Premoniciones: T.E.P [2]

AEROPUERTO (2/3)

—¿Cómo sabremos de cuál aeropuerto se trata? — indagó Jay con preocupación.

Dan se silenció unos segundos y recordó detenidamente la visualización.

Agradeció haber analizado su vestimenta detenidamente porque eso lo llevo al nombre del aeropuerto.

—Estoy cien por ciento seguro de que se trata del aeropuerto Internacional de Ezeiza, es el nombre que aparecía en la etiqueta del atuendo del victimario.

—¿El atuendo?, ¿entonces trabaja en el lugar?

Dan asintió.

—¿Qué hay de la víctima?

—Anne, una joven de pelo castaño. Se estaba despidiendo de otra mujer pelirrubia, pero no estoy seguro de la relación entre ellas; sin embargo, hay algo que ha llamado mi atención. La mujer le decía a Anne que todo estaría bien y que podría superarlo, pero no tengo idea alguna a que se refería.

—¿Tal vez podría estar relacionado con el victimario?

—Tal vez, no creo que haya elegido una víctima al azar. Parecía estar premeditado.

Jay corrió a un lado los materiales de estudio y tomo una hoja en blanco acompañado de un bolígrafo.

—Para comenzar tenemos el escenario— Jay escribió sobre la hoja el nombre del aeropuerto—Luego, el victimario. Un empleado del aeropuerto— continuó escribiendo sobre la hoja— ¿Qué edad piensas que pueda llegar a tener?

—No estoy seguro, por alguna razón no puedo ver los rostros de los victimarios, pero es lo suficientemente mayor como para tener conocimientos acerca explosivos y haber sido empleado en el aeropuerto durante un largo periodo que lo ayudara a conocer el lugar a la perfección y ganar la confianza de sus compañeros como para dejarlo ingresar en el avión pasando totalmente desapercibido.

—Bien y la víctima, Anne. De cabello castaño y joven.

—Deberíamos ir a echar un vistazo al Aeropuerto— sugirió Dan— Por cierto, Anne se dirigía a Roma, tal vez eso pueda sernos de ayuda.

Dan y Jay emprendieron viaje hacia el Aeropuerto de Ezeiza de cincuenta minutos y al llegar contemplaron el exterior del lugar antes de ingresar por la gran entrada.

—Echaré un vistazo alrededor— avisó Jay.

En el lugar había personas por doquier corriendo de acá para allá, tal como lo había visto Dan con anterioridad y a pesar de ser la primera vez que pisaba aquel enorme e intimidante lugar, le resultaba extrañamente familiar y es que las visualizaciones lucían tan reales que se sintió que realmente había estado allí.
Dan caminó hacia la zona de espera y se sentó a contemplar el sitio con una visión más amplia.

Detuvo su mirada en el vestíbulo de salidas y llegadas, un nudo se formó en su garganta al pensar que, en unos días, una gran cantidad de personas correrían riesgo de muerte.
Su mirada se dirigió hacia la zona de venta de pasajes y pensó en que Anne ya había realizado la compra del mismo con antelación, por ende, debería figurar en el sistema del aeropuerto. El problema era que el sitio no iba a brindarle información sobre ella por políticas del aeropuerto. En su sitio optó por acercarse hacia la zona del check-in, no iba a conseguir información sobre Anne, pero sí datos que le serían de ayuda.

Dio unos pasos hacia uno de los empleados que se encontraba efectuando chequeos.

—Disculpe, ¿con cuánto tiempo de anticipación debe efectuarse el chequeo? — indagó con nerviosismo.

Dan sentía que finalmente estaba actuando como un verdadero futuro agente.

La empleada giró la mirada hacia Dan.

—Los chequeos deben efectuarse con cincuenta minutos de antelación como máximo, lo recomendable es que efectúen el chequeo antes de ese límite— informó con una sonrisa amable.

—Se lo agradezco— Dan sonrió de igual manera.

El próximo gran problema a resolver era el horario del vuelo.

Dan caminó hacia el gran ventanal que daba la vista hacia la pista de aterrizaje y en su mente no dejaba de rondar que, si no hallaban algo más acerca de la visualización, no iban a poder ser capaz de salvarlos.

—¿Has encontrado algo? — indagó Jay al acomodarse a su lado.

Dan negó con la cabeza.

—¿Qué hay de ti?

Jay tomó su teléfono y se lo enseñó a Dan.
En él se mostraba una imagen con horarios de vuelos del Aeropuerto de Ezeiza.

—He hablado con Theo, no pudo acceder a la lista de pasajeros de cada vuelo, pero si cuantos vuelos hay disponibles hacia el mismo destino ese día, es decir, hacia Roma.

El rostro de Dan se iluminó y tomó el teléfono de Jay.

*09/04: 07:30 A.M

*09/04: 14:00 P.M

*09/04: 19:00 P.M

—Eso significa que estaremos desde temprano a la espera de Anne, sin embargo, sabemos que ella subirá al vuelo trescientos once.

Jay asintió.

—Por el momento será mejor regresar y continuar estudiando para el examen— sugirió.

—De acuerdo, regresemos.

Dan observó una vez más alrededor en búsqueda del victimario, pero nadie llamaba su atención y fueron de regreso hacia la biblioteca para continuar preparándose para el examen final.

...

Día cinco

La alarma del teléfono de Dan comenzó a sonar indicándole que las seis de la mañana había llegado. Tomó su teléfono y desactivó la alarma para posteriormente enviar un mensaje a Jay.

—Esperaré por ti— envió Dan avisando que ya se encontraba despierto.

Se levantó de la cama para posteriormente realizar su rutina matutina diaria.

El teléfono de Dan volvió a sonar, esta vez se trataba de un mensaje de Jay.

"Llegaré en cinco minutos"

07:00 a.m, entrada principal, Aeropuerto de Ezeiza.

Al ingresar al aeropuerto, Dan observó su reloj y se le vino a la mente lo que le había dicho la empleada. Si Anne debía tomar el vuelo de las siete y media, ya debería haberse anunciado ante la recepción para posteriormente esperar por su vuelo.

—Busquemos en la zona de espera y recuerda que Anne es de cabello castaño, mientras que su acompañante es de cabello en color trigo.



#1106 en Thriller
#555 en Misterio
#429 en Suspenso

En el texto hay: premoniciones, crimenes, crimenes y asesinatos

Editado: 13.11.2023

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.