Papá Alfa

1

Taehyung se sentó en el asiento del copiloto en el auto de su novio, ajustó el cinturón de seguridad y se dispuso a esperar el viaje hasta el buró. No había conseguido declinar la oferta de Jeon sobre llevarlo hoy al trabajo, fue demasiado insistente y Taehyung casi piensa que el hombre tiene algo entre manos, aunque quizás solo tenga algo de ansiedad… Jungkook no huele a ansiedad, ni siquiera preocupación. Y sin embargo lleva toda la semana pasando por él a su edificio. ―Buenos dí… ―estaba saludando apenas cuando el azabache se acercó para besar sus labios, si Kim no conociera tanto al mayor diría que eso se sintió ligeramente necesitado, pero no por eso le gustaba menos, así que se dejó llevar por el afecto del hombre que apenas sonreía de vez en cuando. Una vez se separaron empezó el recorrido que el genio se sabe bastante bien. Intentó mantener la vista fija en la ventana, ignorando voluntariamente el rico y fresco aroma que despedía su jefe el día de hoy. 7 “Huele a madera recién cortada” Pensó el menor manteniendo su vista en el camino por la ventanilla, se mantuvo callado por que el olor lo distraía, por poco se sintió culpable por los lugares a los que su mente iba debido al perfume de feromonas… Solo pensaba en la última vez que tuvieron sexo, hace no mucho por cierto, Jeon es bastante controlado para ser un alfa, y no es que haya estado con muchos, siquiera con uno además de él, pero tenía la impresión cada vez que lo hacen, de que el lobo se estaba conteniendo con él. El rato pasó y al final el mismo Jungkook empezó una plática, abordando el tema de la agenda del día, tendrían que ir a la prisión para entrevistar a un asesino que capturó la NIS cuando Taehyung aún estaba estudiando la universidad hace como diez años, los superiores pensaban que ayudaría a los miembros del equipo a mejorar la habilidad en un interrogatorio en un ambiente controlado, y ahora es turno de Kim, la semana pasada apenas había sido el turno de Lisa. El camino hasta la prisión federal fue más largo de lo que Taehyung había esperado, y eso que no era su primer visita. Odiaría decir en voz alta que inhaló con alivio el aire fresco, las feromonas alfa 8 empezaban a distraerlo demasiado, es agradable pero no cuando están a punto de entrar a una celda con un asesino múltiple, necesita concentración ahora mismo. ―¿Y bien? No puedo responder sus preguntas si ni siquiera me dejan ver las fotos…―murmuró el alfa de clase baja que estaba sentado frente a ellos. ―No estamos aquí para que recuerdes detalles que usarás más tarde seguramente. Era imaginación de Kim ¿O eso sonó como un gruñido viniendo de su jefe? Mejor no decir nada, no ayudaría igual. El hombre se rió, el genio apuntó mentalmente que eso es mucho descaro pero no le resulta anormal viniendo de alguien como Lee Soohyun. ―¿Así que este es el niño en entrenamiento? Taehyung retrocedió en la silla cuando el tipo estiró su mano sobre la mesa para tocarlo, lo habría alcanzado de no ser por que el jefe de unidad le sujetó por la muñeca con fuerza, podía ver la forma en que la tela se amoldaba entre los dedos del lobo y sus nudillos se veían más pálidos de lo habitual. Kim carraspeó por lo bajo, nunca había visto a Jungkook tan agresivo sin que hayan golpeado a 9 alguien que aprecia, al caso el tipo ni siquiera había podido tocarlo, Jeon exagera pero decirlo en voz alta sería una condena. ―No lo toques ―habló el azabache con un tono que fácilmente podría helar la sangre de alguien que lo oyera ―Discúlpate con él, coopera y diremos que al menos fuiste un poco útil. ―Estoy bien, Jeon ―fue todo lo que salió de sus labios y pareció ser suficiente, liberó al hombre del agarre y el resto de la entrevista transcurrió sin mayor problema. • • • • • Por la tarde el chico genio ya estaba en su escritorio en el buró trabajando, hacía el informe en limpio de la entrevista con Lee, alguien le había dicho que su letra es preciosa “tiene todo el aire de un manuscrito antiguo” había dicho Jenny y el genio sólo sonrió, ama las antigüedades, los libros viejos son un placer familiar en noches de insomnio. El niño terminó su informe y suspiró, se recargó en el respaldo de la silla cómoda y la hizo retroceder empujando sus pies contra el suelo, para observar su trabajo con un medio metro de distancia más o menos. Su mirada café se paseó por las hojas de papel y se detuvo sobre el vaso de bambú que tiene 10 en la oficina para tomar café, estaba casi vacío y aún así el poco líquido dentro estaba humeando. Siguió mirando y su vista bajó hasta el cesto de basura bajo su escritorio, había un empaque de cartón biodegradable impreso de una tienda de donas, Jungkook le había estado comprando una dona rellena de helado diario desde hace cuatro días, si lo piensa, es el mismo tiempo que llevaba pasando por él para llevarlo al trabajo… Entonces recordó lo que había pasado en prisión esa misma mañana, algo le decía que lo que pasó no fue algo usual en Jeon, por más que sean pareja no suele ser tan posesivo en horas hábiles. Levantó la vista hasta la puerta de la oficina del alfa justo a tiempo para ver a Seonho salir de la habitación, lo pensó unos momentos antes de levantarse, se tomaría la molestia de preguntar qué rayos había sido eso ¿Es que acaso va a ser así cada vez que salgan? ¿Es por él? Usa supresores de aroma, no debería haber problema… Subió las cortas escaleras del bullpen y llamó a la puerta entreabierta de su alfa, la misma se abrió más, dejando ver en el interior la figura del azabache. Estaba sentado en su silla detrás del escritorio de madera, escribiendo algo en hojas de papel rotuladas, Taehyung se tomó un segundo para 11 observarlo, Jeon estaba usando una camisa blanca de manga larga, su reloj sobresalía de la manga en su muñeca izquierda. Por fin el lobo levantó la mirada, por la expresión le había dicho que podía entrar una vez antes de levantar la mirada y el omega no lo había escuchado, dio unos pasos adelante, lo bastante para cerrar la puerta tras de sí, observó que las persianas estaban abajo y la oficina en general estaba inundada de ese suave y fresco aroma. ―¿Todo bien, Kim? ―Yo venía a preguntar exactamente lo mismo, Jeon ¿Todo bien? El mayor dejó el lapicero con calma sobre el escritorio para darle atención al muchacho. Taehyung había dado un rápido vistazo al escritorio de su jefe, reparando en la agenda abierta, en una página estaba lo de hoy y en la siguiente, hasta arriba estaba apuntada la fecha de mañana, el genio no pudo evitar notar que apenas tenía un par de actividades escritas con garabatos. ―Si es por lo de Lee… Kim te aseguro que no fue algo exagerado, no me gusta que no te respeten. 12 El muchacho tomó asiento frente a su superior y escuchó atento, se esforzó por mantener su actitud fresca y despreocupada a medida que el hombre hablaba, nada de eso es información nueva pero Jeon tiene un punto. ―Si lo encontraras normal no habrías ido directamente a eso, Jeon. El agente sonrió, quizás el muchacho es aún más veloz de lo que aparenta. ―Bien, me tienes… ¿Qué con eso? ―¿Qué es ese aroma? El lobo se vio confundido por un instante, pero antes de que pudiera contestar, Taehyung estaba hablando de nuevo. ―Me has tenido distraído toda la mañana, cariño, si es algo que puedes controlar por favor hazlo por que no estás usando supresores de olor y yo puedo olerte, y he estado todo el viaje de ida y vuelta pensando en… ―¿Sexo? ―interrumpió el pelinegro cuando el chico dudó en qué palabra podría utilizar, y para hacerlo consciente de que lo sabe, tristemente no puede evitarlo, lo mejor que puede hacer es 13 mantenerse lejos, el celo se acerca, puede sentirlo y de hecho no debería de estar aquí, Seonho estará a cargo tres días desde hace una hora. El ceño del genio se frunció ligeramente por esa revelación, aunque en su cerebro tan rápido no se explicaba qué otra cosa pudiera ser además de… ―¿Estás en celo…? ―se levantó de la silla en un movimiento que por nada altera al alfa, acercándose para sentir su aroma de más cerca, Jeon hizo un esfuerzo por no retroceder. ―Sí, de hecho, aún no del todo El castaño asintió volviendo a su lugar en el escritorio. ―Debiste decirme, así habría tenido tiempo de completar mis informes antes para poder… ―No, no es necesario ―¿Y qué vas a hacer? ¿Tienes a alguien que te ayude? Es injusto, yo soy tu novio, has estado conmigo cuando estoy en celo y ni siquiera me has marcado, Jeon yo realmente puedo, todo lo que venga de ti… ―Kim… ―el mayor extendió su mano para pedirle que pare de hablar por un momento, el 14 muchacho se veía tan emocionado por la idea de participar en eso que es obvio que no conoce los detalles de algo así ―No es lo mismo, no es como el celo omega… ―¿Qué significa eso? ―el chico se rió nervioso, es obvio por que Jungkook es alfa y no va a pedir entre sollozos ser follado y marcado, pero fuera de esa diferencia no debería haber demasiado, ya han tenido relaciones antes, ya lo ha anudado, si puede soportar el nudo alfa puede con algo de sexo ¿No? ―No será como cuando lo hacemos normalmente, tal vez sea más agresivo y mucho menos cuidadoso contigo, son entre veinticuatro y cuarenta y ocho horas de saciar una necesidad primaria. El chico bajó la mirada un momento, sabe que su alfa siempre es muy técnico para expresarse pero lo había tomado con la guardia baja esta vez pues se trata de asuntos de intimidad entre ambos y no suelen hablar de eso en la oficina, un calor se acumulaba en su estómago, la idea de su alfa siendo agresivo y tomándolo sin contemplaciones no era tan mala como Jeon quería que sonara. Estaba sonrojado cuando levantó la mirada otra vez. 15 ―Bien, sacaré un permiso para atender a mi pareja y nos vemos en tu casa ¿Esta noche? Jungkook esperaba sinceramente que el chico diera marcha atrás con la loca idea de satisfacerlo en este próximo celo, así que enmudeció ante la fuerte convicción del genio, quien no esperó mucho por una respuesta y se levantó, caminando a la salida. ―Mañana por la mañana ―habló en tono audible para ambos. Kim asintió y salió. Hasta entonces. • • • • • Llegó a casa el jefe esa noche, Taehyung había dicho que tenía que trabajar por hoy si quería estar tranquilo cuando tuviera que ausentarse, pero insistió en que tomaría un taxi para volver a su casa, Jeon estaba en obvio desacuerdo, pero tenía cosas qué hacer así que se vio más tranquilo cuando Seonho dijo que se aseguraría de que el chico vuelva a casa antes de las dos de la mañana. Racionalmente lo encontraba absurdo, pero ayudaba a calmar esa incomodidad de calor en su cuerpo al asegurarse de que el chico estaría bien, se 16 dijo al principio que era totalmente natural después de todo se supone que son pareja, los reclamos de Taehyung sobre otros asuntos están fuera de lugar pero no había querido decirlo, él sabe lo que hace, por eso es el alfa a cargo… Excepto que ahora quien está a cargo es Seonho, y él se siente bastante tonto sabiendo que se encerrará en casa unos días aunque hay un lado positivo en eso: será Taehyung quien cuide de él. Se quitó los zapatos y los dejó junto a la puerta como hace por costumbre desde que sale con un genio que es obsesivo compulsivo y se sabe de memoria tantos nombres de bacterias diferentes, sí, eso tampoco es algo nuevo si conoces a Kim Taehyung, la verdadera pregunta sería si hay algo que el chico no sepa en este mundo. Seguía pensando en Kim, inevitablemente su mente siempre lo traía de vuelta. Abrió el refrigerador para guardar lo que había comprado y se detuvo un segundo, con la botella de leche fría aún en su mano, observando que el aparato estaba prácticamente lleno, olvidó que había surtido el martes, de nuevo trajo vegetales frescos apenas ayer, y ahora está seguro que de haber comprado más, algo habría tenido que quedarse afuera, pero se sentía menos inquieto con ese orden, si Kim iba a 17 estar aquí seguro estaría necesitando víveres de no ser por que todo está bien abastecido, así que está bien ¿Verdad? Afuera quizás hacía unos dieciocho grados centígrados, lo que casi cuenta como calor, es usual por la temporada, abril es una buena época para el celo por que el calor del verano no acentúa los calores propios. Se quitó la corbata y la dejó colgada en el espacio dispuesto únicamente para esas cosas, a pesar de tener en cuenta el perfecto orden en su departamento se negaría a admitir siquiera para sí mismo que está anidando, desde que sale con el chico ha dejado de tomar supresores por que ese fue el trato, sabe que el chico tomaba esa cosa pero alteran mucho sus ciclos y de todas maneras no suprimen el celo, así que le había pedido a Kim que dejara de tomarlos y simplemente optara por control de natalidad, a cambio el genio le pidió que dejara también los supresores propios, los de alfa son inofensivos pero si hace sentir mejor a Taehyung lo haría, y éste es el resultado ¿Hace cuanto tiempo que no tenía que ausentarse por entrar en celo? Heechul estaba trabajando con ellos y Jackson, Kim no estaba y Seonho apenas había llegado, ni hablar de las chicas que ahora forman parte importante de la NIS, ni siquiera era él el hombre a cargo. 18 El agua relativamente fría de la ducha le ayudaba a mantener sus pensamientos lejos de Kim, aunque no hay mucho de lo que deba preocuparse fuera de la relación con el joven omega, le tranquiliza en más de una forma que haya accedido, o mejor dicho ofrecido a pasar con él este periodo, aunque de alguna manera también creía que ese era el objetivo del chico cuando le pidió que dejara los supresores. Más de una vez, se había descubierto pensando en que hubiera estado muy contento si el omega no hubiera optado por un control de natalidad, si lo piensa quisiera tener bebés con el joven pero es un tema que espera poder tratar en un futuro cercano… Seguro que tendrían un cachorro bastante adorable y brillante, sobre eso lo único que quiere que el bebé tenga de él es su apellido, no importa si es un niño o una niña, no importa si todo ese asunto de los omega prime es verdad o no, solo quiere cachorros con Kim… Maldita sea, el celo. Estuvo prácticamente toda la noche sin poder dormir hasta que de pronto lo logró, la última vez que había mirado el reloj eran las 04:17 de la mañana, pensó que quizás no dormiría tanto antes de cerrar los ojos, le había dado a Kim la llave de su 19 departamento hace tiempo, pero esperaba estar despierto cuando el genio llegara. El olor a café lo trajo de vuelta a la vigilia, la primera pregunta en su mente lo llevó a mirar el reloj, las 09:34 am, estaba durmiendo con shorts y playera sin mangas y un sudor notorio perlaba su frente de todas formas. Se levantó, buscaría a su omega en la cocina pero lo encontró en la sala, sentado, leyendo, la cafetera estaba sobre una base de madera en la mesa, humeando y el chico tenía una taza al lado y los lentes puestos, fue obvio para Jungkook que estaba en medio de un calor del ciclo cuando vio que el muchacho estaba usando una camisa de color oscuro de manga larga y un suéter. Cuando el castaño volteó y le sonrió intentó corresponder al gesto. Kim dejó el libro que leía y se quitó los lentes antes de levantarse para encontrar al mayor a mitad de la sala. ―Buenos días, Jungkook ―el chico sonrió tan fresco como si no tuviera una mínima idea de lo que está por pasar en los siguientes días. No la tiene, no realmente 20 Jeon se encontró a sí mismo abrazando al más joven, hundiendo su nariz en el espacio entre su cuello y su hombro, el omega no estaba usando supresores de aroma y olía tan delicioso que el azabache no quería soltarlo. El doctor pasó su palma suavemente por la espalda del mayor, sin reparar en la leve humedad por el sudor. ―Estás aquí. ―Claro que lo estoy, te dije que lo estaría y así es. ―¿Desde hace cuánto? Taehyung pareció pensarlo: ―¿Una hora? ¿Dos quizás? No importa mucho ―era obvio que Taehyung no quería importunar acerca del tiempo que había pasado esperando que se despertara. ―¿Ya comiste algo? ―Pensé que podría desayunar contigo… Traje rosquillas Jungkook antes de darse cuenta había hecho una expresión de desagrado que Kim sí notó. 21 ―Pensé que te gustaban… ¿Entonces por qué has estado comprando donas toda la semana para mí? ―La otra vez estabas hablando sobre las mezclas en la comida y cómo sería genial que alguien rellenara una dona con helado, entonces pensé “conozco un lugar donde hacen eso” ―Así que estos días has estado yendo al centro de la ciudad por la mañana para comprarme un postre que ni siquiera te consta si voy a comer… ―Pero las comes. Taehyung abrió los labios y los cerró de nuevo, no iba a decir más por que es cierto, además no quiere detenerse a pensar en lo que pudo haber llevado a su alfa a hacer algo así, lo pensó unos segundos más antes de hablar: ―Bien, prepararé algo ¿Quieres pan francés? ¿Siquiera hay pan? ―No preguntes si ya sabes la respuesta cariño. Kim no iba a decir que se tomó la libertad de curiosear por la cocina y de hecho por toda la casa del mayor antes de preparar café y sentarse a leer, pero parecía lo más lógico. 22 Jeon estaba dando lo mejor de sí para no irse sobre el muchacho, apenas empezaba y prefería postergarlo hasta que de verdad haya pasado, si puede superarlo sin asustar al chico en el proceso siendo agresivo, estará bien. ―¿Sabes cocinar también? El chico sonrió: ―Algo, en realidad es química simple, no te preocupes… ―El que lo digas así ya me preocupa. ―¿Sabes qué, alfa? ¿Por qué no vas y te pones ropa que no esté sudada, te sirves algo de café y te sientas a explicarme el perfil de cada uno de los integrantes de The Beatles mientras yo hago todo esto? ¿Harías eso por ambos, por favor? Usualmente, estando fuera del trabajo suele dejar que el chico sea quien lleve el asunto casi siempre, incluso en el sexo por que no pretende asfixiarlo con su propia necesidad de control, sabiendo que Taehyung también tiene sus propios problemas al respecto, por lo que esa manera de hablarle no le vino como algo sorpresivo excepto por que lo llamó alfa ¿Desde cuándo Kim lo llama así? Se rió por lo 23 bajo antes de darse la vuelta, se cambiará pero no es por que el chico le haya dicho que lo hiciera. Fue más allá de eso y tomó un baño, se sentía necesario con el calor que siente, casi se sentía familiar tener al chico tan cerca, sentir su aroma suave llenando los rincones de la casa lentamente… Es algo único, nunca fue así con Jieun, ella despedía el leve aroma de su gen beta inclinación alfa, pero no era demasiado notorio más que estando cerca de ella, y está consciente de que solo podía olerla por que es un prime de sentidos muy desarrollados. Era la primera vez que, estando en celo, tenía una pareja omega en casa, con él. • • • • • Taehyung se había quitado el suéter y arremangado su camisa color guindo para cocinar y ahora estaba sentado a la mesa junto a Jeon, mirándolo mientras hablaba de subgéneros de los integrantes de un grupo de rock famoso como si fuera un alumno de preparatoria enamorado de su profesor… En realidad Jungkook no estaba tan enfocado como quisiera, se había dado cuenta por supuesto que Taehyung sugirió eso para medir su cordura a medida que el calor se vuelve más intenso, pero el aroma que proviene del chico mientras el 24 lobo habla, no lo deja pensar incluso cuando su juicio ya está bastante nublado. ―Por eso… Por eso es que Paul McCartney es beta… De gen omega y no alfa como nos han querido hacer… Creer… Taehyung huele tan dulce, casi lechoso, como si tuviera notas de chocolate. Taehyung está excitado. Jungkook se llevó una mano a la frente, dando una bocanada de aire, es imposible intentar aguantar esto si el chico está calentándose enfrente suyo pidiendo que arme un perfil en base a lo mucho que sabe sobre su grupo favorito ―No estás ayudando… El chico tuvo la audacia de reírse de la reacción del alfa, había escaneado con la vista los shorts que estaba usando el mayor y notó la erección desde hace casi diez minutos, en un principio se había preguntado si llevaba así toda la mañana pero el alfa todavía parecía algo lucido cuando acabaron de desayunar, aunque apenas había tocado su comida, seguramente el exceso de energía apuntaba a no comer demasiado. ―¿No? ―tuvo la desfachatez de fingir inocencia, él mismo se sentía algo inquieto incluso a 25 veces solamente por escuchar al mayor hilando ideas… La voz de Jungkook es increíblemente sensual, y su habilidad de pensamiento es impresionante para alguien que alega no ser un genio. Taehyung se levantó del asiento y se paró frente al lobo, llamando su atención con una caricia a su cabello. ―Vamos a la cama, alfa… Jungkook se levantó y siguió a Kim hasta la habitación, Taehyung estaba lo bastante sobrio para apuntar a que la cama estaba perfectamente hecha, como si nadie hubiera dormido aquí. Aunque no tuvo demasiado tiempo para pensar en esas cosas por que su jefe lo empujó hacia la cama, apenas tuvo tiempo de darse vuelta para caer de espaldas sobre el colchón y sonrió mirando al alfa que subió también sobre él, presionando algo de su peso encima del él como si quisiera evitar que se fuera. No irá a ninguna parte, lleva más tiempo esperando por esto de lo que el mayor se imagina con su mente nublada por la fiebre. Como si la intención fuera más bien arrancar la prenda, el alfa le quitó la camisa al más joven, 26 igualmente se dejó quitar la prenda superior que traía puesta y se detuvo un momento, acariciando con las yemas de sus dedos la piel suave del torso del muchacho, deteniéndose en sus pezones rosados, jugando con ellos pellizcando ambos, el chiquillo jadeó debajo suyo y llevó sus manos al borde del elástico del short que su jefe estaba usando en una tentativa para ver si lo dejaría bajar la prenda… No hubo señal de desaprobación, por lo que tiró de la prenda hacia abajo comprobando que el hombre no estaba usando prendas interiores y también observó a detalle el miembro duro del alfa, se veía tan grande, el castaño siguió con la vista una gota de lubricación natural que escapó por la hendidura, bajando por toda la extensión del falo y tragó saliva en un intento por reprimir un jadeo, parece que el mayor se había estado conteniendo más de lo que pensaba. El omega levantó la mirada hacia su pareja al tiempo que acercaba su diestra a la extensión ajena para empezar a acariciarla ―¿Por qué siempre me cuidas tanto? No voy a romperme… Cada uno de sus sentidos se sentía magnificado, como si no fuera tortura suficiente la carga usual, se 27 acentúa con el calor del celo al igual que la necesidad de sexo, y la caricia del menor envió una suave corriente de placer por su espalda, arrancando un sonido de satisfacción de la garganta del más alto. Al menos ambos estaban en la misma sintonía, aunque no quería contestar a la pregunta del omega y la excusa de la falta de cordura es lo bastante buena para omitirla. Se quitó de encima de Kim para despojarlo también de su ropa: su pantalón y su ropa interior, una vez que el menor estuvo desnudo abrió las piernas como si supiera los botones correctos qué presionar para tener al alfa en esto sin que se pueda distraer pensando en otra cosa. El omega abrió los ojos sorprendido por que Jeon no hizo lo que él habría esperado en este momento, de hecho nunca había hecho algo así, esperaba que simplemente le separase más las piernas y se hundiera en él sin pensarlo ―¡Jeon! Nooo… Aaah…―su rostro enrojeció al ver al mayor meter su cara entre sus piernas y cerró los ojos al sentir la caliente textura ligeramente rasposa de la lengua alfa, sus músculos se tensaron y recogió los dedos de sus pies con fuerza, flexionando más sus piernas ―Mmm… ¡Por 28 favor…! ―llevó sus manos a la cabellera tirando de las hebras suaves sin querer. Nunca había hecho eso pero había querido hacerlo, el omega huele tan bien y tan dulce, sus fluidos sabían tan delicioso como olía. Recogió las gruesas gotas con su lengua y unos momentos después metió uno de sus dedos dentro de la cavidad que se cerró alrededor de sus falanges causando que su hombría palpitara en la mano del chico que gemía bajito. Al cabo de unos minutos ya tenía tres dedos dentro del chico maravilla, que de nuevo parecía todo un hermoso desastre, su erección desatendida goteaba lubricación de un aroma exquisito, el lobo recogió un poco de eso con sus dedos y lo lamió, ante la mirada del menor. El hombre sacó sus dedos del interior ajeno y no se preocupó por limpiar su mano antes de sujetar las piernas delgadas de Taehyung, haciendo que las flexionara y al mismo tiempo abriendo más el espacio entre ellas, recargó los tobillos del menor sobre sus hombros. ―Lo siento, bebé… No puedo más… 29 Kim quiso decir algo, pero la presión de ese gran trozo de carne abriéndose paso entre sus paredes apretadas no le permitió otra cosa que gritar, sus manos cayeron a los lados y apretó la sábana con tanta fuerza que sus nudillos se blanquearon y safó una de las esquinas de la sábana. Hace mucho que estaba fantaseando con algo así, el usual modus de Jungkook siendo tan amable y cuidadoso es lindo pero esto es mucho mejor, no esperó mucho antes de moverse dando estocadas profundas a un ritmo que dista de ser dulce. El Alfa sintió su cordura deslizarse muy lejos cuando se vio envuelto en la presión caliente del cuerpo más delicado, dejó las piernas del menor a cada lado de él, para acercarse lo suficiente abrazando al omega que también lo abrazó. Hundió el rostro en el cuello del niño respirando su fragancia y empezando a lamer su cuello, en largos y suaves movimientos, incluso el sudor salado del chico se sentía como un catalizador para el celo, lo encendía, cada nota en la voz del chico que se estremecía y gemía debajo suyo como si nadie los pudiera oír, y ahora ninguno de los dos estaba pensando en los vecinos del edificio si es que los había. 30 La presión rodeando su virilidad se convertía en una agradable succión cada vez que retrocedía para poder volver a enterrarse fuerte y profundamente a través de ese ajustado anillo que es el órgano omega. Tampoco estaba seguro de haber sujetado al menor con la fuerza suficiente para no marcar sus dedos en la piel suave y sensible. ―¡Oh..! ¡No pares! El mayor cambió de ángulo en un momento arrastrando al doctor consigo al límite de su lucidez mental, sabía que estaba estimulando el cuello uterino de Taehyung cuando las pieles del chico se cerraron apretándolo con fuerza y se sacudió debajo sollozando palabras incomprensibles (aunque todo lo que gritaba se oía como un eco lejano), la tensión se deshacía buscando una salida y su cuerpo se cerraba atrapando dentro el miembro del alfa, su mente apuntó vagamente que se estaba formando el nudo pero no por eso se detuvo, el nudo siempre se ha sentido suave y agradable pero ahora solamente conseguía enloquecerlo más. El chico gritó, se aferró a su alfa arañando un poco su espalda en el proceso y lloró mientras se corría, estaba sobreestimulado y su mayor no se 31 detenía, tampoco serviría de nada pedirle que lo hiciera. Cuando el nudo pasó ambos se quedaron mirando un momento, el chico estaba intentando adivinar lo que sea que su mayor estuviera pensando si es que pensaba en algo en este momento, podía sentir su extensión ensancharse dentro lentamente. La presión interna y esa energía siendo al menos en parte liberada, los afilados dientes alfa aparecieron y Kim se sintió asustado por un instante pero aquello le trajo unas gotas de necesaria cordura, mientras tanto la mente de Jeon gritaba que tenía que preguntar antes de obedecer ese fuerte impulso de marcar lo que es suyo… Reclamar cada fibra del ser de su omega como propio para siempre. Volviendo a la realidad unos instantes se encontró con Taehyung mirándolo, pero no estaba lo bastante bien para leer la emoción detrás de su mirada inquisitiva. ―Taehyung… ¿Podría…? ―empezó viéndolo a los ojos, pero en medio de la pregunta había rozado sus labios contra el cuello de su omega, haciendo obvia referencia a lo que quería hacer. 32 El chico acarició con la mano la espalda del mayor y asintió. ―Hazlo. El ex fiscal no lo pensó mucho antes de hundir sus colmillos en la piel suave de su muchacho, el gusto de la sangre no tardó en hacerse presente y el menor se aferró a él con fuerza jadeando por aire y en un esfuerzo sobrehumano por no gritar por el dolor de su piel rasgándose en los dientes afilados del azabache, el nudo también se hizo más grande y el joven doctor pudo sentir el abundante líquido regando su interior antes de perder la consciencia. Nada de duda. Nada de miedo. Dolor físico y detrás de eso una satisfacción que sería imposible explicar con palabras. • • • • • Cuando despertó unos minutos más tarde, el nudo había pasado. Se encontraba acostado de lado, Jeon aún estaba dentro de él pero ya no se movía y estaba lamiendo su herida, muy dedicado a ello. Taehyung se dio cuenta de que no sentía dolor por el momento, 33 aunque otra parte de su anatomía se sentía entumecida. ―¿Mmm? ―¿Estás aquí, cariño? El pelinegro lamió una última vez los bordes de la piel viva antes de levantar la mirada hacia su analista, quien pudo notar que ya no estaba ese brillo amarillo en sus ojos. ―¿Cómo te sientes? ―Bien, muy bien, solo… Quisiera descansar un poco ¿Podemos? ―Claro que sí, bebé. ―¿Cuánto tiempo hasta la siguiente fiebre? ―Espero que algunas horas.




Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.