Perfume: La historia de una amor

Los multiolor

Así como cada persona tiene su propio olor para seré conocido, hay casos en los que no tienen olor como es el caso de Mike y también hay personas incapaces de detectar algún olor como es el caso de Nanaba. Sin embargo, también existen un tipo de personas que portan varios olores en su cuerpo, a este tipo de personas se les llama multiolor.

Los multiolor son personas que portan olores de otras personas en su cuerpo, que se consigue al momento de intimar, de ese modo se sabe con cuantas personas estuvo.

Existen dos tipos de personas multiolor, las prostitutas y los hombres que las buscan para satisfacer sus necesidades. Este tipo de personas, aunque no lo sepan, corren un gran riesgo. Uno más peligroso que contraer alguna enfermedad.

¿Y cuál es ese riesgo?

Perder su olor propio, ya que eso es lo que los distingue del resto y los hace únicos.

Las que corren mayor riesgo son las prostitutas, debido a que su oficio consiste principalmente en acostarse con cualquier hombre que les ofrezca dinero para poder sobrevivir en este mundo, tarde o temprano dejaran de tener olor propio y el único olor que habrá en su cuerpo sera el de sus clientes. Los hombre también corren ese riesgo, no tanto como las prostitutas pero igual, sobretodo aquellos hombres que disfrutan de acostarse con varias.

Es aquí donde nos situamos ahora.

Llegada la noche, del día siguiente de la fiesta por la llegada a la primavera, todos volvían a sus labores habituales. Es decir, el burdel volvía a estar abierto y listo para esperar a los clientes. 

-¡Vamos, apúrense!¡Ya no tardan en llegar!-la más ansiosa era un chica de estatura media, complexión delgada, cabello castaño y corto, ojos grandes y claros, nariz mediana y respingada. Que entro a una habitación donde habían varias chicas arreglándose. 

-Solo tú podrías estar tan entusiasmada, Gabi-comento una chica de estatura media, cabello rubio corto, con un flequillo en la frente, y ojos son de color claro. Que volteo a ver a Gabi, quien usaba un vestido ajustado resaltando sus curvas y un escote muy pronunciado, que dejaban ver a simple vista sus pechos.

-¡Y como no estarlo!¡Siempre después de alguna tonta fecha festiva hay más clientes!¡Y sobretodo pagan mejor!

-No digas que las fechas festivas son tontas-hablo ahora una chica de contextura delgada, ojos de tonalidad oscura, que trataba de peinar su larga y despeinada cabellera negra- A mi me gustan, sobretodo la que hacen por la llegada a la primavera.

-A mi también me gustan, sobretodo porque podemos descansar y no verle la cara a ninguno de los cerdos que llamamos clientes.

-Si no quieres estar aquí puedes irte, Zofia-opino Gabi, que ahora estaba sentada en un  sillón-Así de fácil.

-Créeme que eso es lo que más deseo, pero desgraciadamente no puedo porque mis hermanos necesitan comer-Zofia le dedico una mirada fría a Gabi-Así que no podre darte el gusto de tener más clientes.

-¡Bah!. Como si tuviera que preocuparme de ti, al final me escogerán a mi porque soy la mejor de todas-Gabi hablaba con aires de superioridad.

-Pues, me alegra que te sientas orgullosa, no todas pueden gritar a los cuatro vientos que se sienten felices de  estar aquí-Zofia regreso su vista al espejo-No como otras que llegaron aquí en busca de una vida fácil y con el sueño de ser la cortesana de algún idiota de clase alta.

-¿Que insinúas, Zofia?-Gabi le frunció el ceño a Zofia.

-Yo, nada-el tono de Zofia era de sarcasmo- No es como si fuera un secreto que rechazaste a tu prometido, por el hecho de ser un simple recolector de flores, y hayas huido de casa buscando un trabajo fácil que te de buena paga.

-Zofi, ya basta-intervino la pelinegra.

-¿Y mira donde acabaste?. En un burdel, pensando únicamente a cual cerdo sacarle más dinero porque, según tú, tienes una apariencia angelical, cuando en realidad eres peor que la peste negra.

-Solo estas celosa porque me prefieren a mí-Gabi estaba a la defensiva.

-Claro, estoy muerta de celos. Yo también quisiera que mis padres me rechacen como hija y me maldigan en publico. Quisiera poder dejar de tener apellido y familia. Quisiera poder pensar únicamente en el dinero y dejar mi dignidad de lado. Y también..-no pudo terminar de hablar debido a que Gabi se lanzo sobre ella y comenzó a jalarle de los cabellos-¡Quítate de encima!-hizo lo mismo que Gabi.

-¡Las dos!¡Basta!-la pelinegra tomo a Zofia mientras que otra chica tomaba a Gabi, en un intento por separarlas.

-¿Que sucede?¿Porqué tanto escándalo?-todas dirigieron su vista hacia la puerta, donde se encontraba un hombre algo mayor, calvo y con varias arrugas en el rostro. De apariencia desagradable.

-Nada, mi señor. Solo una simple discusión por un broche-dijo la pelinegra.

-Ustedes las mujeres siempre pelean por tonterías-les reprocho el hombre-Terminen de arreglarse que los clientes no tardan en llegar, sobretodo los de la policía militar, ellos son los primeros en venir-dicho esto ultimo salio de la habitación.

-"Terminen de arreglarse que los clientes no tardan en llegar"-la pelinegra lo imito de manera burlona.

-Juro que un día de estos le clavaré un puñal en la espalda a ese viejo cascarrabias-comento Zofia-Pieck, ya suéltame.

-Ah si, lo siento-Pieck soltó los brazos de Zofia-Ven, déjame arreglarte el cabello. Tu también deberías hacer lo mismo Gabi-miro de reojo a Gabi.

-Lo haré-se zafo del agarré de la chica que la sostenía por detrás-Pero esto no se termina aquí, Zofia-le dedico una mirada de odio a la rubia.

-Como si te tuviera miedo-la miro con una expresión neutra-Mejor vete a tu habitación exclusiva y arreglarte, de lo contrario te quedaras sin clientes.

-Muérete-Gabi salio de la habitación.

-Zofia, no era necesario que dijeras todo eso-comento Pieck mientras peinaba a Zofia.

-Lo sé, pero sabes que me harta, chicas como ella solo hacen creer a todos que estamos aquí porque lo deseamos.



#454 en Fanfic
#102 en Ciencia ficción

En el texto hay: romance drama accion

Editado: 31.10.2023

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.