Princesa por Equivocación (libro #2)

Capítulo 14

Muerdo cada una de mis uñas mientras siento como alguien golpea el dorso de mi mano y luego la tiraba a un lado, le mostré mi rostro molesto a Wayberly, logrando que ella solo pusiera los ojos en blanco y de nuevo vuelva a poner atención a la clase; mentalmente me dije que no me importaba si mis uñas terminaran pequeñas pero hasta ahora la ansiedad está ganando la batalla y lo único que puedo hacer es permanecer sentada esperando que una fuerza divina me ayude a resolver mis preocupaciones.

De nuevo acerque mi dedo pulgar hacía mi boca cuando la mirada furiosa de Wayberly de nuevo me ataco como diciéndome: «atrévete y volveré a golpear tu mano». Así que queriéndome evitar un nuevo golpe, baje la mano y la puse en el escritorio mientras sigo escuchando como el profesor Hancel explicaba una ecuación.

Observé al instante el reloj que está colgado arriba de la pizarra, sus agujas parecen no moverse rápido y por si fuera poco aún falta media hora para que la clase termine, no se me quita de la cabeza que estoy a tan solo unas horas para dar mi primera presentación, estoy muy nerviosa y a estas horas solo pienso en cada uno de los pasos que debo de dar, mientras anoto en mi cuaderno, el ejercicio de matemáticas que el profesor Hancel está resolviendo; miro mi dedo anular de la mano derecha para encontrarme con el anillo de flor de loto, paso mi dedo por todo el contorno de la figura mientras recuerdo todo lo que ha sucedido en estas semanas con Xavier. Nada que estuviera fuera de lo normal ha sucedido pero las cosas entre ambos siguen por buen camino.

Aunque por otro lado, al parecer después que Avery se enteró que Xavier y yo nos volvimos a relacionar de nuevo, ella no le agrado mucho así que los primeros días fueron calmados, sin embargo, luego cambiaron porque Avery y Holliday se volvieron demasiado insoportables que por veces Wayberly me detiene para no darles una cucharada de su propia medicina, ya que desde que se enteraron o mejor dicho, vieron el anillo en mi mano, ellas se han considerado en convertir mi vida en un infierno, muchas veces me ponen zancadillas, otras mojan mi ropa que está en la maleta cuando toca clases de ballet y por si fuera poco en clases normales me tiran bolas de papel con saliva aunque una vez, en vez de eso me tiraron goma de mascar que termino por enredarse en mi cabello y tuvieron que cortarme un pedazo de cabello para que no quedara el trozo de chicle en ese lugar.

Pero como no me quedo sentada y callada; pues la venganza contra ellas comenzó, miles de veces Neil me sugirió que pensara en que todos esos problemas que vivo con ellas solo los ignorara y que los dejara resbalar como la margarina, pero como soy terca, orgullosa y malvada pues rechace las palabras de mi tutor y proseguí con mis planes maquiavélicos, donde varios días unte en los tenedores y cuchillos de ellas un chile muy picante mientras que otras veces en los asientos de las clases les ponía aceite para que se resbalaran y sus vestidos se ensuciaran; de todos modos la mejor manera para haber terminado la última semana fue ponerles pegamento a sus zapatos cuando los dejaban en la habitación de ballet.

Pero como al final todo se descubre y los secretos no terminan por guardarse hasta la tumba, el rey terminó por reprender a media competencia por todo lo que había sucedido en el último mes. Por tanto, rey Arturo estuvo a punto de sacarnos de la presentación de ballet pero se arrepintió cuando recordó que todos los tickets para el espectáculo se habían vendido desde hace varios días, lo cual a estas alturas, las personas que han pagado por un lugar en el teatro, no querrán apreciar la obra de Wayberly, sino que también el de las demás, llegando a la conclusión que tampoco el evento podía cancelarse de un día para otro solo porque tres chicas de la competencia han ocasionado problemas que han enfurecido al rey.

Por otra parte, hubiera querido que el rey Arturo no hubiera sido tan juicioso con cada una de nosotras, ya que mencionó que después del evento tendríamos un castigo, así que sé que mi castigo será el peor de todos por haber hecho cosas más arriesgadas y maléficas pero el hecho de saber que las cosas pasaron por ciertas víboras sigo sin arrepentirme aunque Xavier si se mantuvo enojado conmigo por unos días.

A pesar de todo, al final nos dimos una tregua hasta que Xavier me invitó a ver una película y por si fuera poco, tiramos más de una docena de palomitas al suelo cuando tuvimos una pequeña pelea por elegir el género de la película, no obstante, aunque termine ganando, terminamos por decidir ver una película de acción para que ambos no termináramos nuevamente en una discusión a media película. De todas formar, habíamos quedado cubiertos de palomitas, sal y mantequilla por la guerra que hicimos pero el mejor momento fue en el que disfrutamos de la tarde aunque a veces me cubría los ojos con las manos al ver las escenas de asesinatos o hombres tirándose de edificios altos sin alguna protección o tan siquiera tener un paracaídas.

— ¡Señorita Kiara!

Me asuste al escuchar mi nombre y ver de pronto al profesor Hancel a unos centímetros de mi rostro, me hice hacía atrás y observé como él fue el siguiente en arreglarse los lentes que estuvieron a punto de caérsele del puente de su nariz.

— ¿Cuál es la respuesta de la ecuación? —Me puso el pequeño trozo de tiza blanca al frente.

Dejé ir un suspiro casi agonizante al saber que ni siquiera he copiado la mitad del ejercicio y que tampoco sé la respuesta, pero como no me queda de otra, me levanté y tome la tiza de sus manos para quedarme al frente de la pizarra y ver todo el procedimiento donde además de ver muchos números no entiendo porque traslada de un lado hacía el otro las mismas letras X, Y y Z para después ver de dónde saca la raíz cuadrada y por si fuera poco no comprendo cuales casos de factoreo ha ocupado. Quiero que ese mismo momento la tierra me trague o el reloj de la pared marque la hora en que se termina la clase para salvarme del ejercicio pero al no suceder, el profesor me quito la tiza de las manos y se la dio a Avery quien al caminar hacía la pizarra y sonreírme como una hipócrita, escribió la respuesta de la ecuación.



#42145 en Novela romántica
#11413 en Joven Adulto

En el texto hay: principe, princesa, corona

Editado: 21.04.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.