Premoniciones: T.E.P [2]

AVENTÓN (4/4)

14:00 PM: Entrada principal, Academia Ward.

—¿Dónde se encuentra actualmente? — indagó Dan al llegar al encuentro con Jay.

—Saliendo de Saint Louise— respondió Jay mientras observaba la ubicación en su teléfono—Si continúa con este ritmo, para el día de mañana, cerca de la madrugada, puede que llegue a Buenos Aires. Hasta entonces continuaremos vigilando.

Dan asintió y optaron por mantenerse juntos hasta comprobar la visualización.

17:00 P: Living, Departamento de Dan.

Tanto Dan como Jay se encontraban sentados en la mesa del living enfrentados, con el teléfono de Jay entre medio de ambos, indicando el camino de Sheila, mientras se preparaban para los siguientes exámenes.

20:00 PM: Living, Departamento de Dan.

Jay corrió los materiales de estudio a un lado, mientras que Dan recibía al repartidor que había llegado con la cena.

Dan colocó los platos de tallarines sobre la mesa y ambos tomaron los cubiertos para comenzar a cenar, mientras que su único entretenimiento era el recorrido de Sheila.

01:00 AM: Living, Departamento de Dan.

Dan se encontraba recostado sobre la mesa del living, mientras que Jay se había recostado sobre el sillón.

Dan abrió sus ojos y los froto. Estiró sus brazos y giró su mirada hacia la fuente de luz que iluminaba su rostro en medio de la oscuridad, el teléfono de Jay. Con dificultad observo el aparato y la ubicación se mantenía en el mismo lugar desde hacía unas horas.

Tal vez se ha detenido a pasar la noche, pensó Dan y nuevamente se recostó sobre la mesa, para posteriormente cerrar los ojos.

07.00 AM: Clase 4, división A, Academia Ward.

Dan y Jay se encontraban sentados en diferentes cubículos, pero manteniendo su cercanía.

—De a uno se levantarán para depositar sobre el escritorio la actividad solicitada de la clase anterior sobre el perfil psicológico del homicida a elección.

Dan tomó de su bolso la actividad y observó el nombre homicida que había sido de su elección: "Zachary Philips: El asesino del carrusel", aún le daba escalofríos pensar en aquello. Se levantó de su asiento para luego entregarlo.

12:00 PM: Cafetería, Academia Ward.

Dan y Jay se encontraban ubicados en una esquina de la cafetería mientras disfrutaban su cena.

—¿Cuánto tiempo nos tomará en llegar a la ruta tres? — indagó Dan.

—Dame un segundo.

Jay tecleo en el teléfono y luego coloco el teléfono en medio para que ambos pudieran visualizarlo.

—Si tomamos el acceso principal, nos tomara una hora, al igual que si tomamos el camino por el acceso oeste.

—Bien, iremos por el acceso principal. ¿Qué hay sé su ubicación?

Jay ingresó al link por Theo y al cargarse, ambos pudieron observar que se encontraba en movimiento y no iban a tardar en llegar a la ruta.

—Se mueve con más lentitud que ayer, por lo que debería llegar a la ruta para las dos de la tarde.

—¿Estás listo? — interrogó Dan.

—Debo estarlo— Jay observó a Dan con una mirada animada—La salvaremos...

Dan formó una sonrisa.

—Gracias Jay, sé que aún estás debatiéndote entre creerlo o no, pero el hecho de que aun así hagamos esto juntos, no se siente tan solitario como la primera vez.

Una brisa ingresó por el ventanal cercano a ellos, una brisa cálida que los abrazo a ambos y se sintió tan desafortunadamente familiar para Dan, al igual que la brisa de la visión.

—Tenemos una vida que salvar— esbozó Dan para luego dirigirse al estacionamiento.

Ambos se acomodaron en el vehículo de Jay y emprendieron viaje hacia la ruta tres.

La ruta se encontraba desolada, no había más que el sonido de aves volando por el inmenso cielo azul y aún no había rastros de Shayla.

De pronto, en el aire comenzó a sentirse una pesadez y ambos se estremecieron.

—Lo has sentido, ¿Verdad? — interrogo Dan.

Jay se limitó a asentir para posteriormente sacudir su cuerpo ligeramente.

Era la cuarta vuelta que daban por la ruta hasta que, a mitad de ella, del lado contrario, observaron a una mujer apoyada sobre el lado del copiloto mientras conversaba con el conductor del vehículo, del cual no pudieron ver su rostro.

Un escalofrío recorrió el cuerpo de Dan y en ese momento fue capaz de entender un poco más lo que estaba experimentando.

Dieron una vuelta en U y se estacionaron detrás de ellos a varios metros de distancia.

—¿Recuerdas aquel día en la sala de clases? — indago Dan hacia Jay mientras continuaban observando a Shayla y el conductor.

—No hemos dejado de hablar de ello y tampoco podría olvidarlo— respondió Jay con la vista hacia el frente.

—Aquello ocurrió porque en las visualizaciones puedo ver todo desde la perspectiva del victimario y actúo en simultáneo acorde a lo que el esté haciendo durante ellas.

Jay giro la mirada hacia Dan.

—Eso explicaría varias cosas— respondió para luego volver la mirada hacia la adelante.

Observaron como Shayla se acomodaba en el vehículo del lado del copiloto y en ese momento, Jay tomo de un bolso ubicado en el asiento trasero, dos armas blancas, la cual una de ellas fue estirada hacia Dan.

—¿Qué es esto, Jay? ¿Por qué las traes contigo? — indago Dan atónito.

—Tranquilo, son eléctricas.

Dan la tomo con desconfianza y Jay encendió el vehículo.

En cuanto el vehículo frente a ellos emprendió camino, Jay se preparó para seguirlos y así fue solo unos segundos después.

—Para lograr inculparlo debemos esperar a que haga algo en contra de ella.

Dan asintió y salieron de la carretera y tras dos horas de viaje, comenzaban a acercarse a un lugar desolado rodeado de bosquejo.

—Esto no me gusta nada. ¿Qué podemos solo nosotros? ¡Somos dos en contra de un asesino despiadado! — comento Dan con pánico.



#1106 en Thriller
#555 en Misterio
#429 en Suspenso

En el texto hay: premoniciones, crimenes, crimenes y asesinatos

Editado: 13.11.2023

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.