por un presente contigo

Capitulo 1 - "un nuevo comienzo"

flashback

<<Llevábamos horas en el carro y mamá aún no me dice a donde vamos, ha estado extraña todo el tiempo y muy calla, cada vez que le pregunto hacia donde nos dirigimos ella solo me dice que me dirá cuando lleguemos al lugar. 

Sentía que algo malo pasaba, pero no sabía que, no sabía si era el ambiente, el silencio de mi madre o como iba vestida, parecía una delincuente escondiéndose de la policía, y eso si me asustaba, ya era suficiente con un padre en la cárcel. Mamá llevaba una pañoleta que le cubría toda su cabeza y unas gafas muy grandes, eso no era muy original de ella y su glamour

-mamá ¿a dónde vamos?, ya me duelen las piernas de estar sentada - digo impaciente esperando una respuesta por fin

-Elizabeth ya te dije que tienes que esperar a que lleguemos, no quiero escuchar más tu voz en el resto del camino - dijo con impaciencia. 

Decidí no abrir más mi boca y el resto de camino escuché música mientras me distraía conociendo un poco las ciudades que pasábamos de estados unidos, definitivamente cuando me subí al vuelo de Italia a Estados Unidos jamás pensé que pasaría tanto tiempo en un carro.

Después de media hora más en el carro, llegamos a un barrio de clase media-baja, no entendía que hacíamos aquí, nosotras solo estábamos en lugares caros e importantes.

-bájate Elizabeth, llegamos -dice mi madre mientras se baja del carro. 

Cuando hago lo mismo que ella, puedo observar mejor el sitio, era un barrio de casas pequeñas, nosotros nos estacionamos en una casa de dos pisos, de colores grises y blancos, era pequeña, pero una propiedad muy bonita. 

Mamá comienza a caminar hasta la puerta de dicha casa y así que decido seguirla, aún no entendía que hacíamos aquí. 

Cuando llegamos al porche, mamá toco el timbre, paso un rato antes de que una señora abriera la puerta, se veía un poco más mayor que mi madre.

Cuando la señora nos vio, paso de tener una sonrisa a una cara de pocos amigos

-que haces aquí Samanta- dijo la señora sin ánimos de que mi madre sea la que esté en su porche.

-a mí tampoco me agrada estar ... - mamá hace una pausa para observar la propiedad con cara de desagrado - aquí

-mira si vas a venir a molestar mejor vete, no estoy de humor para ti - la señora iba a cerrar la puerta, pero mamá se lo impidió

-yo tampoco estoy de humor para ti, así que esto va a ser rápido- mamá entra sin que la inviten a pasar, yo no sabía que hacer así que solo la sigo adentro.

Al entrar puedo detallar mejor la casa, era muy acogedora, pero en definitiva ni en un millón de años viviría aquí, por eso, amo que mis padres sean dueños de una gran empresa y vivamos en un gran estatus, aunque últimamente no nos está yendo bien y a mi padre lo acusaron de fraude por lo cual está en la cárcel, pero yo sé que pronto solucionara todo y nuestras vidas continuarán como antes. 

Cuando llegamos hasta la sala habían dos niños idénticos, la única diferencia era el sexo, uno era niño y la otra niña, pero la misma cara, por lo que supuse que eran gemelos, se veían de mi edad, pero sus ropas parecían sacadas de la tienda más barata que encontraron. 

-¿tienes un lugar donde podamos hablar a solas?- mi madre le pregunta a la señora y ella asiente.

-Thiaho, April, ella es Elizabeth, quédense con ella hasta que su madre regrese por ella - dice la señora, la cual supongo que ella es la madre de los gemelos. Los niños asienten y nuestras madres se van. 

-¿quieres jugar un poco con nosotros?- pregunta la niña señalando unos juguetes partidos y sucios. Pero cuantos años tenían estos que aún jugaban con juguetes, si es que a eso de le puede llamar así, en mi casa a eso se le llama basura. 

-no, gracias, yo no juego - digo intentando no parecer grosera y que mi cara no delate el asco que me dan esas cosas.

-¿cuántos años tienes? - pregunta el niño.

-12- respondo mirando hacia donde se fue mi madre, deseando que regrese pronto para irnos. 

-nosotros 8- responde la niña muy emocionada.

-si, que interesante- respondo sarcástica.

Los niños no dicen nada más y agradezco eso. Aún no podía creer que estaba en ese lugar, nadie de mi escuela se podía enterar, que vergüenza si ven que estuve en un chiquero como este. 

Paso un tiempo muy considerable antes de que mi madre Regresara, me emocione mucho, ya me quería ir, pero algo detiene mi emoción, la señora también regresa, pero con lágrimas en los ojos, apenas me vio, en su rostro se formó una sonrisa triste, yo solo la ignoré y seguí a mamá hasta la salida.

-que bien que ya nos vamos, no quiero estar aquí- mamá no me respondió, en cambio, le hizo una seña al chofer, el cual comenzó a bajar mis maletas, yo no entendía por qué - ¿mamá que pasa, porque está bajando mis maletas? - nuevamente mama no me contesto - hey viejo inútil, deja mis cosas donde están - mamá me detiene y se coloca frente mío.

-Elizabeth- dice seriamente- ella es la media hermana de tu padre, Amelia - dice señalando a la señora de antes, la cual ahora sé que se llama Amelía y es mi tía o algo así. 

-¿y eso que tiene que ver conmigo? - digo mientras miro a la señora de arriba abajo.

-Te quedarás con ella un tiempo - dice mi madre rápidamente.

Apenas mis oídos escucharon esas palabras, sentí que el mundo se me iba, ella no me podía dejar aquí, esto es un basurero. 

-¿qué?, no mamá, no me puedes dejar aquí, esto es un... - mamá me interrumpió.

-Elizabeth, va a ser algo temporal, cuando se solucionen todo con tu padre volveremos por ti - mi corazón comenzó a latir a mil, no sé por qué sentía que sus palabras eran mentiras, tenía que irme con ella o aquí acabaría mi vida.



luzkacenteno

Editado: 25.04.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar