Secundarios

Capítulo 4: Tenemos un trato, pero primero te haré sentir cómodo

El celular que me dio mi padre es tan viejo que la memoria no aguanta más de dos aplicaciones, así que priorice WhatsApp y Pinterest. Pero por lo menos puedo guardar stickers en WhatsApp, los que se mueven no cargan, pero bueno no todo es perfecto en la vida.

Bea hoy no viene a clases, ya que tenía que hacer algo con su madre, y a Roxanne no la encuentro, Benjamín salió corriendo a hablar con uno de sus amigos apenas entramos, amigo el cual evito desde que deje de besuquearme con él  y Nico se fue con sus amigos estudiosos porque bueno, Nico tiene la costumbre de escabullirse para que no lo vean con nosotros, como si tratara de evitar que lo relacionaran con los “idiotas hermanos Zart” pero bueno, no creo que funcione mucho cuando tienes un gemelo idéntico. Por estas razones estoy sola frente a mi casillero el cual al abrirlo todas mis cosas se caen, incluso un frasco de cristal que tenía tinta se rompe y mancha todas mis cosas, arrugo la nariz por el disgusto. Saco un poco de papel higiénico de mi mochila y tomo los cristales con cuidado y los dejo dentro de este, saco un poco más de papel y los envuelvo antes de dejarlos en un basurero cercano, si, efectivamente deje todos mis cuadernos tirados a la mitad del pasillo.

Cuando me giro para volver a mi casillero, me sorprende un poco ver a Noel limpiando mis cuadernos y dejándolos en el casillero de forma ordenada.

—no tenías por qué hacer eso—le toco el hombro cuando deja el ultimo cuaderno dentro de mi casillero— pero gracias ¿Cómo estás? —su corbata del uniforme esta chueca, se la acomodo un poco—  Siempre se me hace corto el fin de semana, me sorprendí por los mensajes del sábado—él se sonroja, le sonrió— por cierto, ¿enviaste más mensajes después que te conteste por última vez? no uso Facebook por el celular, antes tenía uno que ni siquiera podía sacar fotos, pero ahora tengo uno con muy  poca memoria y no puedo tener la aplicación, creo que enviaste más mensajes y mi papá los vio

—acepto —frunzo el ceño ¿Qué acepta? Y ¿Por qué me interrumpió? — acepto sobre lo que me dijiste …en el chat y fuera de la cafetería

Mi boca se abre por la sorpresa, vaya el pequeño Noel Blaunt no es tan tímido como parece serlo.

—¿sabes de que todos modos mi hermana te pagara hoy cierto? Digo ella rompió su alcancía anoche para poder pagarte y realmente estaría muuuy confundida sobre porque no le estas cobrando, además no es por ser cruel eh, y quiero dejar en claro que eres un chico guapísimo, pero no me gustas en ese sentido ¿Qué gano yo si hago eso? …espera —lo pienso mejor —¿Por qué quieres un beso de mí? ¿es una clase de apuesta?

Lo dice la que creo una apuesta con su hermano sobre esto.

Bueno él no lo sabe y no tiene porque enterarse, además entre más victima me haga después si se llega a enterar no lo creerá. 

Te diré como es el palacio por dentro

Quiero protestar diciéndole que lo puedo googlear, pero bueno en realidad no puedo, no hay fotos, y las que hay realmente no se puede apreciar lo que quiero que transmita mi dibujo.

—Bueno tenemos un trato …  pero —bajo un poco la voz— ¿Por qué quieres un beso?

Él se sonroja, se pasa una mano por su cabello rizado y mira sus zapatos negros perfectamente lustrados, por inercia miro los míos, tienen más tierra que otra cosa encima. Noel me hace un gesto para que me acerque, yo lo hago, él se acerca y aparta el pelo de mi oreja, su mano esta fría.

—nunca he dado un beso

Mi boca se vuelve abrir por la sorpresa. Noel se aleja y mira a otro lado. Me quedo en silencio unos segundos, tratando de procesar la información, él se ve realmente incomodo, empieza a caminar alejándose, lo detengo tomándolo de la muñeca.

—no es algo que te debas avergonzar, cada persona va a su ritmo, digo no es lo común, pero todos somos diferentes, todos tenemos nuestro propio ritmo—él se da vuelta para mirarme, sigue avergonzado, su sonrojo lo demuestra—no ir al ritmo que la sociedad quiere que tengamos no es nada de malo

—te sorprendiste—es todo lo que dice

—sí, pero es porque no me lo esperaba

—es exactamente por eso que quiero hacer esto

Mi corazón se encoje al escucharlo, es una mezcla de ternura, tristeza y admiración, tristeza del como la sociedad nos hace daño al hacernos creer que estamos viviendo nuestra vida de forma equivocada, admiración de como siendo él chico tímido que es fue capaz de pedirme esto y ternura que lo haga de una forma tan educada y nada invasiva, que no este insistiendo o algo parecido solo porque le ofrecí un beso.

—el primer beso debería ser porque lo quieres hacer, no porque te sientas obligado

—mira—por primera vez me mira a los ojos, no recuerdo la última vez que alguien me miro a los ojos y se sintiera de esta forma, tan cálido — no quiero llegar a la Universidad sin haber besado a nadie, no quiero pasar vergüenza por ser de esos que se quieren tragar a la otra persona o cualquiera de esas cosas que aparecen en los memes

Me quedo en silencio mirándolo, ya ni recuerdo para que abrí mi casillero, por lo que lo cierro. Luego miro a Noel, quien ahora mira a otro lado. A la mierda el chico quiere ser besado ¿Quién soy yo para negarle un besito? Me acerco a él, nuestra diferencia de alturas no es tanta debe ser máximo unos diez centímetros, tomo su nuca y lo acerco a mí.



#6743 en Joven Adulto
#28426 en Novela romántica

En el texto hay: primeramor, corazonroto, romance

Editado: 25.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.