Red de identidades

Capítulo 9⚡

Recuerdos.
 


AVISO: esto es una triple actualización. Y este es el primer capítulo.

Psdt: hay salseo :v

●●●●●
 


 

Oliver.
 


 

La luz que se cola por la ventana de mi habitación es molesta, a pesar de tener los párpados cerrados la intensidad del brillo me hace cerrarlos con fuerza. Tapo mis ojos con mi brazo en busca de oscuridad. 
 


 

Me frustra que haya amanecido y no haya podido descansar como se debe. Por más que lo intenté y me removi, no puede conciliar el sueño.
 


 

Capto el sonido de crujidos, voces y risas que me ponen alerta. ¿Quién demonios está en mi patio a éstas horas? Bufo, y me levanto de mi cama sintiendo el duro y seco suelo...
 


 

¡¿SUELO?! ¡¿CÉSPED?!
 


 

Doy un respingo cuando abro los ojos de golpe cegandome por completo con la luz del sol. Al acostumbrarme reviso el panorama y... definitivamente esta no es mi habitación. 
 


 

El cielo despejado decora el paisaje de enfrente, los árboles altos, frondoso. El viento refresca un poco el clima tan árido. Parece un campo desolado, no hay animales ni casas cerca. El único sonido es el de los frecuentes crujidos que provienen del árbol que tengo justo enfrente.
 


 

Lo reparo buscando indicios de que alguien esté allí arriba o quizás un animal. Puede que sea un animal. Abro la boca en una enorme O cuando entreveo unos pequeños pies sobresalir de una rama.
 


 

Logro vislumbrar un cuerpo entre hojas, siseo para llamar su atención. No soy tan tonto como para no saber que esto se trata de otro sueño. Justo esta noche he tenido varios flashback pero hasta ahora no había presenciado uno tan peculiar como lo es este. ¿Qué hacemos aquí? ¿Por qué tengo que pasar por este tipo de cosas? ¿Qué es lo que necesito saber? No lo entiendo.
 


 

—Oye... creo que lo encontré.
 


 

Encuentro la fuente de esa voz dulce e infantil. Es de una niña quien viene bajando con mucha habilidad del árbol, doy un paso adelante ¿me habló a mí? No, por supuesto que no. Justo un niño sale entre tantos arbustos con las manos metidas en el bolsillo, dirigiéndose a la niña con una sonrisa plasmada en su rostro.
 


 

—Yo también encontré algo—dice sonriente. 
 


 

La niña sacude su vestido, dedicándole una mirada curiosa al niño.
 


 

—¿Qué encontraste?
 


 

Niega con la cabeza.
 


 

—Dime tú primero.
 


 

—No, hazlo tú.
 


 

—Insisto, tú primero.
 


 

—Tú.
 


 

—¡TÚ!
 


 

—¡NO VOY A DECIR NADA!
 


 

Respiro hondo pidiendo paciencia, de verdad estoy comenzando a creer que estas mierdas solo me pasan a mí. ¡¿Acaso no pueden hablar y ya?! Me quiero ir. Maldita sea.
 


 

Ellos se dedican miradas desafiantes hasta que son interrumpidas por sus propias carcajadas. La verdad yo no le veo lo gracioso, osea casi se mataban a putazos y ahora están riéndose como si nada. 
 


 

Cada loco con su tema.
 


 

La niña suspira pasando su mano por su cuello de forma extraña, el niño la mira y saca sus manos de los bolsillos.
 


 

—Ya pasó, tranquila —quita las manos de la niña de dicha zona. Ella asiente cabizbaja.
 


 

¿Por qué son tan bipolares? ¿Hace rato no se estaban riendo pues?
 


—Esto, esto fue lo que encontré — la niña saca un pequeño cofre.

—¿Qué es eso?

Ella tuerce los labios y vacila antes de hablar.

—Mi amigo me dijo que lo buscara, que tenía un regalo para mí —señala el objeto.

El niño frunce la nariz, está molesto.

—¿Amigo? ¿Te refieres a...?

—A Joy.

—¿Te dijo que era un regalo? —revisa el objeto, lo sacude e intenta abrirlo pero este no cede—. No abre, creo que te jugó una broma.

—No, él no haría eso —Asegura pensativa, rebusca en sus bolsillos—. Dijo que podría abrirlo con mi collar...

El niño alza la cabeza interesado.

—¿Hablas del collar que perdiste?—ella asiente—. Bien, es mi turno de mostrarte lo que encontré.

Ella lo mira con cautela, sorpresa y curiosidad. Al igual que yo. Él rebusca en sus bolsillos y de allí saca un collar que imagino es de ella. ¿Casualidad? No lo creo, ¿Me estoy volviendo loco? Probablemente. ¿Ese niño soy yo? Obviamente.

—Lo conseguí en una tienda de segunda mano, quizás alguien lo vio y decidió venderlo. Tal vez solo sea una copia —se encoge de hombros.

—Gracias —lo toma entre sus pequeñas manos, analiza el objeto buscando algo—. Cuando Joy me lo dio, me dijo que había sido diseñado solo para mí. Incluso tiene ese nombre grabado. ¡Aquí!

—Oh...

—Ven, la abriré —toma el cofre, este tiene un panel para detectar el collar. Se abre y los dos niños se miran asombrados, ella saca una especie de... ¿ficha? ¿Amuleto? No tengo idea de que es eso.

—¿Una moneda? —pregunta el niño, ceñudo.

—Eh... eso creo —toma el objeto y lo observa detalladamente—. No sé lo que significa pero tiene el mismo símbolo de mi collar.

Le enseña el collar al niño, trato  mirar, de saber cómo es que se llama pero todo comienza a oscurecerse. Retrocedo cuando los niños comienzas a dispersarse, un zumbido resuena lastimando mis tímpanos. Cierro los ojos, escucho vidrios quebrarse y gritos. Sonidos secos y estruendosos.

Todo cambia, ya no hay calidez, ahora hace mucho frío. El ambiente árido fue remplazado por uno gélido. El ruido cesa, abro los ojos encontrándome en el mismo hoyo negro. <<No otra vez...>> camino un poco, sé que no voy a ir a ningún lado pero quedarme quieto no es una opción. Voces lejanas comienzan a surgir entre el silencio, presto atención a ellas.



#7281 en Thriller
#4193 en Misterio
#17270 en Otros
#2716 en Acción

En el texto hay: accion, contenido +18, humornegro

Editado: 22.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.