Papá Alfa

3

―Felicidades ―La bella castaña deslizó sobre su escritorio la captura en blanco y negro de una ecografía, era nítida pero incomprensible para ojos que no tengan entrenamiento médico. Los dos hombres se inclinaron hacia el frente mirando el papel sobre la mesa con la confusión escrita en sus rostros, observaron unos momentos y después volvieron a levantar la vista hacia la castaña que estaba del otro lado del escritorio. Jeon sabe que es una chica alfa, progresiva sin embargo, usa supresores de aroma pero tiene esa mirada que caracteriza a un alfa, su mente lo traicionó un instante cuando la vio, preguntándose cómo es que Taehyung había conocido a una chica que es prácticamente una versión suya en un sexo y subgénero opuestos, pero no le dio demasiada importancia a la voz posesiva de su cerebro alfa, está pensando de más, como pasa muy seguido con Kim últimamente. Las náuseas matutinas no se habían ido, por el contrario se habían vuelto más incontrolables. 55 Cuando Jeon tuvo que sacar a rastras al doctor del baño en el buró, decidió que ignoraría la petición de Taehyung de no ir con un doctor por esto, y eso los había traído hasta aquí, esta hermosa mañana soleada en Seúl. Maeve suspiró, se acomodó los lentes y se aclaró la garganta, la pareja se notaba poco entusiasmada por la noticia. ―Felicidades ―repitió en un tono calmado ―Parece que serán padres… ―¿Parece? ―Kim estaba pálido. ―Pero está llevando un control de natalidad… ―Uno que yo misma le prescribí. Maeve mantenía un tono tranquilo, pero seguro sin embargo. ―Las probabilidades de que falle un método anticonceptivo hormonal es de un cuatro a seis por ciento, y usualmente cuando sucede se debe a factores externos ―Kim estaba empezando a hablar por nerviosismo ―Por ejemplo descuidos… Y no ha habido descuidos por parte mía ni de mi pareja, simplemente no puede ser acertada su conclusión. 56 ―Taehyung…―Jungkook estaba liberando su aroma más tranquilizante y no parecía funcionar, Taehyung estaba en pánico. ―Cuatro a seis… Significa que tengo la maldita suerte de ser una de esas cinco personas de cien a las que no les funciona su método anticonceptivo. La doctora apretó los labios y se inclinó sobre la mesa sin hacer movimientos bruscos, con un marcador tapado en la mano, señalando con el borde sin pintar el papel, en la ecografía: ―Doctor Kim aquí podemos ver claramente ―señaló un borde redondeado ―Esto es el endometrio uterino ―explicó con toda la paciencia que tiene para ser amiga de un genio ―Y aquí está… Fue Kim el que terminó haciendo un movimiento lo bastante súbito para que le tomara al líder de unidad su control no saltar por el sonido de la silla corriendo sobre el piso, mantuvo su expresión neutra mientras el castaño se levantaba. ―Taehyung… El muchacho no contestó, caminó rápidamente hacia la puerta con una mano sobre la boca pero le hizo una señal para que se quedara ahí, Jungkook 57 pensó que quizás iría al baño y se debatió si el menor pudiera necesitar su ayuda, éstos días había tenido que estarlo cuidando casi todo el tiempo, se distrajo en medio de una redada con otro equipo de unidad por que Taehyung estornudó… Acabaría con sus nervios si el trabajo no lo hace primero. Suspiró. ―Lo siento, doctora, no ha tenido una buena semana… La joven sonrió, y el azabache pensó que esa expresión neutra ayudaba a su edad contra la falta de maquillaje y su forma de vestir, que le restaban al menos unos cinco años de lo que en verdad tenía, sabía que estaba tratando con otro prodigio desde el principio pues Kim le había hablado hace meses sobre su médico de cabecera pero no dijo mucho, solamente que terminó la escuela de medicina a los 17 y que tenía dos especialidades en medicina, como obstetricia y genética, que se especializa en atender a omegas y que su consultorio estaba no muy lejos del lugar donde Kim aún renta el departamento. ―Oh, no se preocupe ―sacó de su escritorio una hoja y empezó a anotar ―Todo está bien, aproximadamente una seis semanas… ―Pero, estuvo en celo hace tres semanas. 58 La castaña levantó la vista con su expresión seria ―Eso es muy normal para un gestante primerizo, tal vez entre de nuevo una vez antes de que sus hormonas se adapten…―explicó y abrió otro cajón para sacar un frasco blanco grande, Jungkook no necesita ser adivino para saber que se trata de vitaminas prenatales ―Una vez al día bastará… Agente Jeon El pelinegro pensó que era extraño que lo llamara así, pero estaba presente la posibilidad de que siendo amiga de Kim, él mismo le hubiera dicho algo… ―Maeve, se lo agradezco mucho, en verdad, empezaba a preocuparme, apenas ha comido durante casi cinco días ―Galletas saladas, agua mineral, frutas acuosas y líquidos en general… Las náuseas matutinas van a permanecer unos meses más, que trate de evitar la cafeína ―se rió bajito ―Sé que no será fácil pero háganlo, también las grasas, mejor optar por no demasiados lácteos y… Sé también que al doctor no le gustan pero, que evite alimentos crudos o medio cocidos, y sobra decir que evitar el alcohol a toda costa… El jefe asintió, no eran muy diferentes de las instrucciones que escuchó junto a Jieun hace años y 59 era fácil de memorizar, a pesar de que no necesita hacerlo por que la dama le entregó una lista con todas las especificaciones por escrito. ―… Sería todo. ―levantó la vista con una sonrisa muy amable, guardó los papeles y la foto en un sobre y se lo entregó al agente federal ―En verdad me alegro por ustedes. Con la consulta pagada y una cita programada para el siguiente mes (a menos que exista una emergencia en el transcurso), el lobo salió del consultorio, apenas dio unos pasos en dirección al baño, pero en el camino se encontró con su omega. ―¿Nos vamos? Kim se veía nervioso, mucho más pálido de lo usual, sus labios no tenían color y Jungkook apostaría a que su presión sanguínea estaba por los suelos. ―Claro…―el mayor entrelazó su brazo con el del doctor para apoyarlo, seguía emitiendo un aroma tranquilo aunque tenía serias preguntas respecto a la actitud del menor, pero daría prioridad a llevarlo a casa, hacerlo comer algo y lograr que descanse. Una vez en el auto, el castaño se sentó en silencio en el asiento del copiloto, se ajustó el cinturón de 60 seguridad y se hundió en el respaldo. Jungkook pudo distinguir un leve temblor en sus manos. No es realmente una mala noticia, ambos tienen trabajo estable, incluso con la pensión que tiene Jieun para Soobin, estaba muy bien económicamente, si bien tenían poco tiempo libre, podrían ajustarlo, es decir, ambos pueden manejar esto, no va a permitirse cometer el mismo error que cometió con Jieun, esperaba que Taehyung fuera más comprensivo siendo que trabaja en el mismo lugar… Cielos, está yendo muy lejos, tal vez el muchacho ni siquiera está dispuesto a gestar en este momento. Un aroma conocido invadió sus receptores de olor… Taehyung, está muy hambriento. Volteó antes de darse cuenta, el muchacho seguía quieto y callado en el asiento pero iba mirando por la ventana. ―¿Quieres comer algo? Kim lo miró con algo de sorpresa y luego sonrió, tan forzado que Jeon casi se sintió mal. ―¿Pollo Kentucky? ―Lo que quieras 61 ―Escuché que hay una variedad empanizada con picante… El hombre asintió, de alguna forma le daba gusto ver que al menos tiene ánimo de comer algo, ayer se había negado a cenar comida china en la oficina. Taehyung no sabía que hacer, o qué decir… Es que había un fuerte instinto que le decía que debería estar feliz, que al parecer es perfectamente capaz de cumplir las expectativas de su alfa sobre darle bebés. No es que no quiera esto, es que no es buen momento, Jessica Ho ha estado presionando mucho a Jungkook para que abandone la silla de jefe de la NIS, no puede simplemente arrojar esta presión sobre él y ya. Los cambios, por los que va a pasar son algo aterrador en sumo grado y eso es la peor parte… El embarazo, el parto. Debe ser tan fértil como un maldito campo lleno de abono para que falle el estúpido método anticonceptivo. Los niños lo odian ¿Qué va a hacer con un niño propio? Ni siquiera se ha visto a futuro como un padre, aunque sus instintos omega lo han molestado cuando se ve rechazado por un infante, suele ignorarlo pensando que es mejor así. ¿Qué ejemplo de padre puede tener? Su papá se fue. Jeon es un buen hombre pero nunca ve a Soobin 62 por que no puede, y no ha visto suficiente de ambos conviviendo juntos para tomar un ejemplo que sirva. Heechul… Bueno Heechul no fue exactamente un padre para Kim aunque al principio el sentimiento era semejante, Kim muy tarde se dio cuenta de que lo había idealizado, Heechul también se fue. Debe haber algo muy malo con él para cargar con la suerte de perder dos figuras paternas en una vida. Si Heechul estuviera aquí, probablemente sabría qué decir, qué decirle que haga. Salió de ese hoyo de pensamientos y se pasó los dedos por la mejilla para limpiar una lágrima, no quería que su alfa lo viera llorar, no así, no quería que pensara que es por esto pero es una rara combinación de todo. Había sentido el vehículo estacionarse y volteó a ver a su pareja, habían llegado a donde iban pero quería decirle algo antes de bajar, quería decirle que no está triste por estar embarazado, que está asustado hasta la muerte pero que no lo tome personal, quería decirle… Una de las grandes manos de su alfa se paseó por su cabello, acariciando con tanta amabilidad que un par de personas se sorprenderían de ver a Jungkook siendo cariñoso a ese nivel. El omega se quitó el cinturón de seguridad en un rápido movimiento y se 63 fue sobre su alfa para que lo abrazara, necesitaba sentirse protegido, aunque Jeon ni nadie puede protegerlo de aquello a lo que realmente le tiene pánico, esa sensación de seguridad que encuentra en los brazos de su alfa era tan necesaria, tan única y perfecta… A veces mientras están trabajando encontraba la manera de escabullirse a solas con su jefe y abrazarse a él, lo encontraba relajante. ―Lo siento, en serio lo siento… Jeon se había movido para envolver al chico en sus brazos, pero esa disculpa le pareció muy fuera de contexto: ―¿Por qué? ―la idea de que pudiera estar perdiendo algo importante le incomodó. ―Yo insistí en lo del celo, y la frecuencia, te pedí que dejaras los supresores y… ―Shhh… Ya no pienses en eso. El joven levantó la mirada: ―¿No estás decepcionado? ―¿No fui yo el que te pidió que tuvieras bebés conmigo? ―No pensé que sería tan pronto. 64 ―Ni yo, pero no me molesta, está bien, Kim, está bien. Eso pareció calmar al niño, aunque parecía seguir procesando la información, era lo bueno de tener un día libre o dos ahora, Lisa solamente llamaría de presentarse un caso urgente. • • • • • Los días pasaron entre casos y comidas poco usuales en Kim, una vez recibió las miradas extrañadas de todo el equipo por verter salsa picante sobre su rebanada de pizza, también notaron la obvia disminución en su consumo de café y Taehyung tanto como Jungkook sabe que no tardarán mucho en sacar sus conclusiones sobre lo que pasa, pero el chico pidió posponer el anuncio hasta que él estuviera listo para decirlo o fuera imposible esconderlo. En Busan tuvieron un caso bastante más fácil de lo que se hubieran imaginado, o más bien rápido. Habían tenido que trabajar contra el tiempo para rescatar a un bebé que fue secuestrado por un hombre que resultó ser un amigo de la familia, sin duda era algo trágico en primera instancia, pero el niño había sido recuperado con vida y eso es bueno para las estadísticas. 65 Kim vació el agua hirviente de la cafetera limpia en una sopa instantánea, Jeon ya le había hablado sobre comer esas cosas pero se moría por unos fideos insanos y calientes, así que había esperado a que su alfa estuviera ocupado cerrando con los oficiales del lugar para poner agua a calentar y preparar la sopa, ya en el auto sería menos probable que su pareja lo regañe si casi acaba la porción. Exprimió medio limón en el vaso de unicel humeante y sacó de su bolsillo un sobre de salsa picante, últimamente los llevaba a todos lados consigo peor que los condones (por que ahora no tendrían sexo sin látex de por medio). De pronto una mano sobre su hombro lo sorprendió, saltó sobre su eje y ahogó un grito, volteó para encontrarse con su amigo: ―Maldita sea Seonho… Casi me matas del susto ―trató de mantener su tono regular pero quería reírse de sí mismo. El moreno alfa se rió ―Debes estar muy distraído para no escuchar, te hablé antes ―se adelantó unos pasos, lo suficiente para ver al muchacho, se veía bastante normal excepto por que ahora sí estaba comiendo algo extraño. ―¿Desde cuándo te gusta la comida instantánea? 66 ―No me gusta, simplemente terminó entre lo que compré de una tienda a la vuelta, anoche cuando salimos por café ―explicó mientras revolvía el contenido del recipiente desechable. ―Estás actuando raro ¿Sabes? El castaño miró a su amigo con la mejor cara de pocker: ―Siempre dices que soy raro ¿Ahora estoy siendo raro en contraste de lo normal? ¿Significa que estoy siendo normal? ¿O excedo lo usual en mi? Por que si es así entonces ya no es raro ni extraño, sería perturbador tal vez… El alfa joven sonrió, y abrazó al menor por los hombros ―Bien, niño, recapitulemos: pasaste de tomar cuatro tazas de café al día a tomar solo una, comes sopa instantánea con salsa picante y…―se acercó un poco, como si comprobara algo pero recuperó la posición de antes en un abrazo amistoso para no incomodar a Kim ―… Y hueles a galletas recién horneadas, dime que no guardas comida en tus bolsillos. ―¿Puedes notar eso? 67 ―Sí, bajo ese intenso olor a resina de madera. Taehyung suspiró para no sonrojarse. ―Pensé que ahuyentaba a otros alfas ―Si, bueno no nos encanta pero estamos muy acostumbrados a las feromonas de Jeon, además, no tenemos intenciones de otro tipo hacia ti, imagino que a alguien que las tuviera, ese aroma le daría asco ―Tomaré los supresores en el avión… Después de cenar ―levantó ligeramente la sopa en sus manos ―¿Quieres? Seonho se rió y palmeó suavemente la espalda del omega: ―Todo tuyo, genio. “Si, eso pensé…” • • • • • Las luces estaban apagadas mayormente, la única iluminación era una lámpara de luz blanca fría, con forma de luna llena sostenida por varas de madera, fue el regalo que Taehyung le había dado a su alfa cuando cumplieron un año saliendo. 68 ―Te gusta la luna ¿No? ―Kim sonrió satisfecho cuando el mayor abrió la caja para encontrar la lámpara envuelta aún en papel de burbujas y el inicio de una sonrisa curvó sus labios. ―Vaya, Taehyung, yo… ¿Cuándo? ―el jefe se rió por lo bajo, está la persona que lo hace sentir y actuar como un estúpido frente a él, el lado alfa se sintió satisfecho y ridículo al mismo tiempo. ―La otra vez, había luna llena y cuando salimos no dejabas de verla. ―¿Te diste cuenta? ―Creo que fui el único, estábamos algo distraídos con el caso. ―No era necesario Kim, de todas maneras gracias ―Era lo menos que iba a hacer, llevamos un año juntos y has estado cuidando de mí con todo este asunto. Esa mañana el omega se había despertado y no había visto a su pareja en la cama con él, pudo escuchar el agua de la regadera corriendo y cuando quiso reacomodarse en la cama se acostó sobre un cuaderno de empaste artesanal cosido que estaba 69 envuelto con papel arcoíris, lo abrió luego de levantarse, al instante recordó lo que había dicho sobre llevar un diario de control mientras está cargando y pensó que era un lindo detalle, al parecer Jungkook es tan complicado para dar regalos como para recibirlos, hay una pizca, un impulso de autodesprecio que Taehyung no quiere considerar demasiado. El hombre le tomó de la mano y lo abrazó, pegando su pecho a la espalda del menor y su mano se paseó por el abdomen del chico en un acto inconsciente, deteniéndose en la parte baja, sosteniendo al menor que gemía y se retorcía contra él. Taehyung entrelazó sus dedos con los de la mano grande del alfa, el sexo se ha vuelto algo aún más frecuente entre los dos y Jungkook ha resultado muy accesible, parece que guarda mucha energía debajo de esa apariencia sería y algo rígida que lo caracteriza. Jeon lo estaba abrazando por detrás y Taehyung solo tuvo que voltear un poco para que el mayor adivinara sus pensamientos y lo besara, calma esa sensación de necesitar sentirse protegido incluso en un momento así, es absurdo y lo sabe, pero a veces 70 cuando esa parte de sus emociones es más fuerte no puede evitar correr hacia su alfa y aferrarse a él, de una o de otra manera. Justo ahora no hay peligro, y sabe que no podría estar más a salvo que en las manos de su alfa, derritiéndose como un cubito de hielo entre sus dedos. Tan bien… Se siente tan bien la intimidad con Jungkook, tan necesaria y correcta, mueve sus impulsos y los calma, acaricia su lado omega que ronronea con la más mínima atención, una caricia, una sonrisa… Es un bálsamo cálido y suave, se lleva sus miedos, los que se atreve a reconocer e incluso los que no, al menos por un momento. Se vino apretando el nudo alfa dentro de si, e igualmente poco dispuesto a dejarlo ir de todas formas. Jungkook lo abrazó con mucho cariño y hundió la cara en su cuello inhalando su aroma dulce y rico, le daba una verdadera sensación de hogar profundamente satisfactoria, su omega estaba bien, protegido y contento, eso llena su instinto normal hacia Taehyung y es sorprendente, un placer que no se había permitido hasta que estuvo con el genio, desde ahora no cree que pueda, ni quiere separarse nunca de él. 71 Se quedarían así un rato al menos hasta que el nudo desaparezca y el lobo se dedicaría a abrazar y acariciar a su omega, lamer su cuello y hablarle de cualquier cosa interesante que Kim pudiera disfrutar, era un ritual, su rutina para la intimidad. Después se levantarían, aseo personal, cambio de sábanas… Últimamente Jeon se tomaba el tiempo de colocar las almohadas alrededor, Taehyungno había dicho nada pero sabía que le ayudaba a dormir mejor, antes de darse cuenta tendría que pasar todo el tiempo en el nido para estar tranquilo. ―¿Si? ―¿Por qué cediste la custodia de Soobin? ¿Puedo saber? El azabache se notó sorprendido por un momento, pero suspiró y se giró, inconscientemente su mirada se pasó hacia su mano donde hace un par de años todavía portaba su anillo de bodas, ahora estaba vacío ese espacio, aún… ―Por que Jieun cree que es peligroso dado nuestro trabajo, respecto al bienestar de Soobin. 72 Taehyung se quedó quieto, escuchando atentamente a su alfa, eso no es una respuesta válida, ni siquiera es algo que Jeon diría, así que permaneció en silencio esperando que continuara. Jungkook miró a su pareja y medio sonrió: ―Ya lo sé, sé que no es justificante ¿Me creerías si te digo que no lo sé? ―Creería que no quieres saberlo. ―Puede cuidar de ella, lo necesita más…―más que yo fue lo que intentaba decir pero no pudo hacerlo, ¿Por qué pensaría que no merece cuidar de su bebé? Kim sabe que el niño es un alfa joven y muy inteligente pero no quería decir que tal vez Jungkook estaba siendo injusto en sus expectativas, de hecho, no quería cuestionar a su alfa, nunca cuestionó a Jeon incluso cuando no estaba de acuerdo. ―Ese acuerdo solo será vigente hasta que Soobin tenga trece años, entonces podrá decidir por sí mismo ―Perdón, pero eso es aún más injusto ―Dime ¿Parezco del tipo de hombre que le quitaría su bebé a una madre? 73 Kim prefirió no decir nada, sería inútil si intenta hacerlo cambiar de parecer ahora que ya está firmado el acuerdo, Jieun no parece una mala mujer, o una mala madre, así que no cree que Soobin realmente vaya a estar mal, simplemente duda acerca de los sentimientos que tenga Jeon hacia ese asunto, pensando que tal vez el jefe no se ha dado a sí mismo suficiente consideración para pensar que es perfectamente capaz de cuidar a Soobin, contrario a todo lo que ha dicho la madre del niño sobre que el alfa dedica mucho tiempo a su trabajo. Los dos se quedaron unos minutos en silencio, Jungkook no estaba seguro de por qué ese asunto le preocupa a Taehyung, incluso estando ya encinta debería preocuparse más por su cachorro que por lo que no puede controlar realmente, nadie puede. ―Sobre hablar con el equipo… ¿Podríamos decirles apenas termine el primer trimestre? Las probabilidades son mayores después de los primeros tres meses y se supone que vayan en aumento después de… ―No tienes de qué preocuparte, todo estará bien. ―¿Pero y si no? ¿Sabes cuáles son las tazas de natalidad para omegas masculinos? 74 ―No ―Eso es por que no hay suficientes casos documentados y en su mayoría no llegan a término. ―Estás hablando de chicos que viven sus vidas encerrados en bodegas sucias, siendo abusados y maltratados solamente para obtener dinero de ellos y la situación tuya es muy diferente… ―Lo sé, lo sé, Jungkook, pero… ―Yo te cuido, lo he estado haciendo y seguiré cuidando de ti, de ti y de nuestro bebé no importa qué… Si algo llegara a pasar no necesariamente significa que hayamos podido evitarlo. Supo que había tocado un nervio cuando Taehyung se escondió en su pecho y lo escuchó sollozar en silencio, no sabía de qué otra forma decirlo y que lo hiciera sentir mejor y evidentemente fracasó. Llevó su mano a la cabellera castaña acariciando las hebras con cuidado y mucho cariño: ―En serio, todo va a estar bien. ―¿Y si no? ¿Y si no todo es perfecto? Si algo pasa… Si algo pasa estaré hecho pedazos y seguro tú igual, y acabarás juntando el desastre de ambos y eso es tan injusto… 75 ―No es verdad, nada tiene que pasar, tranquilo Taehyung… ―Si yo fuera una chica no tendrías que preocuparte tanto… ―¿Qué? • • • • • Jackson entró a su oficina a eso de las seis cuarenta de la mañana, empezaba a acostumbrarse a no ver las luces de la oficina de Jungkook encendidas a esta hora, seguro estaría en casa, acunando a su omega dentro de algún nido ahora que el chico está llevando e intentan mantenerlo en secreto, se dió cuenta por accidente como siempre le pasa. Pero esta vez, dio vuelta regresando para ver de cerca por que la oficina del lobo no estaba vacía, la vista en el interior no fue algo nuevo pero sí no tan normal en estos días: al pelinegro sentado en su silla, bastante concentrado en leer los expedientes. Lucía cansado, sus ojos oscurecidos delataban el desvelo y no parecía de buen humor exactamente. ―Buenos días, Jungkook. 76 El hombre casi saltó en su silla, sus nervios estaban algo alterados pero no demasiado para hacerlo más obvio que la momentánea expresión de sorpresa en su mirada cuando la levantó de sobre el papel. ―Jackson… ―¿Mala noche? ―¿Por qué preguntas? ―Mm, no estarías aquí hasta en veinte minutos, y no sé cuánto tiempo llevas aquí. El menor sonrió nervioso: ―Bueno, no ha sido tan genial ―suspiró, llevando una mano a su frente presionando su entrecejo con los dedos. ―¿Pelearon? ―Sabes que no suelo hacerlo. ―Yo sé que no gritas, pero usualmente cierras. ―No lo hice ―seco y algo tajante. ―Es cierto, aún lo estás ―seguido no podía evitar verlo como ese chiquillo de veintiún años que se había graduado con honores en leyes y que no 77 parecía ser muy seguro de sí mismo, de hecho, muchas veces aún le parece que no lo es. ―Jackson, tengo trabajo qué hacer… El mayor se sentó en una de las sillas del escritorio del lobo y guardó silencio, esperando, por que en un momento Jungkook simplemente recordaría que puede levantar esa barrera que pone al rededor de sí mismo estando con él. Pasaron unos minutos, se sintieron como horas de tenso silencio entre ambos. ―Sugirió que si estuviera con una mujer tendría menos… Cargas. ―¿Tú? ¿Una chica beta? Ya vimos que no funcionó. Jungkook negó con la cabeza. “Si yo fuera una chica no tendrías que preocuparte tanto” ―Omega ―Oh… Por supuesto le explicaste calmadamente que está equivocado. ―Quiero creer que sí 78 ―¿No? “Dime que son solo tus hormonas hablando, Taehyung” ―Uhm… Puede que no lo tomara muy bien. ―¿Qué dijo? ―Nada, tomó sus llaves y se fue ―¿Te dijo a dónde? El jefe negó de nuevo: ―Pasó la noche en su departamento. ―¿Cómo sabes? ―… ―Jungkook… ―Lo seguí. ―Jeon Jungkook, dime ¿Quieres que te golpee? El más joven le miró confundido: ―No. ―¿Entonces qué demonios estás haciendo aquí?




Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.