renuncia al amor

Capítulo 12 un error que se paga

Él tiempo iba pasando muy rápidamente y ya Claudia estaba con su Embarazo en proceso ya tenía cuatro meses y estaba más radiante que nunca sin mencionar allan que cada vez era atento con ella, no solo estaba logrando conquistarla si no que claudia estaba empezando a enamorarse ya que allan estaba siendo muy amable y siempre la trataba mucho mejor, pero la cuestión es que tenía en su mente a sebastian simplemente no podia sacárselo de la mente por su forma tan cruel, hasta de llegar hacer cosas terribles.

—claudia nos vamos ya — dijo sebastian llegando 

—¿a donde? — dijo claudia 

—¿como que a donde? Tu eres tonta o te haces 

—puede ser cualquier otro lugar por eso te pregunto

—te llevare a comprar ropa como tu estas embarazada necesitas ropa más ligera

—eso no es tu obligación — comentó allan 

—a poco no le has contado — dijo sebastian 

—¿que quería contarme?— dijo allan algo confuso 

—claudia y yo volvimos — comentó sebastian 

—allan no le hagas caso yo nunca dije que si— dijo Claudia

—te creo mi nena 

Sebastian se quedaba mirando aquella escena le molestaba que le diera explicaciones cuando era suya, aquel bebé que tenia los estaba uniendo y eso nada lo podia cambiar.

—aun así no me parece que deban comprar ropa para su embarazo eso seria luego para él bebé

—tu no te metas bastardo — dijo sebastian

—era un comentario grosero

—Sebastian yo no ire contigo para ninguna parte — dijo Claudia

—tenemos que salir  

—no des tanta lata por favor — dijo claudia — vamos allan 

Claudia tomo de la mano allan juntos se marcharon este le estaba gastando un helado mientras que sebastian los observaba trataba de controlarse para no darle sus buenos golpes, claudia se quedaba mirando allan apenas se le escapaba una sonrisa.

—que casualidad que estén aqui — dijo sebastian 

—en serio te tengo que aguantar — dijo Claudia — deja de seguirme 

—sigo lo que es mío — comentó sebastian 

—que raro no la veo — dijo claudia 

—hablo de ti 

—¿de mi? No jodas en serio 

—en serio sebastian te estas poniendo muy canson — dijo allan — ni siquiera podemos salir como una pareja normal

A sebastian le había dolido aquel comentario y miraba como este sostenía de la mano a claudia y ella ni siquiera se limitaba a responder, solo continuaba.

—tengo una idea es mejor que nos estuvieramos los cuatro viendo una pelicula o yo que se — comento Claudia — porque tu estas descuidando a tu novia como es que se llama tatiana ¿verdad?

—si mi clau es verdad se supone que tiene novia — dijo allan 

—ella está ocupada — dijo sebastian 

Ella ya no sabía ni que pensar apenas se fue dejándolo solo, estuvieron un buen rato hasta que allan se la llevo a casa tenía que asegurarse que ella estuviera bien, pronto se despidió y se fue, no tardo mucho para que sebastian lo rodeara.

—de nuevo tú

—si se te olvida que ella es mi chica 

—¿tu chica? Lo fue hace cuatro meses 

—te equivocas nosotros llevamos tiempo juntos 

—si pero ¿ese amor de años que?

—te advierto imbécil alejate de claudia ella es mía — dijo sebastian 

—¿tuya? Lo fue hace mucho tiempo y que hiciste pedirle que abortarla, fuiste tan cobarde

Era un golpe bajo para sebastian pero eso no le importaba, lo unico que quería era volver con ella, se arrepentía una y otra vez por tratarla de esa manera.

—escucha — dijo tomándolo de la camisa — alejate o habrán consecuencias 

—que chistoso — dijo alejándolo de su agarre — cuando la tenías a tu lado no supiste ni darle lo que necesita

Arqueo la ceja mirándolo con cierta indiferencia apenas le costaba, cosa que a sebastian le puso de mal humor.

—tu no puedes hacer nada claudia ahora es mía

—no será por mucho tiempo

—veremos que sucede luego 

—te lo adverti ya verás lo que pasará

—no me das miedo niño 

—¿niño?

—mira no quiero pelear contigo porque no va al caso

Sebastiano quería golpearlo fue a su casa y estaba muy molesto como era posible que esto pasará, pero eso no se iba a quedar así como estaba, tenía que recuperarla a cualquier costo recibió un mensaje de su novia lo cual estaba ignorando, no iba hablar con nadie con la rabia que tenía.

Claudia estaba comenzando hacer unos gráficos estaba muy contenta su embarazo iba de maravilla y esperaba que fuera mejor, no quería tener un embarazo de alto riesgo, su madre tocaba la puerta y esta estaba abriendo para atender.

—te traje algo de comida — dijo 

— gracias madre 

—necesitas comer más ahora que ya viene tu bebé

—si espero que — dijo mirando su vientre — espero que nazca bien

—lo hará si te alimentas bien y te cuidas bien

—si lo sé ayer fui al médico allan me acompaño— dijo claudia 

—que bueno muchacho se nota que si te quiere

—lo sé mamá pero tengo miedo — dijo suspirando

—¿miedo de que? 

—de que me falle mamá que luego no me quiera

—mi pequeña bueno ya no eres mi niña, pero sigues siendo mi hija y lo que pasa es normal

— pero no sé tengo miedo

—hija eso es normal no es nada fácil y más si fue un primer amor tranquila no te preocupes

—puede que si tengas razón

—es momento de que olvides a ese chico sebastian fue un grosero y no me parece que lo haya sido

—supongo que si 

—date cuenta que ese chico allan te quiere y mucho no cualauiera lo acepta con hijos 

—eso es distinto yo aún estoy embarazada

—no mi amor él te ha aceptado y con bebé en camino

—bueno si tu lo dices

Pronto le dio un beso en la frente a su hija, no le estaba haciendo algun tipo de presión todo estaba por saberse, aun estaba en esa situación no quería tampoco presionarla, le daría su espacio para que pudiera pensar con más claridad.



#42752 en Novela romántica
#6908 en Chick lit

En el texto hay: amorverdadero, amor de dos, renuncia

Editado: 08.08.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.