su esposa y par de hijas pequeñas, así como con su perro Murfy un beagle muy bonito, cada que Logan va a de visita a su ciudad junto a Alba en su Mustang, es más para ver y jugar con el perro, en fin, el chico siempre ha usado lentes, al igual siempre ha tenido su distintivo lunar debajo del ojo izquierdo.

—Demonios Logan, está bebiendo. —En tomó preocupado habló Ralph.

—Creo que ya no se pone loco como antes ademas, no es un niño pequeño.

Logan aunque esperanzado a que aquel chico loco que conoció en esos cursos no estuviese más en él, prefirió ahorrar todo y fue a advertirle que no provocara ni incendios ni alguna muerte, a eso Scooty sonriendo dijo que no se preocupara, tuvo terapias así que, Logan lo dejó confiado.

Al ir con Alba, esta se encontraba con sus amigas y por fin, pudo conocerlas, se presentó cordialmente a cada una de las tres, a Isa, Lucy y Triss.

Lucy y Triss eran hermanas gemelas y ese día llevaban el mismo vestido blanco y líneas negras, el cabello de ambas serpenteaban en una tarde roja y naranja, sus ojos eran de un verde muy vivo, Isa en cambio tenía ojos azules muy claros, casi grises junto a su cabello lacio y negro como cuervo, también tenía lentes como el buen Ralphi.

—Amor le dijiste al tonto Scooty que no hiciera... —titubeante pensando en si se escucharía mal, Alba habló—. Bueno sus tonterías, o relajo pues.

Sus amigas con una risita se miraron al unísono, sabían que fiesta más Scoot y más bebida, no eran una buena combinación.

—Le dije. Ahora sólo espero no tener que correrlo. —Al observar que el tipo se acercaba a la escultura gigante del libro dijo—. Ahora vuelvo, no vaya pasar que tumbe el libro y alguien salga lastimado.

Logan se alejó a dirección de Scoot, no sin antes despedirse de cada una de las amigas de Alba de nuevo muy cordialmente.

Así que mientras Alba y sus amigas hablaban de lo bien que se veía la fiesta y la alegría que sentían al estar reunidas juntas de nuevo, Ralph observó a la lejanía (pues estaba por el jardín hablando con un ex compañero de clase) al tonto tratando de vomitar por la escalera que en ese momento se dirigía a la habitación de la pareja, y claro, a Logan llegando a la escena del crimen.

Logan pese a parecer muy serio y reservado, era muy consciente de su decisión y también era muy paciente incluso en esa situación, fue por un trapeador e hizo que Scooty ya ebrio limpiara, a Ralph le dió gracia pues ese personaje jamás cambió, estaba tan ebrio que no se dio cuenta que Logan le dio una escoba y no un trapeador, y que estaba a seis centímetros de su vomitada limpiando en realidad el piso, y claro, no podía mantenerse en pie más de diez segundos seguidos, Ralph y Logan se miraron al unísono para luego echarse a reír.

Al pasar las horas, Scoot yacía en el jardín ebrio y dormido, otros simplemente nadaban muy tranquilamente, con la única diferencia que eran las dos de la madrugada, exacto no había mucha cordura a esas horas.

Algo positivo es que muchos de los invitados (y claro, los colados) ya se habían retirado, aunque cabe mencionar y destacar que aún quedaban algunos en casa, alrededor de treinta personas, todas dispersadas en sabrá Dios qué rincones estarán, pero lo que es Ralph, las amigas de Alba, Alba y Logan, se encontraban por el jardín que siendo este muy amplio se acomodaron en tipo picnic bajo aquella luna, a Logan y a Ralph se les ocurrió prender una pequeña fogata, a las chicas no les parecía tan mal la idea.

—Digo, ya que se quedarán todos aquí toda la noche, que mejor que prendamos una fogatita y sigamos en nuestra plática. —Miró a Alba y le preguntó—. ¿O tú qué opinas amor?

—Bien, me parece bien mi chico, hay leña por el contenedor, la que guardamos para la chimenea, usemos esa.

Así que decidido todo, Logan se dispuso a ir por la leña, Ralph en cambio fue por botana a la cocina, había  lo que la pareja horas antes había comprado, eran exactamente palomitas de maíz, refrescos, un par de cervezas en el refrigerador, y se dispuso a calentar la pizza entera que quedaba en el horno, la gran ventaja es que no era muy grande así que cabía perfectamente.



#14994 en Novela romántica
#9205 en Otros
#1386 en Humor

En el texto hay: romance, millonario joven, suerte y destino

Editado: 02.05.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.