Perfume: La historia de una amor

Escritos

Un día normal como cualquier otro, Mike tenía otra buena venta en su tienda, y pasaba un rato con Nanaba, los últimos días estaba viniendo seguido a su tienda, lo cual no podía negar que le gustaba mucho.

Incluso más de un cliente le mencionó que se veía muy feliz los últimos días, y más de uno preguntó si era debido a que al fin había encontrado alguna chica con la que casarse, pero el nunca respondía, prefería desviar el tema, en especial porque eso era imposible porque su amada estaba comprometida, eso era algo que le dolía, tanto que su felicidad se apagaba al instante.

En cuanto cerraba la tienda, Nanaba, quien se pasaba todo el día escondida en el sótano, donde ayudaba a Mike a embotellar y ordenar los perfumes para la venta del día, al fin salía de su escondite y podía estar con Mike en la tienda.

-Se vendió todo, como siempre- fue lo primero que comento Nanaba mientras cerraba la puerta del sótano- ¿Sabes?, podría acostumbrarme a esto.

- ¿A qué? - preguntó Mike mientras agarraba una jarra y servía agua en dos vasos

-Si logro librarme de ese idiota, tal vez con eso consiga que mi padre me des herede y bote de casa, podríamos casarnos y me la pasaría ayudándote en tu tienda, así no tendría que pasarme todo el día escondida en el sótano sola.

-Mau- maulló Dross desde su cojín.

-Bueno, ni tan sola- se corrigió- Dross es buena compañía.

-…-Mike no supo que decir, sonaba tan perfecto, como un sueño hecho realidad, se quedó tan impresionado de eso que no se dio cuenta que estaba rebalsando uno de los vasos.

- ¡Mike! - Nanaba palmeo sus manos sobre su rostro para volverlo en si- Estas mojando el mostrador.

-Lo siento- dejo la jarra a un lado y comenzó a limpiar el mostrador con un trapo.

- ¿Te vas a quedar de piedra siempre que te hablo de matrimonio? - pregunto con burla mientras tomaba uno d ellos vasos.

-Es raro cuando chica lo comenta, normalmente son los hombres quienes inician el tema. -tomo el otro vaso.

-Cierto, pero te recuerdo que me contaste que tu amigo Levi era acosado por varias chicas que se querían casar con él, y si no fuera a por tu ayuda, nunca hubiera dado el gran paso con Hanji.

-Creo que te está haciendo daño juntarte, mucho con Hanji- opinó ante su actitud, a veces Hanji venía a visitarlos, o más bien iba a robarse a Nanaba con la excusa de ir a ver a Mikasa y saber cómo iba su embrazo.

-No niego que es divertido estar con ella, es muy excéntrica y me agrada- dijo para luego darle un sorbo a su vaso- Podría hasta considerarla una amiga- sonrió algo triste ante eso- Mi primera amiga de verdad.

- ¿No tuviste amigos en Grace? - se atrevió a preguntar al ver su expresión de tristeza

Nanaba negó moviendo la cabeza.

-Cuando naces en cuna de oro, todos se te acercan con claras intenciones de relacionarse contigo solo por tu dinero, siempre habían fiestas en casa, mi padre hablaba de negocios con otros hombres importantes mientras yo debía de jugar con los hijos de estos, cuando los adultos no miraban, sacaban sus verdaderas caras, ninguno estaba interesado en hacerse amigo del otro, si exista alguna especie de relación era solo porque era conveniente para las familias formar lazos- bebió toda el agua del vaso de golpe- Es por eso que comencé a odiar mi vida, nunca tuve amigos de verdad- dejo el vaso en el mostrador.

-Debió ser muy duro- fue lo único que s ele ocurrió decir a Mike- Aunque tampoco fue fácil para mi hacer amigos, todos retrocedían o me tildaban de raro por mi habito de olfatear a las personas- relleno el vaso de Nanaba con más agua- En mi opinión, encontrar buenos amigos no es fácil.

-En eso tienes razón, y tuvo que ser necesario dejar el lugar donde nací para venir aquí y conocer a una.

-Un brindis por eso- levantó su vaso.

-Por mi primera amiga de verdad- Nanaba hizo lo mismo.

-Y por los que vendrán- añadió Mike.

Chocaron sus manos y entre risas bebieron el agua como si se tratara de vino.

-Se hace tarde, es mejor que te acompañe a tu casa antes de que tu padre llegue.

-Odio esa parte- dejo el vaso en el mostrador, para luego dar media vuelta y volver al sótano para buscar su capa.

Un rato después ambos salían por la puerta trasera de la tienda, todo normal, pero de un momento a otro Mike dejó de caminar, había algo en el aire, un olor que últimamente había percibido por sus alrededores.

- ¿Ocurre algo, Mike? -preguntó Nanaba.

-No, nada- prefirió no prestarle tanta atención a eso, después de todo era normal toparse con el mismo olor todos los días, su tienda estaba en una zona muy concurrida- Vamos a se nos hará tarde- volvió caminar.

Por desgracia, a ver omitido ese detalle, fue su error más grave.

La policía militar realizaba su ruta de patrulla por esa calle, pero existía un policía que se quedaba más de la cuenta en aquel lugar después de que cerraba, un hombre joven de cabello pelirrojo corto, el cual usa despeinado y con los lados de la cabeza rapados, de estatura ligeramente superior a la media, rostro esbelto y delgado.



#454 en Fanfic
#102 en Ciencia ficción

En el texto hay: romance drama accion

Editado: 31.10.2023

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.