renuncia al amor

capitulo 18 final

Ahora quedaba poco para graduarse Claudia estaba tan nerviosa, había esperado aquello, además de que sus prácticas resultaron buenas, le preocupaba que no la dejaran quedar en la empresa ya que estaba en embarazo, fue todo lo contrario cuando anunciaron que Claudia iba hacer la chica que trabaja,.

—Claudia ven un segundo — anuncia su jefe

—Si señor Andrade — asintió Claudia — ¿hice algo malo?

—no, solo que necesito que me llene estos formularios

—si señor ¿para cuándo los necesita?

—si es posible dentro de una hora, es para el ingreso de la eps por si él bebe nace

—pero

—pero nada

—gracias

—ahora llénalos

Claudia estaba un tanto nerviosa pero al final lo logro, el señor Andrade la había contratado por sus capacidades,

— ¿estás seguro? — pregunto Stella

—no le veo de malo que una joven trabaje

—pero señor ella

—Claudia está embarazada no es ninguna enfermedad

—si pero le da una imagen

—tú también estabas embarazada alguna vez

—señor pero es distinto — argumento — esa muchacha recién tenía sus practicas

Stella estaba un tanto celosa, por el trato especial que se le daba, hasta que Andrade se acordó de una vez que menciono Claudia algo.

—muchos piensan que una persona embarazada no pude hacer tales cosas, es como si una persona en discapacidad tampoco, se le niega la oportunidad a quien desea aspirar, muchos tienen talentos pero como la gente es ciega solo contratan a quienes son más jóvenes, dándose a entender que no les importa si quieren o no aprender, se les niega la oportunidad incluso a una persona que lleva muchos años trabajando para la empresa optando por contratar gente experta y recién graduada, ¿Qué se puede esperar?

Aquellas palabras la hicieron pensar un poco, pero aun así parecía que era injusto.

—sabe señorita si usted está en este puesto es porque Claudia la defendió

—pero ¿esa? Ni me conoce

—es cierto que no la conoce, pero si se sus capacidades — miraba través de aquella ventana — algún día Claudia será una gran persona

El suponía que aquello iba hacer posible, una cosa en esta vida daba muchas enseñanzas, ¿Quién pensaría que una mujer embarazada no podía? Claro que si se podía, todo dependía si se esforzaba

—señor aquí tiene

Claudia le entrego el formulario y solo se marchó mucho antes.

—Hola amor — dijo Alan

—pensé que no ibas a venir

—y perderme de tu momento

—tampoco

—vamos entonces

Le dio un beso a Claudia, camino con ella con cuidado.

—Alan ya

Claudia no sabía que hacer al respecto, alán ya la tenía lista cuando llego le hizo abrir para dejar ver el vestido.

—querida te ayude arreglarlo — dijo la madre de Alan — para que quede

—anda hija mídetelo

Claudia se fue a medírselo para ver cómo le quedaba al verse si estaba más flojo, le preocupaba que su bebe pudiera respirar con normalidad.

—y bien ¿Qué te parece?

—me queda bien, sobre todo que él bebe respira bien

—En eso estábamos pensando — dijeron al unísono

—Se te ve bien clau— dijo Tatiana

—si aún me siento nerviosa mañana es el día

—seguro chicas van a estar lindas — menciona Alan

—todo fue idea de Alan — contesta samanta

—yo solo quería que Claudia le quedara bien, además de que le gustó mucho

Ambas madres estaban orgullosas de sus hijos, a Tatiana apenas se le estaba empezando a notar.

—Bueno vamos a comer — anuncia samanta

—Madre tengo una buena noticia — dijo Claudia — el señor Andrade ya me está ayudando con la situación médica

—eso es bueno, sabía que él lo haría — dijo Alan — si te acepto

—si pero a mis compañeros les desagrado — dijo Claudia suspirando

—luego de que te conozcan cambiaran

—eso espero

Ambas chicas comían demasiado y claro que sí, las dos estaban esperando bebe, luego de comer Alan se ofreció a recoger los platos y lavar los platos.

—Tu hijo sí que es bastante amable — comenta samanta

—si está pensando en proponerle matrimonio a Claudia

—es pronto ¿no crees?

—bueno trate de insistir que es apresurado, pero no

Ambas madres podían pensar que no estaba bien.

En la mañana siguiente Claudia estaba tan nerviosa porque ya se iba a graduar, se dejó arreglar por ambas mujeres, al terminar no se lo podía creer que esto pasara.

—ahora si estas lista

Claudia asintió, estaba de salida cuando llego Alan el tomo del brazo.

—vamos hermosa dama

—Alan tú y tus cosas  

—ya sabes tienes un novio que te cuida

—aun embarazada de otro

—no me importa, ya dije te quiero a ti y al bebe

—serias el padre perfecto

—entonces afirmas que

—si quiero que seas el padre

Claudia le planto un beso, era la chica más afortunada, supo al final escoger.

— ¿sabes porque lo hice?

—si es lo que más deseo

—te diré después ahora vamos que se nos hace tarde  

Ambos se apresuraron para ir al lugar asignado, se ubicaron hasta esperar sus llamados, al final los felicitaron con honores, Alan no perdió el tiempo y se acercó a ella para depositarle un beso, lejos de allí estaba Sebastián con la mirada algo perdida.

—Sebastián te vez bien — dijo Tatiana

—me alegra que hayas aceptado la invitación

—solo lo hice por ti, aunque nos hiciste daño aun

—entonces Claudia escogió ya

—sí y ya vez

Sebastián echo un suspiro sabía que Claudia lo había escogido por algo, verla feliz era lo que más le importaba, Claudia y Alan estaban disfrutando de su momento.

—clau quiero preguntarte algo

— ¿ahora?

—si,

Se separaron del resto de los demás compañeros Alan acto seguido le señalo arriba donde habían globos.



#42813 en Novela romántica
#6916 en Chick lit

En el texto hay: amorverdadero, amor de dos, renuncia

Editado: 08.08.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.