Oscruro Secreto

•CAPÍTULO 4 ☪️

MORGAN

Mi mente está en otro mundo. Mi cuerpo está aquí físicamente, pero mis pensamientos están en otro lugar, todo esto es demasiado para poder procesarlo en un par de horas y no es ni la mitad de lo que me espera.

Me siento envuelta en un callejón sin salida, la realidad y la fantasía se mezclan a mi alrededor, pasé tanto tiempo tratando de ignorar lo que pasaba conmigo y de un momento a otro toda esta supuesta verdad cae sobre mí.

Un apretón en mi mano derecha me hace observarlo, Sean me sonríe y le devuelvo el gesto. Nos encontramos en el jet privado de su familia rumbo a Canadá. En otras circunstancias estaría emocionada, sin embargo, justo ahora me encuentro sin saber que sentir o que pensar. Mi padre y Ethan se encuentran ubicados asientos atrás, no he cruzado palabra con ninguno de los dos desde que salimos de casa.

Ethan es difícil de explicar, al verlo por primera vez no sentí lo mismo que con Sean y se supone que ya nos habíamos conocido, mejor dicho, ya nos conocíamos. Me pone nerviosa y eso no puedo ocultarlo, hay algo en la forma en la que me observa, no sé cómo describirlo. No poder recordarlo es frustrante. Por más que fuerzo mi mente a buscar alguna imagen o recuerdo de él antes de hoy nada surge, es en vano.

A mi padre no puedo ni mirarlo, no después de lo que explicó cuando encontró a los hermanos Arthien en casa. Una parte de mí rogaba estar equivocada, rogaba que el no supiera nada de esto. Que ciega estuve todo este tiempo, las imágenes en mi cabeza, las voces, él sabía mucho más al respecto y me lo ocultó. Mi corazón está roto por ello, no soporto las mentiras.

No se supone que estén aquí—examina a los chicos sentados en el sofá y estos se ponen de pie —tenía esperanzas de no volver a encontrarlos en mi camino.

Su mirada se posa en mí y no puedo creer lo que escucho.

—Ya los conocías—afirmo.

—Hay muchas cosas que hice para protegerte —habla calmado—. Sé que no lo entenderás ahora, pero todo fue por tu bien, hija.

¡Ocultarme las cosas fue por mi bien! — mi voz sale molesta , no puedo creer lo que estoy escuchando—. Sabes que se siente tener esas imágenes atormentándome día a día, pensar que te estás volviendo loca, no poder recordar ni siquiera a tu madre— sus ojos se entristecen cuando la menciono—. Qué te hizo pensar que me estabas haciendo un bien.

Es la primera vez que le hablo así y me duele, pero saber que me ocultó cosas todo este tiempo duele aún más. Las mentiras destruyen la confianza y eso es algo que no se arregla tan fácil.

—Haría cualquier cosa que esté en mis manos para protegerte.

— ¡Pero no de esta manera! Prometimos ser un equipo, ¿recuerdas?

Me siento en el sofá y trato de respirar.

—Se la llevó sin importarle lo que ella significaba —Ethan habla y me señala —. Usted sabe que es más que solo una chica común y corriente.

—¡Su vida estaba en peligro! —papá está al borde de la desesperación.

—¡Está en peligro mientras no sepa cómo defenderse! —se aleja un poco tratando de calmarse y lo enfrenta—. La mantuvo dormida todo este tiempo, pensó que al ocultarle quien era podría frenar lo inevitable, pero se equivocó.

—Hice lo necesario para mantener a mi hija con vida-—se acerca a mí y se sienta en el sofá—. Tú madre y yo sacrificamos todo por ti. No tienes idea de cuánto te amaba, lo dio todo sin importarle su propia vida solo para mantenerte a salvo.

Un nudo se forma en mi garganta al escucharlo hablar, las cosas que está dando a entender se sienten como cientos de cuchillos incrustándose en mi piel.

—Nunca mencionaste nada acerca de ella-—trato de controlar las lágrimas que luchan por salir—. Ni siquiera sé cómo murió, ¿fue por mi culpa? Creo por lo menos merezco saber qué fue lo que pasó.

—Mi madre necesita hablar con usted—Sean aclara su garganta y continúa—. Si vinimos hasta aquí es para llevarlos con ella. Hay cosas que necesitan ser aclaradas y usted es el único que puede ayudarnos con eso.

¿Llevarnos? Observo a Jaden y su mirada se cruza con la mía. Mi padre parece estar a punto de negarse, pero duda cuando Ethan interrumpe.

—Si nosotros pudimos encontrarlos cualquiera podrá—su voz es firme mientras habla—. Ya no están seguros en este lugar. Su mejor opción es acompañarnos.

Y aquí nos encontramos. Camino a un lugar que ni siquiera conozco. Ethan mencionó que su madre podría aclarar muchas de mis dudas, según lo que me contó mi madre y ella erán grandes amigas, solo espero que sea de ayuda para lograr entender que es lo que pasa conmigo.

Jaden y mi padre hablaron a solas por unos minutos. Despedirme de él se me hizo difícil, dejando de lado lo que tenga que decirme y lo molesta que puedo estar con él. Fue el único amigo que me acompaño todo el tiempo desde que llegue al pueblo, el no me miraba como una rara o con miedo. Con el tiempo se fue convirtiendo en alguien muy especial para mi.

Deberías descansar un poco su voz me saca de mis cavilaciones, lo observo conectarse los audífonos y acomodarse estirando las piernas.

Lo último que puedo hacer es descansarme fijo la hora en el celular y suspiro, será un largo viaje.

Falta un buen para llegar, intenta hacerlo insiste Sean . Yo te despertaré cuando aterricemos.

Cedo y me acomodo en el asiento, poco a poco el cansancio me gana y mis ojos se cierran.

Estoy en un bosque, un bosque muy familiar. El sol se encuentra en su máximo esplendor, los rayos caen sobre mi piel. Estoy sola, pero no por mucho tiempo.

Una sombra aparece a lo lejos, trato de acercarme, pero un círculo de fuego me rodea en menos de un segundo.



#7446 en Thriller
#4281 en Misterio
#12402 en Fantasía
#4998 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: destino, romance, poderes sobrenaturales

Editado: 31.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.