renuncia al amor

Capítulo 10 tienes que confiar en mí

Allan estaba a punto de golpear a Sebastián tenía mucha rabia acumulada a pesar de que Claudia estaba cerca del lugar iba a conseguir cualquier cosa para conseguir su objetivo nadie lastimaría a Claudia, cuando ya estaba por llegar Tatiana lo interrumpe sosteniendo el brazo de este a pesar de que quería agarrar a golpes a Sebastián se compuso y volvió a su estado característico.

—Allan será que podemos hablar —dijo Tatiana —lo que paso hace unos días

—aún sigo molesto con tu novio

—si pero tienes que entenderlo

—entender por favor no me hagas reír —dijo Allan —lo que está haciendo es forma cobarde

—entiende que esta entre la espada y la pared

—y por eso tenía que golpearme yo lo único que quiero es que se aleje de Claudia, ella, ella, no se lo merece

—Dime una cosa —dijo Tatiana un poco más tranquila —a ti ¿te gusta Claudia?

— ¿Por qué la pregunta?

—puedo hacer algo para que Sebastián se aleje completamente de ella, aun sabiendo que asistimos a la misma facultad

Tatiana estaba dispuesta a todo solo por estar cerca de Sebastián aunque eso impediría para ella la infelicidad de Claudia, tenía un objetivo y era acabar con la ex novia para finalmente tener el camino libre, Allan la miro muy entretenido o mejor dicho algo curioso.

—dímelo hare cualquier cosa para separarlos porque Claudia no se merece a un tipo como Sebastián —dijo con rabia —un estúpido cobarde que casi la obliga abortar eso no se hace

—Ya primero cálmate —dijo Tatiana — ¿Qué tal si vamos a beber algo de café?

—estas siendo demasiado amable

Allan estaba desconfiando en Tatiana sabía qué clase de persona que era y por nada ella había venido a solicitar ayuda extra, pronto comenzó a llover y no hubo más opción que resguardarse en una pequeña cafetería ahora Tatiana tenía su objetivo a la vista.

—según tu ¿Cuál es tu plan?

—es uno que es sencillo

Sebastián caminaba en la calle de forma pausada aún estaba dolido, estaba buscando una forma de ayudar nunca pensó que su ex novia quedara embarazada apenas estaban comenzando y ya venían con aquello, Sebastián pensaba que era una tragedia y no sabía realmente que hacer, amaba a Tatiana pero al mismo tiempo tenía que hacerse cargo de algo suyo, hacerse cargo de un bebe ya que él era consciente de que fue que la embarazo y no había sido por quería, estaba completamente loco cuando cometió aquella estupidez aquella vez sería la última vez si tal vez hubiera tenido las precauciones nada de eso estaría pasando, estaba confundido en ese tiempo.

—ahg ¿Por qué me pasa esto? Lamento amarte de esta manera Claudia no sabes cuánto detesto que arruines mi vida de esta forma, si lo hubiera sabido esto no pasaría, me pones en una mala situación

A Sebastián no le importaba mucho la lluvia tenía que hacer algo, quería renunciar al amor que tenía con Tatiana que se estaba transformando en algo bueno era una cálido corazón para tener que renunciar solo por cumplir una responsabilidad, sus padres le enseñaron que cuando cometiera algún error que lo asumiría pero si ese error era el más grande, llego a casa temprano sus padres aun no tenían alguna idea de lo que paso y era momento de hablar.

—oh vaya hijo ve a tu cuarto y te quitas esa ropa ahora te preparo algo caliente —decía la madre de Sebastián

—si mama iré

Aunque no era pequeño tenía la edad suficiente para pensar con más claridad, fue a su cuarto y se estaba cambiando justo se estaba mudando de casa para que Claudia no lo molestara pero de nada le había servido, ahora ella lo estaría persiguiendo, se cambió de ropa y estaba en la cocina su madre le entrego una bebida caliente mientras lavaba algunos trastes.

—madre quiero preguntarte algo

—Si dime hijo —dijo ella atenta

—madre ¿Cuál fue la reacción que tuvo mi padre cuando quedaste embarazada?

—Oh bueno yo me acuerdo que ese día saltaba de la felicidad —dijo sonriendo —hasta me alzo bien algo y grito al todo el mundo que iba hacer papa, luego de eso nos casamos

— ¿tan pronto?

—si ademase ramos jóvenes y nuestros padres estaban de acuerdo, el termino sus estudios al igual que yo

—entonces ¿mi padre siempre te quiso?

—claro era un amor genuino aún sigue siendo

Sebastián no sabía que hacer al respecto estaba confundido no sabía si decirle o no a su madre, suspiro con pesadez aun determinándose en el día que pasaría, se estaba debatiendo aunque tenía que hacerlo, su padres se iban a enterar de cualquier forma.

—madre tengo algo importante que decirte

Pronto escucho la puerta abrirse lentamente era nada más que el padre de este que recién llegaba tenía un paraguas ya que vio que llovía bastante fuerte, ahora Sebastián tenía que buscar la forma para contárselo esperaba el momento adecuado para informarle.

Por otra parte ya Allan lo pensó más de una vez lo que iba hacer para que Claudia le hiciera caso y olvidara por completo a Sebastián estaba pensativo luego de lo que Tatiana había comentando era una buena forma para conquistarla solo tenía que confiar un poco más en él, pronto su hermana entro al cuarto estaba algo curiosa pues había visto a su hermano algo pensativo.



#42668 en Novela romántica
#6898 en Chick lit

En el texto hay: amorverdadero, amor de dos, renuncia

Editado: 08.08.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.