Princesa Encubierta

La guerra comenzo

Guerra, primer dia:

ーProtejan a la princesa ーordenaba el rey.

ーSí majestad, como mande. ーrespondieron correctamente los guardias.

Me tomaron fuerte del brazo y me llevaron rápidamente hacia la parte más baja del castillo, había seguridad por todos lados.

ー¿Qué está pasando? ーpregunté confundida, no entendía por qué de repente todos estaban nerviosos.

ーMi princesa, debo decirle que allá afuera comenzó una guerra ーhabló el soldado que me estaba tomando del brazo y obligándome a caminar, prácticamente.

ーUna guerra. ーpude sentir como un escalofrío recorría todo mi cuerpo ーTienen que ayudarlos ーhablé desesperada.

ー¿A quiénes? ーpreguntó confundido.

ーA los niños, los ancianos y a las mujeres. Deben darle un lugar seguro donde poder estar ーhablé preocupada.

ーNo tenemos ese tipo de lugar en Wiltorn, ya que nunca imaginamos que un país como este, tan amable y tranquilo, terminaría en guerra.

ーTenemos el castillo, los altillos, los sótanos, los calabozos, los cuartos de más, aquí hay mucho espacio ーdije molesta al ver que ni siquiera pensaba una manera de poder salvar a mi gente de esta atrocidad.

ーHablaré con el Rey y luego haré que le notifique la respuesta, ahora princesa Diana, quédese aquí.

Luego de un rato de estar en el sótano, los sirvientes del castillo comenzaron a ambientarlo y amueblarlo para mi comodidad, cuando terminaron los preparativos la jefa de personal me dio una carta.

"Lo siento mi niña, pero el castillo no será suficiente para tantas personas, las mujeres y niños, ellos solos podrán entrar al castillo".

~Tu padre, El Rey.

Mis ganas de arrugar y revolear aquél papel eran muchas, pero me contuve, ya que eso era visto con mal ojo, una princesa debe mantener la compostura.

ーAnnabeth, prepara todo por favor, tendremos invitados ーintenté sonreír.

ーComo ordene, Princesa Diana.

Annabeth fue a explicarle al resto del personal que es lo que había que hacer y de a poco fueron llegando mujeres y niños, algunos de ellos estaban lastimados o manchados con sangre, después estaban los que habían perdido a su marido ó a su madre.

Al presenciar eso mis ganas de ponerme a llorar eran gigantescas, pero pude contenerme.

Con todos esos ciudadanos que iban llegando de apoco nos acomodamos y hacíamos espacio para los demás.

ーGracias Princesa, muchas gracias ーdijo una señora mientras me tomaba de las manos.

ー¡Detengan a esa mujer! ーgritó un niño.

Un guardia sin dudarlo se abalanzó sobre ella y le quitó un cuchillo que tenía oculto, y al parecer traía veneno, luego de ver ese acto, los guardias comenzaron a inspeccionar a cada persona que estuviese ahí y que llegara, ya que podría haber otro infiltrado de nuestro enemigo.

Ahí adentro no tenía noción de nada, del dia, de la hora, de la situación... De nada.

Guerra, segundo día:

Dormimos en el suelo, incluyendome, nos tapamos con unas mantas e intentamos no pasar frío.

Princesa ¡Buenos Días! habló un infante mientras me acariciaba el cabello.

¡Buenos Días! respondí aún acostada.

Tengo hambre susurró sonrojado.

De acuerdo, no se preocupe, ahora mismo diré que preparen el desayuno volví a sonreír y me incorporé del suelo.

Annabeth me acerqué a ella.

¿Sí, su majestad? respondió con una reverencia.

Aquí nuestros invitados tienen hambre reí Por favor, prepara un gran desayuno pedí amable.

Como ordene sonrió.

Gracias respondió aquel niño mientras tiraba de mi vestido.

No es nada sonreí asimilando su altura.

Annabeth no tardó mucho en traer el desayuno para todos nuestros invitados. Ver a todos intentando sonreir y a los niños comiendo felices me daba una cálida sensación.

<<Fran>>

De golpe recordé y note su ausencia.

Me incorporé de mi sitio y recorrí todo el lugar en busca de él...

¡¿Por que no está?! La desesperación y los nervios comenzaron a hacer presencia.

¡Guardia! Exclamé nerviosa y pálida.

Princesa ¿Qué sucede? respondió preocupado.

Fran... No está aquí ¡Traiganlo!

Princesa, el señor Fran es de ayuda en la guerra.

¡No! Por favor, lo necesito aquí, sano y salvo.

Lamento decirle que no es posible cumplir con esa petición.

¿Qué puedo hacer?... Fran. Ya, si no me lo traen, lo traeré yo sola.



loquefue

#2321 en Novela romántica
#615 en Chick lit

En el texto hay: segundoprimeramor, love, romance

Editado: 02.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar