Secreto Volk

Prólogo

15 de febrero, años atrás


 

Me desperté con ánimo, hoy celebramos el equivalente a navidad para los Rolfs, la diferencia es que nosotros no celebramos al niño Jesús, ni compramos regalos para dárnoslos. Nosotros celebramos el nacimiento de Hargid, el primer Volk de la historia, bueno nosotros lo celebramos a él, y supongo que los Groms celebran a Jael, que es el mellizo de Hargid, y el primer Gorm.


 

Su historia parte en 1712, que fue cuando Milena y Leopoldo que eran dos Rolfs comunes y corrientes decidieron casarse y un año después de su matrimonio de dieron cuenta de que Milena, estaba embarazada de mellizos. Pero no todo fue buenas noticias, al contrario. Resulto ser que Milena había contraído la fiebre amarilla, y lógicamente eso no solo la afectaba a ella, sino que también a los niños que estaba esperando, por eso todo su embarazo fue muy duro y complicado.


 

Cuando los mellizos nacieron las cosas no mejoraron para el padre, ya que su mujer perdió a vida dando a luz y lo que paso con los mellizos al nacer, es que no fueron sanos, y debido a los problemas de su mamá, ellos también nacieron con problemas, pero su papá no se dio por vencido y fue a visitar a una hechicera de la época.


 

Se contaba que ella podía sanar a los más enfermos, enamorar al alma más frío e inclusive, revivir a los muertos, pero solo en casos especiales.


 

Leopoldo fue a visitarla ya que a sus hijos no les quedaban muchos días de vida, y esta era su única opción de salvarlos.


 

Cuando llego donde la hechicera ella los curo, y desde ese momento serían incapaces de contraer cualquier enfermedad. Pero esta cura tenía un precio, y era que los dos muchachos tendrían habilidades sobrenaturales, que serían capaces de hacer cosas que lo demás no pueden hacer, pero eso no le importó al padre, ya que había salvado a sus hijos.


 

Pasaron los años y los mellizos, Hargid y Jael crecieron se volvieron hombres, y nunca usaban sus poderes en público, por miedo a ser reprimidos o torturados. Un día su padre murió y ambos quedaron devastados.


 

Hasta ese momento los mellizos eran inseparables, se entendían mutuamente, sabían que era ser distinto en una época tan prejuiciosa y segregadora, pero con la muerte de su padre eso cambio.


 

En su testamento, Leopoldo había dejado escrito que dejaba a cargo a Hargid, además de dejarle dos tercios de toda la plata que tenia a su nombre, esto porque como dijo, encontraba que Hargid era más responsable y maduro que Jael.


 

Obviamente a Jael no le pareció justo y decidió vengarse de su hermano, usando sus poderes para poder controlar a los Rolfs, y ponerlos en su contra.


 

Hargid trato de convencerlo de lo que estaba haciendo era estúpido e inmaduro, pero no pudo detenerlo, así que empezó a usar sus poderes para defenderse, pero nunca utilizando a los Rolfs como lo haca su hermano.


 

Tiempo después como su pelea no terminaba se separaron definitivamente, y no volvieron a tener contacto alguno, que no fuer apara pelear.


 

Ya no eran Rolfs, no podían seguir considerándose Rolfs sin serlo, sabían que lo que hacían no podía ser considerado "humano", por lo que decidieron denominarse como una raza distinta y cada uno se auto nombro. Nombres distintos entre ellos ya que no poseían las misas habilidades.


 

Hargid se convirtió en "Volk" que traducido del Alemán significa "personas" ya que el sentía que era más "humano" que su hermano. Por otra parte, Jael se nombró "Grom" ya que según el cada vez que alguien nombrará sentirá repulsión, odio, y ese era el efecto que quería tener en las personas.


 

Tiempo después Jael desapareció y Hargid vivo una vida plena y pacífica, se casó con una Rolfs llamada Lucia, y tuvieron siente hijos, todos Volks. Desde ese momento en adelante la comunidad Volk fue creciendo, al igual que su rivalidad con los Groms, ya que una vez que nació el séptimo hijo Jael volvió a aparecer y a hacerle la vida imposible a su hermano, pero esta vez volvió para quedarse...


 

Volviendo a la actualidad, hoy 15 de febrero celebramos el nacimiento de Hargid, que lo vemos por así decirlos el progenitor de los Volks, y es importante celebrarlo.


 

Hoy día nos juntamos en la residencia de mi padre y mía, iba a venir Mark, mi primo-hermano, y Milena, la novia de mi padre, que prácticamente ya vivía con nosotros así que no era considerada una invitada del todo.


 

A las 19:30, puntual como siempre, llego Mark y me entrego una caja envuelta en un papel de regalo rosa.


 

―Feliz cumpleaños pequeña, es de parte mía y de Gigi, esperamos que te guste ―me dijo con una sonrisa enorme.


 

Bueno... También celebramos mi cumpleaños, que, por esas casualidades de la vida, es el mismo día.


 

―Gracias grandote, pero no tenían por qué molestarse ―le di un abrazo de saludo y de agradecimiento.


 

―No, como crees, no es molestia alguna, ahora ábrelo ―sonaba emocionado, como un perrito listo para salir a pasear.


 

Rompí el envoltorio y vi una cajita pequeña, que entraba en perfectamente en la palma de mi mano, era igual a la caja en la que mi padre había puesto el anillo de compromiso para mi madre, y eso lo sabía ya que me la habían mostrado cuando era más chica.


 

―Qué es esto ―dije en una risa nerviosa.


 

―Ábrelo y lo vas a averiguar ―podía ver el brillo en sus ojos.


 

Cuando abrí la cajita vi unos aros hermosos, eran plateados y tenían un brillito muy lindo encima. Eran iguales a os que mi madre siempre usaba.


 

―Oh por dios, Mark son precios ―cerré la cajita y me lancé a sus brazos a darle un abrazo―. Enserio que no tenían por qué molestarse con Gigi.



Cata Willer

#8805 en Fantasía
#18487 en Novela romántica

En el texto hay: secretos amor drama magia

Editado: 31.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar