Proyecto Elite 3: La última reunión

Capítulo 5: Allister y los elegidos

Me despierto como cada mañana, es sábado, Candace paso la noche conmigo pero aun sigo sin creerlo, tuvimos sexo, me siento culpable por lo que hice pero nos cuidamos. Ella aun sigue dormida. No se da cuenta de que estoy despierto. Me pongo una camisa y un pantalón para salir a la terraza, tomo una cerveza y luego salgo para meditar lo que me está pasando.

Me suspenden de mi propio equipo, del único lugar en donde podía desahogar la furia que me invade por dentro por sufrir una de las perdidas más importante de mi vida. La muerte de Gercowith me ha afectado en mi vida, ahora lo reconozco, me doy cuenta que he dejado la ira me controle, pienso en Katherin en todo lo que me dijo en la forma en que la he tratado todo este tiempo. Soy una porquería de persona, no puede ser que he hecho mucho daño, ahora desahogo mi dolor tratando de matar gente, tal vez soy un monstruo que lo ha transformado la ira y el miedo. Allister es el nuevo líder de mi equipo lo único que quiero es venganza. Él es el único culpable de lo que me pasa, me quito a la mujer que me enamore y a mi mejor amigo.

Luego oigo a Candace entrar a la terraza y lo mejor de ella es que me quiere consolar:

- ¿Te encuentras bien? Pregunta-.

- Si, solo estoy meditando. Respondo-.

Me quita la cerveza de la mano pero yo no me enojo, sé que me quiere ayudar:

- No quiero que te hagas daño. Dice con tristeza-.

- Yo tampoco. Respondo-.

Ella me acaricia la cara en señal de preocupación, la veo a los ojos y no puedo evitar verla, siente lastima por mi lo cual odio pero no hay que confundir esa mirada ella siente algo por mi y no es lastima es amor. Después de verla, comienzo besarla de una forma apasionada, la abrazo con fuerza para que sienta protegida y que yo también la amo.

Después de esa escena en la terraza, pasamos un sábado espectacular: la llevo de paseo, comemos juntos, tomamos un café y por último la llevo a casa. Después de todo lo malo que me está pasando, ella es lo único bueno que tengo para dejarlo ir.

Luego de salir con Candace decidí pasear sin rumbo por la zona 1 de la ciudad. Veo que el Parque Central ahora es una especie de museo histórico. Hablan de cómo los soldados de la elite detuvieron a los oscuros de conquistar el mundo. Me río de cómo el guía dice todo la historia de una forma exagerada. Aunque es raro que sonría pero me doy cuenta que mi equipo es lo más valioso que tengo.

Durante mi caminata de reflexión veo un puesto donde vende televisores, veo en las noticias que anuncian al nuevo líder de los soldados de la elite. Lo que oigo es las preguntas que no quieren saber el nuevo líder:

-¿Qué paso con el antiguo líder? Preguntan

- Lo único que puedo decirles es que esta en un descanso temporal, el ha salvado a muchos ciudadanos y algunos héroes necesitan descanso. Yo con gusto tomare su lugar para dirigir a este equipo que es reconocido a nivel mundial. Responde Allister-.

Lo único que hago es calmarme al saber esa respuesta. No saben cómo justificar lo que me paso. Cuando estaba en la terraza me puse a meditar sobre la depresión que sufro y lo único que se me ocurrió es ir a la tumba de Gercowith a decirle algo importante:

Llego al cementerio en donde está enterrado mi mejor amigo. Lo busco entre tanta lapida que hay con nombres. Lo encuentro y le dejo unas flores que compre antes de venir con él:

- ¿Cómo estas amigo? Digo como si él estuviera en persona-.

Suspiro.

- Ya no soy el líder de la elite......... y no soy feliz. Digo con lagrimas

 



#30522 en Otros
#4317 en Acción
#4245 en Aventura

En el texto hay: ciencia ficion, accion peligro, continucacion de saga

Editado: 05.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.