Oscruro Secreto

CAPITULO 9 ☪️

MORGAN

Su postura es seria, su mirada fria e intimidante, el hombre que tengo en frente me observa detalladamente y yo solo contengo la respiración por la incomodidad. Ethan se encuentra de pie junto a mi. Sean se quedaria vigilando a fuera, mi padre y luan en la cabaña del bosque ahi estarian a salvo.

La habitación está tensa, lo puedo sentir, Sonia está nerviosa y yo aún más.

—Hasta que lo lograron — su voz llena el lugar —. Después de cinco años, Morgan Lanne, regresó.

—Siempre cumplo lo que me propongo— responde ella, su voz es firme.

—Veo que si— acomoda su chaqueta— no sé si son demasiado ingenuos, estúpidos, o quizás ambos—su voz es aburrida—. Esa chica es la razon de todo esto, enserio esperan que los ayude.

—Nosotros no podemos hacer nada solos y eres conciente de ello.

Una risa llena de diversion brota de él antes de hablar.

—Es inestable, no sabe controlarse, ni siquiera sabe lo que es capaz de hacer, de que sirve todo el poder que posee si no sabe usarlo.

—Aprenderá—afirma —. Luán va a ayudarla, no tenemos más opciones, si alguien puede parar esto es Morgan.

—Eso es lo que ustedes creen, pero en el fondo saben los riesgos que están corriendo. La quiere a ella y nada la detendrá hasta obtener lo que busca.

Mi pecho se contrae por sus palabras, solo permanezco en mi lugar sin mencionar ni una sola palabra. De qué está hablando.

—Ella no es responsable de nada—espeta Ethan.

—Es curioso que lo digas y más cuando tu padre conoce quien está detras los asesinatos— observa al señor Arthien—. Vamos —alienta— por qué no les cuentas todo, apuesto a que la chica estará muy interesada en saberlo.

—No hagas esto — advierte — nosotros hablaremos con ella cuando sea pertinente.

—¿De que están hablando?—interrumpo, la diversión en su rostro aumenta, sin embargo no es solo eso lo que hace que retroceda y sujete la mano de Ethan.

Él me observa sin entender bien mi reaccionar, pero yo solo puedo mantener mi atencion en Erick.

—Aún no te cuentan todo, ¿o si?

Se acerca. Mi respiración se entrecorta y trago duro cuando sus ojos empiezan a oscurecerce. El sigue avanzando, sus ojos fijos en mí.

—¿Por qué crees que escuchas su voz Morgan?, ¿Por qué solo habla contigo?, ¿Por qué te muestra todas esa muertes?

—No sé... yo no, no lo sé— balbuceo, el padre de Ethan parece notar el miedo en mi rostro y se interpone en su camino.

—Detente —ordena.

Erick me observa y es ahí cuando el miedo detona en todo mi ser.
Sus ojos son completamente negros, la sonrisa maliciosa se extiende en su rostro. Y una hilera de dientes blancos se asoman.

—¿Erick?

—Solo la necesitamos a ella —habla, no hay emoción en el, su voz es automatizada— si la entregan, podemos considerar dejarlos ir.

—¿De qué estás hablando?— el señor Arthien retrocede al notar su estado, Sonia solo los observa sin saber que hacer.

—Morgan Lanne vendrá con nosotros, por las buenas o por las malas —informa.

—No vas a tocarla —gruñe Ethan.

Antes de que pueda hablar la puerta del despacho es abierta y un preocupado Sean ingresa agitado.

—Creo que estamos en problemas.

Dos segundos, dos segundos es lo que nos toma lanzarnos al suelo cuando la ventana es rota y las balas empiezan a ser disparadas hacia nosotros.

—Maldición— me quejo, siento el cuerpo de Ethan cubrirme y veo los casquillos rebotar en el suelo.

Los padres de Ethan se encuentran más allá detras del escritorio, Sean está recostado en la puerta.

—Solo hace falta una orden y tendran a toda una manada dispuesta a matar ingresando — se encuentra de pie en medio de la habitacion—. Asi que decidan, ¿la entregan o enfrentan su muerte?.

Has esto facil, cariño. Entregate y tus amigos podrán irse. A menos que quieras verlos morir uno a uno.

Odio su voz, odio escucharla. La rabia empieza a cubrirme por completo. Ella los está controlando.

Los disparos empiezan a disiparse y lentamente nos ponemos de pie.

Observo las intenciones de Ethan pero lo detengo, las venas de sus brazos empiezan a oscurecerse, supongo que el lobo en su interior muere por salir. 
Sean se encuentra en el mismo estado, ya tendré tiempo de averiguar más sobre ellos. Por ahora solo debemos salir de aqui, ya.

Estoy loca por lo que voy a hacer, quizas, pero no huiré.

—¿Disfrutas esto o no? — intento sonar relajada, aunque las manos me tiemblan y mi pulso esté descolocado—. ¿Qué es lo que buscas, para que me necesitas?

Erick sonrie, los demás solo nos observan. Me acerco lentamente hasta quedar a solo un par de pasos de él.

—Todo a su tiempo, te lo explicaré todo en persona, pero ahora se una buena chica y ven por tu propia voluntad.

Maldita perra.

—Necesitabas hacer todo esto para llevarme contigo, ¿por qué le tienes tanto miedo a una simple chica inestable? ¿Alguien tan poderosa como tú, le teme a una adolescente de diecisiete años?

Sus manos se convierten en puños, y su boca se frunce por el enojo.

—Es así no es cierto—aseguro— me tienes miedo.

Basta de juegos y entregate de una maldita vez.

Puedes controlar a quien quieras, pero a mí no me tendrás nunca.

Lo siguiente que pasa es que mi cuerpo impacta con la pared por el golpe de Erick, mi cabeza duele cuando intento levantarme.

Sonia aparece frente a mi tratando de ayudarme, sus labios se mueven pero no la escucho.

—Tenemos que salir, ya. Levántate.

La preocupacion esta plasmada en ella, su perfecto cabello marrón está desordenado.

Me pongo de pie y los veo, Ethan pelea con Erick, sus ojos son de un amarillo brillante, uno muy especial, las venas en sus brazos son más visibles y las garras negras en sus manos rasguñan sin piedad la piel de su oponente. Impacta un poco verlo asi, no lo niego.



#7417 en Thriller
#4267 en Misterio
#12289 en Fantasía
#4974 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: destino, romance, poderes sobrenaturales

Editado: 31.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.