Pensamientos de una mente caótica

Pensamientos de una mente caótica

“Pensamientos de una mente caótica”

Reseña:

Este es un libro cargado de emociones, les quiero compartir parte de mi caos mental en escritos algo dispersos y tal vez sin sentido. Son como las memorias de cada crisis o emoción que pase con la ansiedad, la depresión y el TCA.

Quiero demostrar a las personas que puedan estar pasando algo parecido que no están solos, que se puede salir de esto, que cuesta muchísimo, pero si se puede resurgir.

La primera vez que pude reconocer que no era algo normal el sufrimiento de la vida cotidiana, fue cuando tenía 20 años, ese año fue casi letal, tuve mucho tiempo para pensar y analizar, me di cuenta que lo que paso fue un colapso después de 9 años de ansiedad,

Fue el momento donde supe que yo no era así, los que hablaban y actuaban por mi eran mis “demonios”.

También en algunos versos dispersos voy a imprimir a las personas de mi vida esas que te marcan y jamás se van de tu mente aun que lo intentes.

 

 

 

 

Tengo ganas de gritar

Viste cuando estas acompañado de varias personas pero es como que ellos están juntos y vos estas aparte…

Y no te ven,

Y vos sentís como que estas pero a la vez no,

Es extraño.

Te podes ver desde afuera de tu cuerpo ahí sentado sufriendo mientras vez a las personas a tu alrededor merodeando y hablando entre ellas,

Sentís como te ahogas,

Como que hay algo atragantado en tu garganta, que duele,

Increíblemente insoportable,

Amnea

Te empieza a picar la nariz y los ojos se empiezan a aguar.

Pero no lloras,

Todo queda ahí,

Estancado;

Y mientras todo esto pasa,

Tu mente va a mil por hora,

Decís, ¡carajo!

Que cansado que estoy,

Cuantas ganas de gritar,

De mandar todo a la mierda.

Y las voces empiezan a gritar en tu cabeza,

Son aterradoras, desgarradoras,

No encontras el control del volumen cada vez gritan más fuerte,

Te aturden y solo suplicas que por favor paren.

Todo es;

Y por fuera lo único que ves es paz

No hay nada que se pueda ver

Mientras te pasa todo eso nadie puede verlo,

Nadie puede ver como las vociferan y te torturan,

Como te retorces de dolor.

 

 

 

 

 

Se siente el cansancio,

Y los callos del pasado se notan,

Como si tu mente fuera las manos de un anciano, que incasablemente ha trabajado la tierra,

Para sobrevivir la hambruna.

Es una ironía,

Que a tan corta edad, mi mente se sienta tan agotada.

Agonizante;

Sin escapatoria.

 

 

 

 

 

 

Me siento agobiada,

No puedo estar en todos lados y dejar a todos conformes,

Y nunca lo digo,

Tengo que hacer muchas cosas, pero sigo sin hacer algo por mí.

Y en realidad tampoco es culpa de nadie, es culpa mía.

Pero es frustrante cuando crees que estás haciendo las cosas bien, y te das cuenta que todo sale mal,

No encontras una recompensa al final,

Solo nada;

Vacío.

En realidad,

Ya no me importa,

No importa que pueda pasarme,

Solo me dejo llevar,

Por esta oscuridad que me abraza,

Una vez más.

Acá estoy de nuevo, como al principio,

Puedo decir con certeza, que predije cada momento de mi caída,

Pero eso sería engañarme.

La realidad, es que, me sorprendí aferrada a lo que una vez ya me había soltado,

Me descubrí hundida y ojerosa,

Solo fue un reflejo.

Al principio te dicen que van a estar,

Que van a hacer todo por ayudarte;

Pero cuando las cosas se ponen difíciles,

Cuando ya no podes ni con vos mismo,

Y el precipicio se acerca…

Desaparecen.

por esto y mucho más, ya no me importan los que sea de mí.

                         

 

 



#3363 en Otros
#863 en Relatos cortos

En el texto hay: poemas y escritos, poemas y más

Editado: 15.02.2024

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.