Secundarios

Capítulo 6: la otra cara de la moneda

Esta noche me recuerda un poco a cuando éramos pequeños y mi madre me castigaba por alguna estupidez y Nico junto con Benja se escapaban de su habitación a la mitad de la noche para ir a verme y comer alguna golosina a escondidas, todo sigue igual, los tres en pijama, son más de la media noche , estamos hablando en susurros y comemos cereales, lo único diferente es la razón de esta reunión…y que Nico no habla lo que debe hablar y nos tiene esperando a que termine de acomodar las cosas en su escritorio tal y como le gustan, es un maniático del orden, no sé si llega  a ser un problema porque bueno no ha sido diagnosticado con nada, y los tres fuimos con una psicóloga por un tiempo después de la muerte de mamá, luego dejamos de ir pero empezamos a ir a la psicóloga escolar, me he saltado las últimas citas…no me gusta, no es como la anterior y creo que es poco profesional, lo peor es que salió de una buena universidad, con honores o eso dicen los diplomas en las paredes de su oficina.

La habitación de mis hermanos es más pequeña que la mía, tienen una litera, Nicolás duerme en la de arriba porque a Benja le da miedo caerse mientras duerme, cada uno tiene su escritorio, pero comparten el ropero, se puede decir que tienen más cosas que mi habitación, ya que la mía solo tiene un escritorio, pero aun siendo más pequeña se ve más grande, quizás porque la tienen ordenada…y tienen menos camas.

Magnolia duerme y papá aun tiene turno nocturno, ya la próxima semana se lo cambian creo, por lo que estamos solos sin interrupciones ni niñas metiches que escuchen detrás de las puertas, ni padres merodeando, pero aun así hablamos en susurros, recuerdo que Margarita nuestra hermana mayor nos solía decir que si hablábamos muy fuerte después de la media noche algo malo sucedería, supongo que nos quedamos con la costumbre…y un poco de miedo, lo que suele decir Maggie se vuelve realidad la mayoría de las veces, tiene como un oráculo en su boca, lo que dice se vuelve realidad.

Estoy acostada en la cama de Nico, en la litera de arriba, sí, a mí no me da miedo como al cobarde de Benja, metiéndome cereal a la boca como si no me acabara de lavar los dientes hace menos de media hora.

—¿nos dirás porque discutían tú y Roxie? Porque estoy a dos minutos de dormirme y tendrás que irte a mi habitación a dormir y a veces a Magnolia le gusta pasarse a mi cama, y te advierto que a pesar de tener nueve años hay días en los que se le olvida que tiene que ir a orinar al baño en la noche y no confiarse en los que encuentra en sus sueños en la mitad del bosque

Benja deja de girar en su silla para mirarme.

—¿aun se mea en la cama?

—solo cuando toma agua después de las 10

Nos sumimos en silencio, solo se escuchan las rueditas de la silla moverse y el sonido de como gira. Me empiezo a impacientar cuando veo que solo esta haciendo tiempo cerrando y abriendo sus libros.

—oye Nico ¿hablaras o no? Enserio quiero dormirme son casi las 2 de la madrugada

—nos besamos un par de veces

Habla tan rápido que me toma unos segundos descifrar que dijo. Vaya.

—¿y? te has besado con muchas chicas ¿Qué sucedió esta vez? —Benja juega con un lápiz, tratando de que su labio superior lo sujete contra su nariz

—fue la primera vez que una chica me pidió que guardara el secreto, siempre soy yo quien lo pide y realmente no me importo, no es como si fuese algo que presumir, nos besamos y ya —murmura todo, con su maldita costumbre de arrastrar las palabras cuesta un poco descifrar la frase

Nicolás no es de los que presumen o andan gritando a los cuatro vientos con quien se besaron o se acostaron, no es de esa clase despreciable de chico, es por esto por lo que le está costando tanto hablar.

—¿Por qué te gritaba? —tengo la cabeza casi colgando para poder ver sus gestos

—según ella se lo dije a alguien y ese alguien se esta burlando de ella, le envía cosas de que es una fracasada que no pudo retenerme y mierdas así

Nos quedamos en silencio.

—vaya—es todo lo que puedo decir.

—si vaya

—¿no será algunas de tus bueno no sé cómo llamarlas? Pero esas chicas con las que has estado antes, porque no las considero tus ex

Nicolás arruga la nariz, un gesto en el que nos parecemos. Puedo decir que con Nico tenemos muchos gestos parecidos, no tanto como los que comparto con Benja, que en su mayoría son bueno en que incomodamos a la gente, en eso nos parecemos, no es una buena característica, pero algo es algo.

—no lo sé —Nico se pasa una mano por su cabello, desordenandolo— pero ni siquiera sé porque hizo un revuelo tan grande por eso ni que estuvieran filtrando algo grave, solo nos besamos como 4 veces y ninguno fue a un nivel más allá de más 13 años y yo nunca estuve en mis cinco sentidos si es que me entienden

Ambos asentimos. Nos quedamos en silencio un rato más, no puedo entender como hay gente tan tonta en el mundo ¿Cuál es el derecho que tienen para opinar sobre la vida de los demás? Si la vida que lleva otra persona no te afecta en ningún modo, no creo que se deba opinar, si, me gusta el chisme, me gusta enterarme de cosas, pero no soy de las que van ofendiendo por lo que averiguo y creo que eso es lo malo del chisme, a mí solo me gusta saberlo, quizás es malo, no lo sé, pero por lo menos después de saberlo no voy por ahí insultando a la chica que se beso con otro teniendo novio, ella abra tenido sus razones, no digo que sea una buena chica si hizo eso, pero no estuve en su lugar



#6697 en Joven Adulto
#28034 en Novela romántica

En el texto hay: primeramor, corazonroto, romance

Editado: 25.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.