Princesa por Elección (libro #3)

Capítulo 9

Una fuerte lluvia azotaba a Becles Georgia, es difícil poder ver por la ventana de al lado las calles o los árboles que se encontraban en la zona, por la neblina y el chaparrón de agua que cubría el pavimento, estoy aburrida y a la vez tengo frío por el aire acondicionado que propagaba el auto para que los vidrios no se empañaran, dejó ir un suspiro y cierro un momento los ojos al recordar que Lucas había ido a mi habitación a amenazarme, estaba aún aturdida con la situación que no dejaba de pensar en cómo había entrado en mi habitación y de como nadie del personal del hotel lo había observado; Xavier sabía sin saber de eso como Neil, ambos no quería que supieran por el susto que me había traspasado el cuerpo, al sentir como las manos de Lucas habían tornado un poco mi cuerpo; esa experiencia no desaparecería fácil de mí y más porque quizás lo vuelva a ver más adelante.

Es difícil tener que ocultarle otro secreto más a Xavier, sé que él confía en mí así como yo confió en él, en ningún momento, hasta ahora, él me ha ocultado algo con respecto a su vida y yo, sigo guardándole demasiadas cosas, que cada día me decepcionó más de mí; no es quiera hacerlo pero con solo saber que Lucas solo me provoca para que Xavier salga herido, hace que mi sangre hierva de la furia.

Quería que todo esto ya terminará y no habló de la competencia, sino que habló de todo. De encontrar a esa persona que asesinó a la reina Valentina, de saber porque Avery me odia tanto o de qué planea Lucas contra Xavier. Tenía tantas cosas por las cuales saber que el poco tiempo que me quedaba era limitado; estaba cansada con cualquier cosa, que lo único que deseaba era poder ser feliz un momento en mi vida.

Un golpe fuerte que hizo que diera un pequeño saltó en el asiento del auto hasta golpearme la cabeza con el tapiz del techo, hizo que abriera los ojos y me acariciara la cabeza por el dolor, Neil me sostuvo y revisó si no me había pasado nada grave; y al no ser así, se levantó y abrió la ventanilla que separaba al chófer de nosotros, para después hablar con él.

—Señor Waze, tenga más cuidado. —Le dijo el al chófer.

No pude escuchar lo que le respondió el chófer a Neil por la lluvia que seguía cayendo de una manera fuerte en todas las ventanas del auto así como también el estruendo de los truenos y rayos hacían que unas cuantas veces me quedará sorda.

Le di una mirada a Avery y a Cooper quienes estaban sentados al lado contrario que Neil y yo. Podía ver como ella dormía en el hombro de su tutor mientras que esté, mantenía una charla, por lo que parecía ser interesante con una persona, ya que desde que salimos del hotel, no ha dejado de teclear varias veces el celular.

Se escuchó el ruido de un celular que al parecer no era el de Cooper, luego observé como de la ventanilla en donde se encontraba Neil hablando con el chófer, salió un celular, donde, él al tomarlo, empezó a hablar con alguien.

— ¿Hola?—Pronunció él— ¿Su majestad? Sí, soy Neil. —Abrí mis ojos y le puse atención a él—Sí, todos estamos bien, un poco cansados por el viaje, pero todo bien. —Cooper fue el siguiente de dejar el dispositivo móvil para ponerle atención a Neil. — ¿Seguro, majestad? Bueno, creo que a nosotros no nos importaría quedarnos ahí si no es de mucha molestia. —Se rascó el cuello con nerviosismo. —Bien, le diré al señor Waze que se desvié y tome la ruta más cercana, gracias su majestad.

Neil colgó el celular para dárselo de nuevo al señor Waze y así darle las indicaciones, que el rey Arturo pareció darle; de nuevo Neil se sentó a mi lado y observé como Cooper se movía de su asiento, dejando a Avery soñolienta en el momento que hacía que se durmiera el respaldo del asiento del auto.

— ¿Que dijo el rey?—preguntó Cooper.

—Nos desviaremos a Highland, ya que parece que la tormenta no sedera, así que el rey encontró una familia que nos puede dar techo un día mientras la lluvia desaparece. —Informó Neil.

— ¿Highland? Pero, ¿eso no está entre la frontera de la clase alta y media?—Neil asintió.

—Sí. —Respondió cortante Neil.

— ¿Por qué no cruzamos de una sola vez a la clase media?—Neil encogió los hombros.

—El rey dio órdenes, Cooper. No soy quien dirijo sus decisiones, además dice que el río que cruza en el territorio de la clase media, se ha desbordado y no hay paso, hasta que el agua haya bajado, podemos seguir con el camino. —Cooper parecía tenso ante la idea.

Cooper no volvió a discutir sobre el tema, solo se revolvió el cabello con molestia para regresar al lado de Avery quien hace buen tiempo escuchó la conversación en que ambos tutores de nosotras tenían.



#4774 en Novela romántica
#430 en Joven Adulto

En el texto hay: principe, princesa, corona

Editado: 21.04.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.