Princesa por Equivocación (libro #2)

Capítulo 3

Intento poner una enciclopedia muy alta y postrada de pie para que cubra todo mi rostro y pueda evitar la mirada de Lucas; detestaba la idea de que alguien estuviera observando todos mis movimientos como si evaluara cada uno de ellos y sacará una conclusión de mí; refunfuñe y seguí escribiendo las cartas para mi familia pero alguien bajo de un solo tiro la enciclopedia haciendo que la mesa se tambaleara y la tinta de la pluma salpicara, dejando caer varias gotas negras por toda la hoja haciendo que al final la carta terminara por mancharse.

Agarre todas las hojas y empecé a tomarlas casi con agresividad por el enojo que empezaba a hervir mi sangre, no sé si Lucas lo hace con intención de molestarme o qué pero en realidad empezaba a creer que quiere algo y al evitarlo con más frecuencia he logrado que se vuelva más insistente; lo peor de ello, es que al empezar a levantarme de la silla para alejarme de él, observé como estuvo a punto de agarrar una hoja de las cuales tiene mi escritura y he redactado una historia para mi hermana, así que al no querer que la mirara, pronto se la arrebate de sus dedos, tome mis demás cosas y salí casi trotando de la biblioteca.

Antes podía tener paz en aquel lugar pero ahora con la llegada de Lucas, para mí la biblioteca se ha vuelto en un lugar incómodo en donde el príncipe de España se lo ha tomado para observar toda la figura de mi cuerpo en vez de leerse un libro de arquitectura donde si podrá analizar todo lo que le muestren.

Siento como sus pasos casi golpean mis talones y no sé cómo decirle de la forma más discreta y respetuosa que se aleje de mí porque casi está a punto de asfixiarme. Además parece mi guardaespaldas que va de un lado hacía el otro; si al único lugar que no se ha llegado a acercar aún es mi habitación y la razón segura es porque personalmente lo tiene prohibido por el rey Arturo.

Intento agilizar más el paso para alejarme detenidamente de él pero en ello veo aparecer a Wayberly, así que de inmediato corro hacía ella y rápido le tomo del brazo hasta que ambas caminamos a su habitación, ya que es más seguro que así Lucas pueda alejarse de mí y no me siga persiguiendo teniendo a Wayberly a mi lado; no tardó mucho en ver hacía atrás dándome cuenta que el individuo que ha comenzado a darme miedo, se ha detenido y al final termino de desviar su camino hasta desaparecer entre otro pasillo, esta vez sí pude dejar ir un suspiro tremendo que hizo que me soltara de Wayberly y me apoyara en la pared como si hubiera ido a correr a un maratón y necesitaba respirar lo más que podía de aire para que mis pulmones ingieran ese oxigeno que había retenido en mucho tiempo.

— ¿Lucas te ha estado persiguiendo? —asentí rápido sin saber que decir.

Pude ver como Wayberly miro hacía el camino donde Lucas se había marchado para susurrar unas palabras y ver como su rostro se contraía del enojo.

— ¿Le has dicho a Xavier? —negué.

—Es mejor no decirle nada, por lo que he visto le desagrada ver a Lucas aquí y decirle que él me está acosando ya sería quitarle la paciencia —caminamos hacía el primer piso.

Sin ninguna duda, Wayberly se había vuelto en la persona que cubre mi espalda cuando la necesito en estas situaciones, a mí no me gusta mucho esta idea por la razón que parece que la estoy usando para evitar un problema, pero a ella no le parece importarle mucho así que puedo decir que en esas ocasiones si le agradecía, porque ya con tener a Lucas casi encima de mi espalda como si estuviera llevando un bolso lleno de rocas grandes y pesadas es para que al rato le diga su par de verdades de las cuales sé que se las irá a decir al rey y él pueda terminar imponiéndome un castigo del cual no olvidare.

Por veces me pregunto que si alguien le llega a hacer daño a Lucas y el rey Arturo descubre quien fue la persona que lo hizo, será posible que el rey defienda a su sobrino por ser de la familia o por una simple obligación recordando que también está dentro de la monarquía de España, porque aunque veo que tampoco él está cómodo con su llegada, supongo que debe de cuidar la seguridad de su sobrino y así evitarse un grave conflicto con el país hermano.

De todos modos, no me parece extraño que Lucas quiera llamar la atención de todas las competidoras solo para darle celos a su primo, aunque frecuentemente Way y yo lo ignoramos y lo digo porque desde que Lucas llegó, ha atraído la mirada de Avery y Holliday donde ambas no dejan de babear por él y eso que estuve escuchando sus reproches al día siguiente por haber sido yo la que bailara el primer baile con él en vez de una de ellas. De hecho, me tiene sin cuidados quien elija Lucas para ser su próxima víctima o amante, pero eso sí, espero que se vaya alejando de mí antes que yo sea quien le arranque los ojos por mirarme de la manera extraña y deseosa.

No es que no considere a Lucas un chico guapo pero lo sencillo de aquí es que a mí no me interesa o mejor dicho, no me atrae nada de él ni siquiera su físico, lo que me recuerda de él es ver a cualquier chico de clase alta sintiéndose la persona más superior del mundo cuando llega a la clase pobre.

—Debemos de bajar, es hora del almuerzo —asentí.

Apetito es lo que me falta para poder sentarme en la misma mesa que todos pero aun así quizás la comida me haga efecto y pueda distraerme de cualquier mirada no solo de Lucas sino que de todos los que nos sentamos en la misma mesa, eso me facilita las cosas y más  eso hará que me concentre en mis propios pensamientos diciendo de lo buenos que están los alimentos.



#42145 en Novela romántica
#11413 en Joven Adulto

En el texto hay: principe, princesa, corona

Editado: 21.04.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.