Princesa por Elección (libro #3)

Capítulo 4

Ya son tres días en los que mi madre y mi hermana se han quedado en el castillo desde su llegada inesperada; todo mayormente ha sido risas, felicidad y unos cuantos regaños, no obstante, eso hace que me sienta como si estuviera en casa por el hecho que no me liberó de los reproches de mi hermana o al desobedecer en algunas cosas a mi mamá y lo digo porque hace un día tuve una pelea con Avery quien al parecer con su rostro de niña buena quiso llevarse a mi hermana a su habitación para jugar con ella al té y como yo no creo todas esas tonterías de darle tazas de té imaginarias a un oso de peluche o unas cuantas muñecas, me tuve que terminar llevando a mi hermana casi a tropiezos y jalones a mi habitación para no permitirle estar con Avery.

Es difícil explicarle a ella todo lo que me ha estado sucediendo últimamente, no es que no confié en Sofía sino que es el interés extraño que Avery ha tomado en mi hermana y como sé que ella siempre tiene algo en mente para hacerme daño prefiero que ella no sé interponga entre mi relación con hermana, porque sería horrible tener que ver a mi hermana menor sufrir o que también posiblemente terminase siendo mi mamá.

Desde luego, Xavier o Neil me aseguran que ella no atacaría a nadie a estas alturas de la competencia y más si se trata de la familia de una de las concursantes, pero como no me creo todas esas palabras y en mi mente sigue circulando que Avery puede hacer lo que se le antoje siempre en el castillo mientras nadie la descubre, y eso sin decir que mientras mi madre y mi hermana sigan aquí, durmiendo en el mismo techo que con esa arpía, está claro que no dormiré en paz.

Mi madre piensa que Avery solo es otra competidora más que trata acercarse a ella y a mi hermana como motivo de compartir un té y cruzar algunas palabras pero yo no soy de esas que se creen rápido el cuento de los demás después que la he llegado a conocer bien, además la parte mala de todo esto es que no puedo decirle nada a mi mamá sobre el envenenamiento que causo la muerte de la reina Valentina como también el que yo estuve a punto de morir.

La parte más alternante de todo ello, es que sigo sin explicarme como Avery sabe de venenos que provienen de plantas, si ella apenas sabe abrir un libro o un cuaderno antes del día del examen, todo parecía ser muy misterioso y extraño y aunque aún sigo sin recibir órdenes de Stephene, intento no preocuparme por seguir con los brazos cruzados sin hacer nada por todo lo que ha sucedido en el castillo.

Ni mi madre ni mucho menos mi hermana estaban enteradas de quienes son en verdad Avery y Lucas, a pesar que ambos trataban bien a mi familia a la hora de las comidas o cuando se las encontraban en los pasillos, eso no quería decir que dejare de sospechar por ambos pero tengo una idea que nada más intentan ponerme en contra a mi madre y hermana; esto, se lo hice saber a Neil para ver qué solución podíamos encontrar pero sus únicas palabras fueron que no sacara conclusiones precipitadas antes del tiempo. Hubiera querido tener ese pensamiento pero no estoy para jugar y más porque sé que uno de los dos había provocado mi envenenamiento y otra persona seguía fugada por el castillo esperando atacar de nuevo y matar a otra personas luego de haberle hecho daño a la reina Valentina.

Aunque por la tarde tengo libre y puedo pasarlo con mi mamá y mi hermana, al final termine por pasarla sola. Mi mamá al parecer se encontraba con el rey Arturo y mi hermana tiene permiso de mi madre para estar con Avery; solo cruzaba los dedos para que ella no le sucediera nada malo al estar con ella encerrada en la habitación de la bruja.

Tome una flecha y la puse en el arco mientras trataba de obtener de nuevo un buen tiro pero como mi cabeza seguía aún dándole vuelta a miles de asuntos, no podía concentrarme en el blanco, el cual se trataba de un círculo de papel que se encontraba pegado en el árbol, volví a recordar las palabras de Xavier y mientras apuntaba al círculo, tire de la fecha y esta paso rozándole en la cabeza a Lucas quien iba pasando y se le quedó viendo a la flecha que había tomado dirección a las copas de los árboles por dentro.

—Mala puntería—escondió sus manos en los bolsillos de su pantalón gris.

—No la tengo, te vi que venías y sabía de tus intenciones—agarre otra flecha.

—Yo no vi eso—se burló—, creo que deberías manejar bien el arco antes que tú termines de matar a alguien.

No me faltaron ganas de apuntarle a su cabeza y tirar de la flecha pero sería una muerte muy fría y sin mucho valor. Ya que matar al príncipe Lucas mientras mi mamá está en el castillo y por supuesto hacerle ver el castigo que me impondrán por haber hecho tal cosa… Es mejor no hacer tonterías de las cuales me termine por arrepentir.

— ¿Te puedes quitar? Eres un estorbo—le hice ver lo irritada que estaba por su presencia.

—Tu madre y tu hermana son unas personas sin lugar a dudas muy buenas, pero no encuentro una similitud con tu comportamiento como el de ellas lo tienen hacía mí y Avery. —Mis dientes rechinaron al escuchar como hablaba de mi familia.



#41697 en Novela romántica
#11246 en Joven Adulto

En el texto hay: principe, princesa, corona

Editado: 21.04.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.