Secundarios

Capítulo 3: aprender a cerrar las cosas

Debo aprender a controlar mi gran bocota, mierda ¿Por qué dije eso? Siempre digo estupideces y esta no es la primera vez que ofrezco besos, en realidad siempre lo hago, en broma claramente, pero nunca se lo había dicho a Noel ya que bueno, no hablamos mucho. Me siento muy avergonzada, él se ve muy sorprendido, normalmente los chicos se ríen y en broma aceptan, pero parece que Noel cree que realmente le ofrecí un beso a modo de pago.

—nuestro papá es policía ¿no deberíamos ir a la estación a buscar el dinero?

Magnolia juega con el dobladillo de su camiseta rosada.

—sí, papá es policía podemos ir a la estación y buscar el dinero ¿de cuánto estamos hablando? Digo ¿no es demasiado? Oh diablos no sé los precios de Flowers, deben ser carísimos—giro a mirar a Magnolia—¿sabes cuánto sale lo que pediste al menos y como se lo dirás a papá? Digo él no sabe lo que hiciste y seguramente se enojara muchísimo contigo, y con Nicolás por no vigilarte bien

—podrías pagarme otro día— Noel se dirige a Magnolia, incluso se agacha para estar a su altura, no negare que eso aplaca un poco mi histeria.

—y te daré mucha propina —Noel asiente con una sonrisa, me da una breve mirada que hace que mis nervios por decir una estupidez anteriormente se multipliquen, ya que es una mirada de nunca pensé que estuvieses así de loca, y con un pequeño gesto en la mano se despide antes de entrar a la cafetería.

💞💞💞

Los sábados por la mañana son día de compras, y el único día en que Nicolás nos hecha de casa por lo menos hasta medio día, es un fanático del orden y no le gusta como ordenamos, así que simplemente nos da la lista de compras dejándonos indicaciones claras de como comprar, donde y que. Incluso imprime la lista con fotos de los productos, no es como si fuésemos estúpidos…pero muchas veces hemos comprado dos shampoo y ningún acondicionador, también una vez que compramos mermelada de fresa en vez de salsa de tomate.

No le dijimos nada a papá sobre lo de Magnolia, pero la pequeña demonio nos debe un favor y un favor de un hermano menor es valioso. Ella anda correteando por los pasillos con la lista, Benja esta con el carrito metiendo cosas obviamente innecesarias y yo…bueno los observo.

—¿Cómo crees que lo tome papá? —veo a Benja quien está leyendo una etiqueta de un paquete de galletas, se encoje de hombros y lo mete al carrito, un mechón rubio oscuro se le cae por encima de los ojos. Una de las múltiples diferencias que tiene con Nico quien siempre tiene el cabello bien peinado— ya sabes nuestra decisión sobre no estudiar

Arrugo la nariz, con Benjamín no queremos estudiar el próximo año, ni ningún otro. Mi razón principal es que no quiero desperdiciar el tiempo estudiando una carrera o algo, además no tendría como pagarla, papá no puede pagar tres colegiaturas, Benjamín tampoco quiere estudiar, él quiere hacerse su camino en el mundo de la cocina pasando de cocina en cocina y ahorrando hasta tener su propio restaurant. Además, queremos que Nicolás, quien se ha esforzado mucho más que nosotros estudiando tenga una vida universitaria normal, sin tener que pensar en gastos o en como llegara a final de mes, si nos tenemos que sacrificar los dos por nuestro hermano lo haremos, yo sobre todo, porque ellos han tenido suprimir muchos de sus deseos por mi salud.

—si solo le decimos que estudiar no es lo nuestro, probablemente lo entenderá, además tenemos un plan

—yo tengo un plan, tú no ¿Qué le dirás? ­

—que tengo el plan de cuidar a la abuela hasta que se muera y ganarme su total amor, que me de la herencia y la casa solo a mi —no lo había pensado hasta que salió de mi boca, pero es buena idea— y tendré una buena vida por el resto de mis días sin tener que trabajar

—bueno, ahora envidio tu plan

Mis planes siempre han incluido a mi abuela Alice, ella esta anciana y sola en su gran casa, no está senil ni nada, pero le hace falta compañía, ella es la madre de mi madre, el abuelo Paris murió cuando mi madre era una niña, cuando nació mi tía la cual tiene algo así como 30 años, tía se fue de casa cuando cumplió los dieciocho, vuelve de vez en cuando pero su trabajo como enfermera en la capital no la deja venir muy a menudo, abuela Alice vive en Dareltin…al igual que mi hermana mayor, pero esta no la visita a menudo. Con la abuela somos unidas, ella ha estado en todas mis cirugías y hospitalizaciones desde que recuerdo, y ahora cada vez que me enfermo ella viene a cuidarme. Además, sé que le haría bien estar conmigo como a mi estar con ella.

—chico caliente a la vista—Benja se endereza y yo muevo la cabeza como loca a todos lados—a tu izquierda idiota

Giro a la izquierda, un chico …del tipo de Benja claramente, cabello negro pálido como culo de vampiro y ojos verdes, y nos mira.

—¿a ti o a mí? —Benja sigue haciéndose el interesante leyendo etiquetas— ugh a ti, no llevas sujetador

Miro mis tetas, vaya no me di cuenta del frio que hace, acomodo un poco mi cárdigan color mostaza tejido por mi abuela, para que don mirón no siga con su vista clavada en mis tetas.

—¡ey! — Benja frunce el ceño, vaya entro en la etapa dos después de los celos de “él chico te miro a ti” ahora viene “él chico miro las tetas de mi hermana” es decir celos de hermano— ¿podrías no mirarle las tetas a mi hermana cara culo? Te lo agradecería



#6697 en Joven Adulto
#28034 en Novela romántica

En el texto hay: primeramor, corazonroto, romance

Editado: 25.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.